Historia de un sueño valseado

Archive for the ‘Viajando’ Category


El prisma, las palabras, la hermandad

Abr 5, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Soñando, Viajando

Querida familia:


Ayer recibí un gran regalo. Una sorpresa que me estremeció y me hizo llorar y sonreír, y reflexionar.


Hace ya muchos años mi alma está ligada a la de un hada azul… una amiga-hermana que me conoce mejor que casi nadie (me atrevería a decir que nadie), que sabe de mis luces y mis sombras y que a veces ha cargado con mi mochila más rato del necesario. Cuando nos veíamos, de jovencitas, tejíamos juntas largas cadenetas de sueños, caminos multicolores que nos llevarían a la Antártida, a Asia, a los confines de la alegría. Y pese a que casi nunca hemos vivido en la misma ciudad al mismo tiempo, hemos caminado juntas esos caminos, peleando cada una su buen combate y sucumbiendo de vez en cuando frente a los monstruitos.


Ella también tiene un blog, donde coloca sus maravillosas fotos y describe el mundo que ven sus ojitos filtrado a través del prisma de su corazón de diamante y tul. Hace tiempo, debido a algunos problemas informáticos en la configuración de mi ordenador, cejé en el empeño de visitar regularmente su web, porque nunca podía leer casi nada y tampoco ver las fotos.


Hace más de un año, en enero de 2012, mi amiga y hermana del alma  vino a veme a Chiloé. Y pese a que ese viaje quedó registrado, junto a todos los demás, en su blog, yo sólo había visto una de esas entradas…y resultó que eran cinco y no una. Resultó que mi amiga- hermana del alma había registrado cada detalle, no sólo en su corazón sino en un lugar donde muchas personas pudieran disfrutar de la belleza, la alegría y el amor de aquellos días.


Como ella misma dice, “düngun meu, kimngekei küme che” (por las palabras se conoce a la buena gente). Ella tradujo en buenas palabras lo que se podía contar de este encuentro, e hizo algo que yo aún no me he atrevido a hacer: mostrar mi casa. Y tomó la última fotografía de Jochimín mirando por la ventana, descansando y quizá sabiendo que no volvería a estar en la casa y con nosotros nunca más.


Ayer (editado el horrible lapsus digital, mis disculpas a los que sufrieron ese “aller” que no sé de dónde salió) lloré mucho cuando vi los textos y las fotos, porque no entendía cómo había podido no verlos hasta ahora, porque me recordaron una época muy jodida de mi vida (cuando ella vino yo estaba peleando con una depresión y un problema personal serio), porque se me vinieron encima como una avalancha  todas las sensaciones y emociones de los días en que estuvo aquí. Creo que, ahora que me vuelvo a mi casa, a mi hogar en el bosque, compartir esas cinco entradas del blog de esta azul-hada es el mejor homenaje que puedo hacer. A mi casa y a ella, que ha sido mi compañera no importa qué monstruitos me estén acechando. Que nunca me ha juzgado, aunque a veces no haya entendido las decisiones que he tomado. Que respeta mi forma de vida, mis sueños, mis miedos, mis pasiones. Que siempre, siempre que la he necesitado ha estado a mi lado en el camino a Ítaca. Que cruzó un océano para tomarse unos cafés, hacerme escuchar a los pájaros y ayudarme en un momento realmente complicado de mi vida en Chiloé.


Gracias Sara. Te quiero, como siempre, para siempre.


Aquí están los enlaces. Ojalá los disfrutéis tanto como yo.


Día 01 -Viajando al sur del mundo

Día 2 -Chiloé

Chile: Chiloé y su esencia

El Cordero Chilote

Castro

El Señor de los Completos

Dic 4, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Adoradas y adorados:

El fin de año suele ser un periodo frenético en Chile, al menos para las personas que nos ocupamos de cachorros en edad escolar. Llega el fin de curso, se multiplican las actividades, los “paseos de fin de año” y las pruebas (exámenes). Con lo cual, servidora, además del trabajo propio y de tratar de habituar el organismo (llevo ya tres años sin conseguirlo) a unas navidades en verano y un fin de curso en diciembre, tiene que acudir a más actividades de lo normal (el sábado que viene voy al “paseo”), tratar de averiguar qué exámenes tiene que hacer Patricio (porque no estaba cuando fueron las reuniones y porque a mi heredero se le olvida sistemáticamente decirme cuándo son, qué le entra y dónde c*ño lo anotó), ayudarle estudiar febrilmente las restas con reserva, las condiciones atmosféricas y los orígenes de Chile, acudir a las invitaciones a asados y/o empezar a prepararme mentalmente para las que vendrán, implicarme en más cosas de las que debería que no tienen nada que ver con la escuela ni con el trabajo ni con los círculos de mujeres (Manolete………………..) y tratar de no desesperarme porque aunque ya es primavera y me he comprado un montón de ropa preciosa, hace un tiempo de mierda y todo me aprieta porque (la verdad) en invierno me he desbarrancado comiendo. Así, sin eufemismos.

Pero bueno. Esta semana y la anterior he hecho algunas fotos que me apetecía compartir con mi querida parroquia. Por ejemplo, “El Señor de los Completos” que se instaló justo al lado de la pastelería de la señora a la que rompí el parachoques (a ella no, a su furgoneta), en lo que fue la inauguración de una serie de condoros que se ha “mandado” esta mortal en tierras de Chiloé.


También la catedral. Creo que el otro día comenté que la estaban pintando de amarillo y morado. Os dejo dos fotos, una en la que se ve el color que tenía antes de pintarla (así la conocí yo cuando llegué) y otra de la fachada ya pintada, aún con los andamios (aunque ya se los han quitado y la verdad es que está preciosa). Por cierto, la fuente de la plaza también la han pintado,  de azul piscina, para que “se vea más linda” (esperemos que los chavales no se quieran bañar en ella).


Ese mismo día aprovechamos para entrar en un centro de información turística de la plaza, donde hay una exposición del Taller de Plástica de la Escuela de la Cultura, y le saqué algunas fotos al artista con su obra.
Por lo demás no tengo mucho más que contar. He estado liada viajando (a Osorno y a un pueblo que se llama Fresia, como la esposa de Caupolicán, a dar una charla) y con un experimento que tengo “a full” en este momento en el campo del INIA. Y bueno, con actividades variopintas e insólitas que supongo que os contaré dentro de unas semanas…..cuando vea cómo salieron.


Se os quiere desde el otro lado del océano, y desde este, y desde donde me leáis.


PD Esta semana envío un cariñoso abrazo a Eduardo, aunque sé que probablemente no va a leer la página. En Chile se dice “ayudando a sentir”, querido compañero.


El Señor de los Completos

El Señor de los Completos

Una de las torres de la catedral pintada, y la parte trasera sin pintar

Una de las torres de la catedral pintada, y la parte trasera sin pintar

La fachada, pintada y con los andamios aún puestos (también se ve a Patricio jajaja)

La fachada, pintada y con los andamios aún puestos (también se ve a Patricio jajaja)

la desbarrancá

la desbarrancá

la fuente recién pintada

la fuente recién pintada

un grupo que bailaba cueca en la plaza, ese mismo día

un grupo que bailaba cueca en la plaza, ese mismo día

una espontánea

una espontánea

El artista

El artista

el artista y su obra (I)

el artista y su obra (I)

el artista y su obra (II)

el artista y su obra (II)

Güeli, ya empecé el calendario de Navidad que me regalaste!!!!

Güeli, ya empecé el calendario de Navidad que me regalaste!!!!

Mi querida España

Nov 19, 2012 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

El otro día, ya no recuerdo dónde lo leí, supe que, en origen y tal como ella la compuso, esa canción de Cecilia decía “Mi querida España, esta España viva, esta España muerta”…letra que, evidentemente, la censura franquista no iba a aceptar, y finalmente la versión oficial se quedó tal como la conocemos todos.


Mi querida España…como suele ser habitual en estos últimos años, cuando tengo muchas cosas que decir me quedo callada porque no logro ordenarlas. Quizá si dejo salir las ideas de forma libre pueda formar un collage más o menos inteligible para vosotros, que me tenéis tanta paciencia en los tiempos y las formas de escribir estas letras.
Estuve en mi tierra del 1 al 16 de noviembre. Me vienen a la mente imágenes de las calles de un León que parece pertenecerme cada vez más…¿no debería ser al revés?  Es decir, cada vez que vuelvo es como si me diera más cuenta que soy de allí. Pero…¿realmente “se es” de alguna parte? A mí aún no me ha llegado ese síndrome del emigrante (o síndrome de penélope, por la canción de Serrat), que cuando vuelve ya no encuentra lo que dejó y por lo tanto se queda en un limbo, en tierra de nadie, desarraigado. Cuando yo vuelvo a León encuentro las mismas cosas de siempre, con la diferencia que ahora me gustan más.


Veo aún frescas en mi memoria las imágenes de las piedras que cuentan su historia a cada paso, por donde uno mire, y los ojitos asombrados de las personas que venían conmigo. Me sumerjo de forma superficial en la tradición, en la historia que dio forma a lo que soy, y me da vergüenza no haberme embebido antes, tan borracha de mí misma y de mis circunstancias que estuve en la adolescencia y primeros años de madurez.


Irse para volver…Hay un pasaje de la biblia que dice “cierto hombre noble partió hacia una tierra remota, con el fin de tomar para sí un reino, y volver después”. Yo no vine a Chile a colonizar, a robar, asesinar ni tomar para mí nada que no me haya ganado con mi trabajo, pero sí he ganado un reino. El reino de lo que siempre fue mío y nunca supe apreciar.


También en lo emocional…cada vez que llego me cuesta más la idea de lo lejos que parto…y pienso si la vida sería igual si volviera a vivir allá, o si tanta maravilla es efecto del momento, de la certeza de la brevedad del milagro de volver a ver a mi familia, a mis amigas del alma.


En lo laboral, el viaje fue realmente provechoso. Fuimos muy bien recibidos tanto en la Universidad como en el CSIC, y por supuesto e todas las explotaciones de ovino, en la sede de la Asociación de la Raza Churra y en el Consorcio de Promoción del ovino.  Posteriormente me fui a Zaragoza, donde avancé mucho en la ejecución de mi proyecto Fondecyt, y contra todo pronóstico, no me sentí sola esa semana, pese a estar en tierra de nadie. Y cuando el avión cruzó la cordillera de los Andes y uno de mis acompañantes tuvo la poca delicadeza de decir “esta si que es una cordillera, y no esa caca de los pirineos”, se abrió el grifo y no he dejado de llorar en tres días.  Sé que el humor de los chilenos es diferente y que siempre vamos a tener un cierto cortocircuito cultural, y en ese momento me hice dolorosamente consciente de que estaba regresando a un país que de momento me trata bien, al menos en lo laboral, pero que nunca va a ser mi país. Que la forma en que hablo y me expreso cuando estoy en León, Zamora, Palencia, Valladolid, Zaragoza o donde sea aquí no sirve. Que siempre voy a ser extranjera.


Hay muchas personas que nos han recibido con los brazos abiertos en sus casas, sus explotaciones y sus vidas. Vaya mi agradecimiento para todos ellos, pero especialmente para los doctores Fernando de la Fuente y Carlos Gonzalo, que se ocuparon de organizar una gira increíblemente provechosa para todo el grupo. Muchas gracias…y hasta la próxima!

Fernando y Miguel
Fernando y Miguel

Carlos y Euge
Carlos y Euge

Foto grupo
Foto grupo

EL SABOR DE LA HISTORIA

Sep 11, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Historia, La Vida..., Música, Poesía, Soñando, Trabajando, Viajando

Queridas y queridos:

Hoy es 11 de Septiembre. Este año, en este día, en el que habitualmente me recojo y reflexiono acerca de la historia, la vida me ha traído afanes que son parte también de ella; en este caso, de la historia que estoy escribiendo, sola y en compañía, a cada paso que doy en esta tierra.


Hoy el Cordero Chilote ve la luz en Santiago de Chile ante los ojos asombrados de varios ministros. Hoy el pueblo Chilote reclama lo que es suyo, lo que ha sido suyo desde hace más de 400 años.
Y mientras tanto, a 14000 km de distancia, con cierto dolor y dividida, yo sólo puedo acompañarlos con una parte del corazón mientras la otra mitad goza del ambiente que me rodeó desde el nacimiento y mi cerebro trata de asimilar miles de nuevos desafíos y sabe que se vienen tiempos duros en lo laboral. Nadie dijo que hacer historia a través del trabajo iba a ser fácil.


Sólo tengo una foto por el momento. Quizá (sólo quizá) en las próximas semanas haré una entrada más extensa. Y si no, siempre podéis preguntar……recordad que estas líneas son vuestras. Nada de vergüenzas, nada de excusas. La familia de la Tierra de las gaviotas es cada vez más extensa, y en cada uno de vuestros hombros me apoyo para seguir adelante.


Gracias por seguirme ayudando a bailar con la vida en este sueño valseado.


Este año, mi homenaje al Chicho Allende no es el Canto al Programa sino esa canción de Silvio, que inspiró la creación de este Blog y que habla sobre personas que sueñan sueños y cuando menos se lo esperan los están viviendo. Compañero Allende, como cada año, como cada paso, sigues vivo en mi memoria. Moriste luchando por tu sueño y cuando las miserias cotidianas me ensombrecen la sien sólo tengo que recordarte para tomar aliento…y continuar pretendiendo la canción y la poesía.


Sueño Valseado (S. Rodríguez)


Una vez me entretuve con un sueño.
Lo tomé, lo solté, le di tres vueltas,
lo aprehendí, me lo puse, fui su dueño…
y pensé que era cosa ya resuelta.
Y soñando que un sueño era mi traje
pretendí la canción, la poesía,
y aquel sueño aprendió todo el mundo de mí
(e iba yo sin saber que él sabía).
Y así fui por la tierra, por los mares,
por los cielos, las noches y los días,
los amores, los templos y los bares,
Así fui con mi sueño que sabía.
Y aquel sueño que yo soñaba puesto
comenzó a soñar que él me soñaba,
y un buen día aprendí todo el mundo de él
y ahora somos pareja en la sala.
E inventamos un vals
Que bailamos para soñar.
Sueño que bailo con mi vals,
y el vals soñando
que con su hombre
bailando va.


Sueño y soy sueño: soy un vals
que viene y va,
que viene y va.

el sabor de la historia

el sabor de la historia

Queridas y queridos: La semana pasada tuve que viajar a Puerto Montt. Pese a que la frecuencia con la que voy allá es elevada, nunca os he hablado mucho de la ciudad. Esta vez, al pasar por la costanera, cerca la  estatua de los novios Botero-style  “sentados frente al mar” (estatua que se hizo con inspiración de una canción famosa del grupo uruguayo Los Iracundos) , me fijé (cómo no fijarse) en uno de los dos tremendos “mall”  (se lee “mol” y es el equivalente a los centros comerciales de España) que hay allí.

sentados frente al mar

sentados frente al mar

Hasta el día de hoy, cuando la gente que vive en Chiloé quiere ir al mall (no sólo a comprar sino también, por ejemplo, al cine, que en Chiloé no hay), tiene que salir de la isla porque el mall más cercano está en el continente (precisamente, en Puerto Montt), a unas tres horas de viaje en auto o cuatro en bus. Independientemente de la inmensa diversidad de opiniones con respecto a la existencia misma de estos templos del consumo, que asumo que en cada uno de vosotros será sutil o diametralmente diferente, me acordé que no os he contado nada acerca de la polémica que tuvo revolucionada a Castro hace unas semanas. Resulta que en Castro se está (ba) construyendo un mall. Yo, con mi proverbial despiste, no me enteré de nada, ni si quiera lo sabía, y cuando me lo contaron tampoco sabía dónde lo estaban construyendo (y eso que está a unas pocas calles-cuadras-de mi trabajo y el cole del Pato). Un día pasé por delante y alguien me dijo: “mira, ese es el mall”, y para ese entonces, el edificio era ya una construcción bastante grande.  Para ser sincera, no le di mayor importancia. Pero unas semanas después…me encontré en facebook con esta foto:

el "mall", "mol", o según muchos, el "mal" de Castro

el "mall", "mol", o según muchos, el "mal" de Castro

El caso es que la foto dio la vuelta no a Castro, ni a Chiloé, ni a Chile, sino que yo creo que al mundo entero. Y no os imagináis la polémica que se armó…en ese momento, cientos, miles de personas comenzaron  a opinar acerca del mall, que si es feo, que si es una aberración, que si va en contra de la cultura tradicional de Chiloé, que si la gente de Chiloé también tiene derecho al progreso, que si eso no es progreso… así ad infinitum, cada uno desde su perspectiva (no sólo a favor o en contra de su construcción, sino como os podéis imaginar argumentando ideológicamente e hilando fino en sus posturas). Además, repentinamente alguien (siento no poder ser más específica, no seguí mucho el caso) denunció que la empresa había construído dos o tres pisos más de los que tenían licitados, se armó el quilombo, la empresa detuvo las obras y ahora hay una hermosa mole de concreto (cemento) a medio construir que no deja satisfechos ni a los defensores ni a los detractores. Después de darle muchas vueltas al asunto pienso que en realidad, sí, es feo, pero todos los “mol” son feos…y que vale, consumo no es sinónimo de calidad de vida, y que las personas de bajos recursos van a quedarse mirando los escaparates sin poder comprar…pero dejando de lado la demagogia, las personas necesitan medidas sociales que no se están aplicando y que no tienen nada que ver con el “mall”, es decir, ahora hay muchas cosas en Castro a las que tampoco tienen acceso (cuando deberían tenerlo, y no estoy hablando de comprarse un celular nuevo sino de educación y salud de calidad), y además creo que es aún más injusto el hecho de que los que tienen plata puedan salir de la isla cuando quieren ir a un mall (aunque sea “a pasear”), y el resto de chilotes no pueda hacerlo. Muchas de las personas que han criticado su construcción ni si quiera viven en la isla. Y como yo siempre digo, al menos ahora los cabros (adolescentes) tendrán donde socializar y atracar (darse el lote) en un Castro en el que la única alternativa es meterse bajo un paradero de bus, cagados de frío, cuando se raja lloviendo (o sea, diez meses al año). Más cosas: también la semana pasada se inauguró la nueva fuente en la plaza de Castro. Volviendo un poco a lo mismo…En castro no hay un parque (“plaza con juegos”)  decente para los niños, (de hecho, antes jugaban el en espacio redondo que había dejado la fuente anterior)…pero se han gastado la poca plata que hay para estas cosas en construir una nueva fuente…Que pese a todo, es bonita. Representa un personaje mitológico de Chiloé, La Pincoya, bailando con la cara vuelta al mar, lo cual significa que va a haber abundancia de pesca. Patricio dice muy orgulloso que su tío de plástica “ayudó a construirla”. A ver cuánto tarda en aparecer pintada, obstruída, mutilada…De momento, mientras hacíamos las fotos, un chavalín ya se había descalzado para meterse dentro…evidentemente, si no se hacen juegos para los niños, los niños juegan con lo que pillan.

la Pincoya

la Pincoya

qué importan los 10 grados de temperatura cuando tienes la posibilidad de estrenar una fuente limpia?

qué importan los 10 grados de temperatura cuando tienes la posibilidad de estrenar una fuente limpia?

Y puestos a seguir pelando (criticando),  los artistas que la diseñaron podrían haber decidido representar una pareja de chilotes con su mercancía para vender en el mercado…o a cualquiera de las personas que se parten la espalda en esta tierra insular…lo que a mí entender sería más representativo de la gente que vive y se esfuerza cada día, porque la mitología forma parte de los Chilotes pero creo que esa fuente representa más los intereses de los turistas que los de los chilotes mismos.  Lo siento. Y bueno, para no ponerme tan grave (seria)…hoy llegué a donde supuestamente tenía aparcado el coche…llovía, ya había oscurecido…y yo estaba cansada y deseando montarme en el coche y llegar a casa. Y resulta que cuando voy a meter la llave, no entra. No entraba en ninguna puerta, por más que yo lo intentara…me puse nerviosa, y cuando me quise dar cuenta, la “guardiayuda” (la chica que cobra el párking)  me estaba gritando y haciendo señas desde la acera de enfrente: “Señoraaaaa!!!! Que ese no es su autooooo!!!!” Y Patricio estaba un par de autos más allá diciéndome “mamá, que nuestro coche es este!!!!!!!!! Y lo más vergonzoso es que ni siquiera eran de la misma marca jajajajajaj!!! Aquí cuando te pasan esas cosas te dicen que andas dando jugo o que eres un pastel. En fin. Por lo demás nada fuera de lo común; me regalaron un Maneki-Neko (uno de esos gatitos orientales tan kitch que mueven la patita), y lo he colocado en un lugar especial de la casa, donde también tengo la invitación de boda (nada kitch) de una querida amiga, que precisamente tiene dibujados tres de estos gatitos, que, según la tradición, atraen la buena suerte, la abundancia, etc.

Maneki-Neko

Maneki-Neko

Un beso desde la Tierra de las Gaviotas, las Pincoyas, el Mall y las paisanas despistadas.

Halloween y pingüinos

Nov 1, 2011 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Trabajando, Viajando

Estimadísimas y estimados:

Esta es otra de esas ocasiones en las que he tardado más de lo que me gustaría (y probablemente más de lo que os gustaría a vosotros) en actualizar la página. Como es habitual, un cúmulo de factores han sido la causa de la demora, aunque esta vez se debe más a una falta real de tiempo. Tiempo físico y también espacio-tiempo mental. Además, mi cámara de fotos está también perdida en el espacio- tiempo; no soy capaz de averiguar si se me quedó por ahí en la calle, o si simplemente descansa plácidamente bajo algún montón de ropa o de juguetes dentro el caos hogareño. He estado esperando a ver si ocurría el milagro y la casa se recogía sola (y por ende aparecía mi cámara), pero finalmente me dí cuenta que si seguía esperando, no iba a actualizar la página en mucho tiempo.

Por lo tanto, esta entrada va sin fotos. Tengo algunas, pero las hice con otro aparato, que no es mío, y aún no me han pasado las fotos descargadas.  Sorry.

En este (casi) mes en que he guardado silencio, la vida ha seguido su curso. No han nacido más corderos…pero los que hay están creciendo a una velocidad pasmosa. Esquilé a las ovejas y las dejé libres de nuevo, con gran regocijo por su parte. Da gusto verlas pastorear y volver a tratar de saltarse los cercos (aunque este año les está costando bastante más). A veces por las tardes juegan a perseguirse y empujarse, los corderos y también los adultos. Los ajos están gigantes y en un par de semanas les saldrá el pedúnculo florar y habrá que “quebrarles el pitón”, y los manzanos están sorprendentemente llenos de flores. He sembrado calabacines, peinos, zanahorias y alguna lechuga más en el invernadero. El sol nos ha acompañado varios días y ya se nota el aumento de la temperatura ambiente, aunque algunas mañanas sigue haciendo bastante frío.

Yo he salido de la isla en 3 o 4 ocasiones, por trabajo, a Osorno y a Puerto Montt. La diferencia con otras veces es que mayoritariamente he conducido yo, y aunque en carretera, pese a la precariedad de ciertos tramos, me manejo bien, al llegar a las ciudades la cosa cambia, y me pierdo sistemáticamente. Y bueno, en una ciudad extraña eso tampoco es que sea muy grave, pero es que en uno de los últimos viajes llegué tan cansada y estresada que, ya de noche, me metí en dirección prohibida ¡en una de las calles principales de Castro! Suerte que no venía nadie en ese momento, pero me cacharon (pillaron) los carabineros…afortunadamente, como en otras dos ocasiones en que me han parado, mi acento, unido a una perfecta interpretación de “agente, apiádese de mí…soy mujer, extranjera y no sé manejar estas máquinas infernales” me han hecho salir bien librada. No todo tenían que ser inconvenientes en una sociedad profundamente machista…

Patricio está muy bien. Se le ha caído otro diente, coincidiendo también con un viaje, durante el cual me avisaba cada cinco minutos: “mamá, ya se me cae” y me hacía parar en la cuneta porque “lo tenía colgando”…finalmente, lo amenacé con sacárselo yo si no me dejaba manejar tranquila (premio a la madre del año), y finalmente se le cayó mientras se comía una hamburguesa en Puerto Montt.  Y como yo no tenía nada preparado para el ratoncito, saqué subrepticiamente una patineta que venía de regalo en el bote de Milo (colacao chileno) y se la coloqué bajo la almohada. Al día siguiente se puso muy contento, aunque me preguntó por qué el ratón le había dejado una patineta que decía “milo”…creo que después de esto ya voy a desistir de seguir con esta farsa, haciendo caso a mi amigo Eduardo, aunque probablemente Patricio desea que la mantengamos, por conveniencia de ambos. En este último mes, mi heredero ha celebrado un número inusualmente bajo de eventos, sólo el día de la asistente de la educación (creo que fue cuando se disfrazó de ángel) y el día del profesor.  La que está más liada que la pata de una momia con el colegio soy yo…resulta que en primero básico, a final de curso los niños asisten al “Acto de la Primera Lectura”, en el cual leen, delante de sus familias y de los compañeros, un fragmento escogido de algún libro para demostarle al mundo que ya saben leer. El caso es que, tradicionalmente, los padres (y fundamentalmente las madres, dado que los papás se escaquean hábilmente) preparan algo para sorprender a los niños en este acto. Este año, a alguna mente brillante se le ocurrió la idea de que teníamos que disfrazarnos de pingüinos (¡!¿?) y hacer una coreografía como en la peli Happy Feet. Y claro, preparar algo así implica una reunión semanal como mínimo, que se alarga hasta el infinito y más allá, y a la cual, obviamente, Patricio no puede asistir, con lo cual tengo que hacer más equilibrismos de los habituales para organizarme, y además llego a casa a las mil quinientas. Afortunadamente, en estas fechas llegar de noche al bosque no es tan cruento como en invierno. La cosa va avanzando y ya el otro día ví el modelo de disfraz…es para cagarse de la risa. Aún tengo que juntarme con otras mamás para montar la escenografía y ensayar el baile. Dice la profesora jefe  que sólo por ver la sorpresa que se llevan los niños al ver salir a las mamás (haciendo el ridículo, esto no lo dice ella, lo añado yo) merece la pena el esfuerzo, pero a veces pienso que en el colegio no se dan cuenta que algunas trabajamos en más cosas que en ser mamás a tiempo completo. Y no hablo precisamente por mí, sino por otras que no tienen la flexibilidad de horario que tengo yo. En cualquier caso, como sabéis, mi querencia por los pingüinos es de larga data, y en general esta situación me genera grandes dosis de estrés, hilaridad, curiosidad…y  realmente me apetece hacerlo. Prometo fotos, y esta vez si, esta vez sí lo cumplo, ¿ya? Es a primeros de diciembre :)

Hace un par de semanas me compré un jeep, de 8 plazas y con tracción, ligeramente más nuevo que los anteriores…que no tardó ni una semana en quedar en pana. No sé si es una maldición generalizada en Latinoamérica o si sencillamente soy yo (y mis circunstancias), pero estoy hasta el innombrable  de vehículos que funcionan a medias. En España jamás vi tal frecuencia de averías en los vehículos, fueran míos, del vecino o del trabajo, tal vez porque no hay tanta costumbre de comprar coches de segunda (o vigesimooctava) mano. Acá (no os exagero) todas las semanas hay algún vehículo cercano con problemas. Aunque, como ya os he contado más veces, en el último año y medio mi capacidad de resiliencia se ha ido elongando suavemente, como un chicle con sabor a vida, y me tomo con filosofía las cosas, sin desesperarme como antes. Si la camioneta no parte, le endiño la mochila y las botas de goma a Patricio y subimos andando. Si se me queda pegada en el barro, me la saca el vecino con los bueyes.  Y bueno, pese a todo, el día después de comprarlo me sirvió para llevar de paseo a los niños a Cucao, al lago y a la playa. Les preparé bocadillos, que se comieron mezclados a partes iguales con arena porque hacía mucho viento, jugaron mucho  y lo pasaron muy bien, y a mí me sirvió para empezar a conocer un poco más la isla, que ya va siendo hora.

También compé un par de sofás para el living; uno de ellos e llegó antes y me lo llevaron a la oficina, y hubo que transportarlo por la ciudad, traerlo en la camioneta…y meterlo en la casa, con la maravillosa sorpresa de que no caben por la puerta. Así que en uno de mis innumerables ratos de ocio tengo que desmontar el marco para enchufar los sofás y reza para que después la puerta vuelva a quedar como está ahora. Mientras tanto, hay un precioso sofá con el embalaje medio roto (por las maniobras) en medio del bosque, junto a la pila de leña, y Jochimín y Stalin hacen un alto en sus duelos a muerte para frotarse amistosamente contra le…probablemente se están organizando para invitar a todas las gatitas del sector antes de que yo consiga meterlo en la casa. El otro sofá está en las oficinas de Chilexprés de Castro, no me atrevo ni a ir a por él. En fin.

En lo laboral, ya firmé mi proyecto y estoy esperando por los últimos trámites legales para arrancar con el trabajo (arrancar en español, no en chileno…si fuera en chileno significaría que salgo huyendo despavorida o algo así…y no lo voy a hacer, aunque a ratos me den tentaciones, jajaja). Volví a dar clases de la Uni, y la semana que viene me voy a Punta Arenas a un congreso, una especie de ITEA chileno…ya os contaré.

Por lo demás, sigo ampliando mi lista de actividades sociales, aunque no excesivamente porque mi horario y mi ritmo de vida no me dejan excesivo espacio. He afianzado la relación amistosa con  Jamadier, el exprofe de Tae-Kwon-Do del Pato. El otro día nos invitó al “ducle o lucro”, una actividad familiar en la plaza de Castro en la que los estudiantes del Liceo, todos disfrazados, organizaron juegos para los niños y algunas actuaciones en el marco de sus reivindicaciones. Parece que en Chile la celebración de Halloween se ha intensificado en los últimos diez años, y estuve reflexionando que quizá no deberíamos critcar tanto esta penetración cultural (venga de donde venga) dado que en España nos hemos bajado alegremente los pantalones ante el viejito pascuero. Bueno, el caso es que lo pasamos muy bien, y Patricio quedó fascinado porque su tío Jamadier “también canta”,  y porque le pintaron unos bigotes de gato. Jugó toda la tarde y llegó a casa agotado y feliz. Por mi parte, sentí que vuelvo a empoderarme, que recupero esos espacios a los que había renunciado (en parte voluntariamente) desde que llegué a la isla. También siento que he avanzado en la relación con Cecilia, que nos hemos hermanado en estas últimas semanas, aunque realmente me cuesta descifrarla y no sé si ella piensa lo mismo…

Me hacen tanta falta mis amigas…mis amigos…Aunque bueno, parece que alguna valiente ya se va a atrever a cruzar el charco, y vamos  a celebrar el nuevo año en buena compañía…Cuando una amiga se pasa por el arco del triunfo 14000 km, un océano y su fobia a los aviones para darte un beso, traerte regaliz rojo, cotillear hasta la madrugada  y ayudarte a decorar la casa, algo redondito, cálido, dulce y brillante gira en el centro de tu pecho. Se llama Amor.

Ya termino, y seguramente en esta entrada me dejo muchas cosas. No he anotado ninguna anécdota del día a día para contaros,  y como sabéis mi memoria no tiene mucho que envidiarle a la de un pez. Pero la vida sigue pasando, a veces a través mío, a veces por encima, en la Tierra de las Gaviotas, y sigo caminando, con mi cachorro a cuestas.

Un beso para tod@s. Os extraño mucho.

 

 

LA VUELTA

Ago 15, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Trabajando, Viajando

Queridísima familia:

No sé dónde he dejado mi cámara y, por lo tanto, no puedo descargar las fotos de España para compartirlas. Por lo tanto, postergaré el relato de nuestro grato asueto estival hasta que aparezca mi appareil photo (creo que la dejé el viernes en la oficina) y saque tiempo y ganas para redactar.

Mientras tanto, hemos vuelto. Vinimos (y fuimos) en LAN, sin contratiempos salvo un pequeño retraso a la hora de embarcar. Mi casa sigue donde la dejé. Las ovejas no. Durante mi ausencia hubo dos ataques de perros y murieron seis. Tres blancas y tres negras. Se ha salvado el macho, una adulta blanca (la Grande) y seis corderas negras. No sé si alguna estará preñada, pero con el susto probablemente ninguna llegará a término. En cuanto a la blanca que llevaba “preñada” tantos meses, ya no sabremos si lo estaba realmente o no, porque desapareció rio abajo huyendo de los perros, al igual que mi preciosa Lemuyana.

¿Que por qué hay ataques de perros? Porque aquí están un poco más asalvajados de lo que deberían, y porque mi rebaño debería haber estado estabulado por la noche. Exceso de confianza, supongo. En Chiloé tener un perro pastor no se estila, y en realidad sólo contribuye a agravar el problema. Si uno no tiene perro, no le pueden culpar de un ataque. Y punto. A mi vecino también le mataron unas cuantas…

No me siento bien al pensarlo ni al recordarlo, pero bueno, son cosas de la vida. De todo se aprende, y obviamente a partir de los ataques he extremado las precauciones con respecto al rebaño. Me quedan ocho, un número manejable, tengo más avena y fardo para repartir, y la primavera llegará pronto. con lo cual todo debería ir a mejor.

Al Jochimín me lo encontré en el pasillo exterior de la casa, muy sorprendido de verme porque debía pensar que me había ido para siempre, y al Stalin lo pillé durmiendo en el galpón de las ovejas, entre los fardos. En mi ausencia habían delimitado claramente sus territorios: Jochimín en los alrededores de la casa y Stalin en la zona del bosque donde está el galpón. Ninguno de los dos osaba meterse en la zona del otro. He decidido que como la casa no es ni de uno ni de otro, sino mía, los voy a dejar entrar por turnos o simultáneamente, y si se pelean los echo fuera. Al principio era un caos y cada vez que entraban se enredaban en una lucha fratricida, pero ahora creo que han visto la conveniencia de establecer una tregua con tal de poder echarse un ratito al lado del fuego. De todas formas, se cuidan mucho de echarse uno cerca del otro y de vez en cuando se miran como diciendo: “te libras porque está la paisana mirando, que si no te ibas a enterar”.

Patricio volvió al colegio el viernes y se vino para casa con 18 kg de tareas pendientes en la mochila, con un examen de matemáticas este martes incluido. Afortunadamente, ha tenido un fin de semana largo para ponerse (relativamente) al día. Unos días sin clase nunca han matado a nadie, pero no puedo evitar sentirme un poco culpable.

En cuanto al trabajo…tengo un montón de cosas por hacer. Esta semana empiezo a dar clases, y se me viene encima ya el próximo experimento. Pero me siento afortunada por seguir trabajando en esto.

Por cierto…en España me di cuenta de que esta página la mira más gente de la que yo pensaba…fue una agradable sorpresa. Como siempre, os invito a comentar, a participar. Y aunque no lo hagáis, agradezco vuestro interés.

Un beso para tod@s.

JUNIO

Jun 28, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Geografía, La Vida..., Leyendo, Trabajando, Usos y costumbres, Viajando
:)

:)

Estimadas y estimados:

Creo que es la primera vez desde que inauguré el blog que estaba tanto tiempo sin actualizar…y aunque me siento en deuda y me gustaría dedicarle un día entero a la redacción de este post, no puedo ni debo hacerlo. Así que voy a encontrar un saludable término medio…

El otoño se despidió de la isla con algunos temporales antológicos y vientos de más de 100 Km por hora. Por las noches la casa literalmente se movía, resistiendo los embates del viento. Una mañana, al salir por la pista rural vi que las camionetas de dos de mis vecinos estaban detenidas en el camino, porque durante la noche el viento había botado (derribado) un gigantesco coigüe que impedía el paso. Así que tuve que esperar pacientemente a que lo cortaran con motosierra, y después ayudar a retirar las ramas bajo una lluvia torrencial. Cuando por fin nos pusimos en marcha, 200 metros más allá había otro árbol, esta vez un eucalipto…Y hubo que repetir la operación. De todas formas mis vecinos se lo tomaban a cachondeo y me contagiaron su buen humor. Después, en el camino hacia la ciudad, ví tachos (contenedores) de basura que volcados, tapas de depósitos de agua que habían volado vaya usted a saber desde dónde, vallas publicitarias tumbadas…

Se me fue el otoño (1)

Se me fue el otoño (1)

Se me fue el otoño (2)

Se me fue el otoño (2)

Se me fue el otoño (3)

Se me fue el otoño (3)

Mi bosque, llegando a casa una tarde cualquiera

Mi bosque, llegando a casa una tarde cualquiera

Hongo gelatina

Hongo gelatina

Estos no los había visto en mi vida

Estos no los había visto en mi vida

Después de estos días, el viento se calmó, para dejar instalarse al invierno.. . El We Tripantu  ha traído las primeras heladas sin avisar, de hecho una mañana había escarchado tanto que la camioneta estaba congelada y no se podían abrir las puertas.  Como el año pasado lo pasé muy mal, este año he tratado de estar prevenida, pero por más que he intentado buscar diferentes opciones de calcetines (de fibra de bambú, térmicos, de alpinista…)  me resigno a pasar unos cuantos meses con los pies permanentemente fríos y húmedos. C´est la vie en el Sur del mundo.

Más cosas: Patricio está bien, muy bien. Creciendo mucho y muy contento. Me impresiona la rapidez con la que ha aprendido a leer: cuando empezó el curso en marzo no leía nada, y ahora es capaz de leer frases completas, los envases, los carteles publicitarios y todo lo que le llame la atención (o sea, TODO). Se le ha torcido uno de los paletos de arriba, pero no le he dado importancia porque es de leche y en culquier momento se le va a caer. No sé si os conté que ya no tiene Kung-Fu, porque su profesor (Milenko), que es técnico pesquero y quedó en el paro por la crisis de las salmoneras en la isla, encontró trabajo y tuvo que dejar de impartir el taller. El colegio, tratando de buscar una solución, contrató un par de semanas después a un jovencito (Jamadier), cinturón super-mega-negrísimo de Tae-Kwon-Do, para sustituirlo, pero a esas alturas todos los niños se habían apuntado a otros talleres, con lo cual Patricio ahora tiene un profesor cuasi particular de Tae-Kwon-Do dos veces por semana…Esto le gusta mucho más que lo otro, porque en el kung fu sólo hacían posturas de la garza y el tigre y todo eso, pero ahora el profe se coloca un escudo en el brazo y Patricio puede patearlo alegremente sin miedo a la represión materna. A veces voy cinco minutos antes de la hora de salida y lo observo sin que me vea, y a esa hora el profe ya lo suele tener meditando, sentadito en la alfombra en posición del loto, las manitos recogidas como el ying y el yang y los ojitos cerrados.  Algunas noches, antes de dormirse, me pide que meditemos juntos.  Por cierto, la semana pasada el profe me pilló por banda y me dijo que me iba a enseñar a meditar a mí también, y allí me sentó, en la alfombra, toda una señora paisana disfrutando como una chiquilla, jajajaj!!!

Una plantita que me regalaron, en mi escritorio. la riego los lunes, como hacía María en el Departamento :)

Una plantita que me regalaron, en mi escritorio. la riego los lunes, como hacía María en el Departamento :)

La casita del títere, con camión estacionado en la puerta incluído (por favor no se fijen en los mocos del constructor)

La casita del títere, con camión estacionado en la puerta incluído (por favor no se fijen en los mocos del constructor)

"Efectivamente, me he dormido encima del saco de avena y no me interesa lo que pienses al respecto"

"Efectivamente, me he dormido encima del saco de avena y no me interesa lo que pienses al respecto"

Ración ovina individualizada ;)

Ración ovina individualizada ;)

Ración ovina descontrolada (O: "La paisana tiene avena! Al ataqueeeerrrllll!")

Ración ovina descontrolada (O: "La paisana tiene avena! Al ataqueeeerrrllll!")

El panorama nacional está revuelto. Ha habido una serie importante de manifestaciones en contra del proyecto Hidroaysén, incluso en castro (unas 1000 personas). Además, los liceos de todo el país están “en toma” porque los estudiantes reclaman sus derechos. Y la semana pasada salieron 15000 personas a las calles de Santiago para manifestarse exigiendo una ley de uniones de hecho. Los medios lo clasificaron como “marcha del orgullo gay”, pero en realidad en la marcha participaron muchos tipos de familias. Los prejuicios en Chile aún son muy grandes, y si se me ocurre sacar el tema en alguna reunión de amigos noto la incomodidad de la gente, que se debate entre su educación, los “chistes de maricones” y mi presencia, que por “europea” y “progresista” inhibe muchos de los comentarios y empuja a la gente a replantearse sus posturas. Al final todo es cuestión de tiempo. Si sigue habiendo presión social con respecto al tema, en unos 20 años más las uniones de hecho, sean del tipo que sean, ya no serán cuestionadas, al menos no legalmente.

Arco Iris frente a mi oficina

Arco Iris frente a mi oficina

Cargando colmenas

Cargando colmenas

El otro día, cuando salió la noticia del congresista al que pillaron enseñando la chorra por la cámara web, Patricio me preguntó si enseñar el pito por el ordenador es delito. Últimamente me cuestiona mucho acerca de la legalidad/ilegalidad de las cosas, si te pueden llevar a la cárcel por pasarte la línea continua, etc etc. Reconozco que hay momentos en los que tengo que pensar bastante acerca de cómo funciona el mundo antes de contestarle a él.

El día 19 de junio fue el día del padre en Chile. Lo celebramos llevando a los niños a La Brújula del Cuerpo, que ha renovado las instalaciones…ahora en vez de tener una piscina de bolas y cuatro colchonetas roñosas tiene una piscina de bolas…y una wii a la que los nenes pueden acceder por un módico precio, que ningún padre/madre está dispuesto a sufragar y por lo tanto permanece ahí muerta de risa. De todas formas, nuestro medio equipo de fútbol infantil lo pasó muy bien.

Como la ley de Murphy nunca falla, durante este mes he tenido varios episodios de corte de luz/ leña húmeda/filtro del agua estropeado sucediendo simultáneamente en los días más fríos o de más lluvia. también me he quedado colgada con uno de los coches del trabajo, y mi camioneta, después de varios meses funcionando bien, vuelve a estar estropeada. De todas formas me doy cuenta que me tomo las cosas con mayor relatividad y buen humor que el año pasado. la experiencia me ha ido demostrando que las cosas se arreglan, tarde o temprano, y que desesperarse sólo lleva a sufrir de más y a que la situación empeore. Como contraparte, hemos hecho algunas mejoras en la confortabilidad de la casa: instalamos barras de cortinas en el living y en la cocina, y compramos cortinas nuevas. Ahora toda la casa tiene cortinas y las del dormitorio son realmente bonitas. También hemos comprado juegos de sábanas para l@s niñ@s, de hello kitty, pukka, discovery kids y similares, que han causado sensación, y unas cuantas almohadas. Hemos plantado nuevos manzanos y algunos cerezos, aunque en mi zona no hay ningún cerezo conocido que dé frutos, y me regalaron también unos ganchos de ciruelo chilote, sin raíces, que he colocado en vivero para poder plantarlo dentro de unos meses.  Mis ovejas están bien, capeando los temporales y resistiendo la época de mayor restricción de alimento como unas campeonas, aunque con ayuda, obviamente.  El día de la helada no quisieron guardarse y amanecieron con el lomo blanco. Utilizando un plástico de piscina viejo les hemos  construido un comedero para darles fardo, además del que ya tenían para la avena. La preñada sigue preñada, aún no le han crecido las ubres así que esta semana tampoco pare, y de las otras sospecho que alguna más está esperando familia. Ya conocen el sonido del caldero de la avena, y cuando quiero que vengan sólo tengo que hacer ruido con él e inmediatamente las tengo a todas alrededor. Parecen perritos. En cuanto a los gatos, se pelean mucho entre ellos, tanto que creo que les voy a cambiar el nombre por “Costras” y “Jack Sparrow”. Están llenos de cicatrices y postillas. Además, como los he tenido unos días sin entrar a la casa, porque se dedicaban a reclamar como propia la montaña de ropa para planchar, los ratones han detectado su ausencia y el otro día pillé mordida una manzana que quedó accidentalmente en la parte más baja de un frutero (de esos de ruedas con varios pisos)… con lo cual los gatos han vuelto a entrar, y las precauciones con respecto al alimento almacenado, si ya eran estrictas, ahora se han vuelto férreas.  Como siempre digo, ¡qué bonita es la vida en el bosque! 

Mis nuevos árboles (1)

Mis nuevos árboles (1)

Mis nuevos árboles (2)

Mis nuevos árboles (2)

Tralaralalita, planto mis plantitas ^_^

Tralaralalita, planto mis plantitas ^_^

Patricio practicando la auto-foto resultona para cuando tenga facebook :D

Patricio practicando la auto-foto resultona para cuando tenga facebook :D

Patricio practicando la auto-foto chorra para cuando tenga...amigotes tan cafres como él

Patricio practicando la auto-foto chorra para cuando tenga...amigotes tan cafres como él

Algunos pasan olímpicamente del nuevo surgimiento de la vida en nuestro campo...

Algunos pasan olímpicamente del nuevo surgimiento de la vida en nuestro campo...

El humo de mis chimeneas ^_^

El humo de mis chimeneas ^_^

Yemas de cerezo (tocad madera para que no se las zampen las ovejas)

Yemas de cerezo (tocad madera para que no se las zampen las ovejas)

En un viaje a Puerto Montt me compré el último libro de Isabel Allende, “El diario de Maya”. En realidad no me gusta mucho la Allende, pero no pude resistirme a ver cómo retrata la vida y costumbres del archipiélago a través de los ojos de una “gringuita” de 20 años. Nada del otro mundo, se lee en un suspiro sin mayores complicaciones, pero a mí, que cabalgo entre dos mundos, el de la extranjera europea y el de la vecina chilota (o “achilotada”, como me dicen acá), me proporcionó un interesante rato de reflexión acerca de los estereotipos (no sé si también prejuicios) y de cómo yo misma  en ocasiones abuso de ellos, consciente o inconscientemente, cuando redacto estas líneas. Aunque probablemente, el año pasado lo hacía con mucha más frecuencia que ahora.

El sempiterno transbordador

El sempiterno transbordador

Puesta de sol una tarde de trabajo

Puesta de sol una tarde de trabajo

En lo laboral, el comienzo del mes tuve mucha actividad fuera de la oficina, dando charlas a lo largo y ancho de la isla: Chonchi, Queilen, Curaco de Velez, Quellón, Achao, Isla Lemuy (de donde vino mi oveja Lemuyana), entre otros. Me gustó mucho conocer tantos lugares en los que no había estado, y encontrándome cosas entrañables como la Escuela Rural “El pulpito” (aún no he averiguado si la omisión de la tilde en la u fue accidental o intencionada), el cartel de la carretera que ofrecía “Sanguchón de pernil” (una traducción aproximada sería “peazo bocata de lacón”) y “El paraiso del moluLco”, al lado de uno de los mayores centros de cultivo de chorito (mejillones), donde se pueden disfrutar todas las exquisiteces del mar por un módico precio…y donde la L no es un error sino que toma el nombre de ese sector, que se llama precisamente así.

Trataré de no volver a dejar pasar tanto tiempo sin actualizar, porque me doy cuenta que muchos detalles del andar cotidiano se me escapan entre los dedos antes de que me de tiempo a anotarlos. Y en el fondo, si algo me gusta de esta web, es su capacidad para haceros partícipes de todas esas cositas que le dan sabor a mi vida en esta parte del mundo.

Os quiero y vais conmigo en cada paso.

Dalcahue (Tierra de Dalcas)

Dalcahue (Tierra de Dalcas)

Vulcanización El Chilote Chico y Curanto al Hoyo

Vulcanización El Chilote Chico y Curanto al Hoyo

Puertita

Puertita

Cabañas "onde Nacho"

Cabañas "onde Nacho"

Patricio en el mercado

Patricio en el mercado

Farmacia y completos en el mismo sitio...el colesterol ya no es un problema! ^_^

Farmacia y completos en el mismo sitio...el colesterol ya no es un problema! ^_^

Mural en una calle de Chonchi (1)

Mural en una calle de Chonchi (1)

Mural en una calle de Chonchi (2)

Mural en una calle de Chonchi (2)

Costanera en Chonchi

Costanera en Chonchi

¿Por qué?

¿Por qué?

Respuesta 1: Porque me da la gana

Respuesta 1: Porque me da la gana

Respuesta 2: porque a los criadores de salmón y choritos les da la gana

Respuesta 2: porque a los criadores de salmón y choritos les da la gana

Paso a la isla Lemuy

Paso a la isla Lemuy

Paso a la isla Lemuy (2)
Paso a la isla Lemuy (2)

QUENAC

May 23, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Geografía, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Estimadas, estimados:

La semana pasada hubo una actividad “de terreno” en la isla Quenac. Tuve que preparar un power point rural, es decir, una pancarta con fotos pegadas (tal y como se hacían los posters de los congresos antes de la era digital), porque en la mayor parte de las islas del archipiélago no hay suministro eléctrico durante el día (hay luz más o menos de 6 de la tarde a 10 de la noche), con lo cual el uso de cualquier cosa parecida a un retroproyector es ciencia-ficción :)  

power point rural ^_^

power point rural ^_^

No sé si os acordáis que hace unos meses tenía que ir allá por otra actividad pero nos quedamos en tierra porque un chiquillo se suicidó y se paralizó toda la isla…bueno, pues parece que soy ñeta (gafe), porque esta vez ocurrió algo parecido. Dos dían antes del viaje, asesinaron en Puerto Montt a dos hermanos de 18 y 25 años que habían nacido y crecido en Quenac…y justo el día que teníamos que ir se celebraba el sepelio. Afortunadamente no se suspendió el viaje de las lanchas a la isla, y fuimos, aunque sabiendo que la actividad iba a estar muy restringida (obviamente, todo el pueblo iba a asistir al funeral).

Llegamos al puerto de Achao a eso de las doce de la mañana, y hubo que esperar hasta que saliera nuestra lancha , a las tres de la tarde (la hora nunca es fija). Lo de “tomar la lancha” es toda una aventura, al menos para mí, que lo miro todo con ojos nuevos de turista despistada…para la gente de las islas es algo cotidiano. En las lanchas, casi siempre con nombres femeninos como “Fabiola Pamela” y similares, transportan todas las cosas que compran en la Isla Grande o en el continente: colchones, electrodomésticos, sacos de harina y azúcar y todo lo que os podáis imaginar. Hay que dejar el coche en Achao porque a las islas no se puede ir en vehículo; los pocos que hay han sido fletados en viajes especiales, contratando un pequeño transbordador. Habitualmente son camionetas viejísimas y achacosas que recorren cansadas los caminos rurales, en las que cada gota de bencina o petróleo que utilizan se cuida como si fuera oro, dado que también hay que transportarla desde la Isla Grande. generalmente, las personas se movilizan a caballo, dada la dificultad de conseguir y mantener un vehículo.

 

Puerto de Achao (fijáos en las lanchas "aparcadas" al fondo)

Puerto de Achao (fijáos en las lanchas "aparcadas" al fondo)

 

 

Algunos van con prisa a tomar su lancha

Algunos van con prisa a tomar su lancha

Las diferentes lanchas que van cada una a una isla diferente (el nombre de la isla se indica en un cartelito, como en los autobuses) se “estacionan” en el puerto, y para llegar hasta la que necesitas (en nuestro caso, el “Favián Eduardo” ) hay que subirse trepando por el casco de la primera y pasar de barca en barca, sorteando gente, sacos, maletas, aparejos de pesca y bultos varios. Cuando tuve que subir a la primera lancha me quedé colgando del casco como una mona (no es fácil, os lo aseguro, sobre todo cuando vas calzada con botas de puntera de acero) y a duras penas conseguí retreparme hasta llegar arriba, resoplando como una camella; lo mejor fue que, cuando por fín llegué a la cubierta, vi una señorina que se disponía a subir; con mi mejor intención le dije: ¿necesita ayuda? Y ella, tan pancha, me dijo: “no, m´ijita, muchas gracias”, y en un plis plas se había subido a la barca. Impresionante.

 

 

Algunas familias van en barquitas pequeñas

Algunas familias van en barquitas pequeñas

 

 

Vista del "camino" que tuve que recorrer para llegar a mi barca...todo lo que véis son personas y bultos encima de unas siete lanchas.

Vista del "camino" que tuve que recorrer para llegar a mi barca...todo lo que véis son personas y bultos encima de unas siete lanchas.

Durante el trayecto hay personas que bajan al reducido habitáculo interior (incluso algunos aprovechan para echar una siestecita) y otros van arriba. Las cajas, paquetes y “cachureos” (cachivaches) varios  se distribuyen por todas partes. Las lanchas salen sólo si no hay temporal, con lo cual muchas veces la gente se queda en tierra y tienen que descargar de nuevo todos los bultos. Y lo que es peor, a veces uno viaja a las islas con equipaje para un par de días…y se tiene que quedar dos semanas hasta que el tiempo mejora y puede salir la lancha!

 

 

Flavián Eduardo, una de las pocas lanchas con nombre masculino

Flavián Eduardo, una de las pocas lanchas con nombre masculino

 

 

¿A dónde vais? A Achao!!!!!!! (contentas)

¿A dónde vais? A Achao!!!!!!! (contentas)

 

Una siestecita... (justo cuando le saqué la foto abrió los ojos y me pilló, vaya corte)

Una siestecita... (justo cuando le saqué la foto abrió los ojos y me pilló, vaya corte)

Este peñón habitualmente está llenos de lobos, pero a la hora que pasamos sólo había uno (¿lo véis?)

Este peñón habitualmente está llenos de lobos, pero a la hora que pasamos sólo había uno (¿lo véis?)

Cuando llegamos a la isla el ambiente no era muy festivo que digamos; en la pequeña casita donde nacieron los hermanos se estaba celebrando el “velorio”. En Quenac, como en muchas otras partes de Chiloé, aún se vela a los difuntos en las casas. Nos instalamos en la cabaña de la señora Nancy, que nos dio de cenar en su casa mientras revolvía la ensalada de betarraga (remolacha) porque se le había quedado congelada (la dejó fuera de la ventana unas horas), y chupaba tranquilamente la cuchara de servir para ver cómo estaba de sal.

 

Llegando a Quenac (las casitas que se ven no son una parte del pueblo, son TODO el pueblo)

Llegando a Quenac (las casitas que se ven no son una parte del pueblo, son TODO el pueblo)

 

 

La señora Nancy

La señora Nancy

A la mañana siguiente nos dimos cuenta de que cualquier actividad de las que teníamos programadas con los productores iba a ser imposible de realizar, porque todo el pueblo iba a asistir al funeral. Lo único que pudimos hacer fue la reunión, que estaba programada para la mañana y pudimos aplazarla para la tarde. Mi fantástica presentación en papel no se veía desde lejos, porque el galpón donde estábamos se estaba oscureciendo por momentos (eran ya las cinco de la tarde) y porque, todo sea dicho, no calculé que las fotografías eran difíciles de ver a una distancia mayor de un metro…así que, a grandes males, grandes remedios:

^_^

^_^

 

La cabaña de la señora Nancy

La cabaña de la señora Nancy

 

Vista desde mi ventana por la mañana (1)

Vista desde mi ventana por la mañana (1)

 

Vista desde mi ventana por la mañana (2)

Vista desde mi ventana por la mañana (2)

 

Vista desde mi ventana por la mañana (3)

Vista desde mi ventana por la mañana (3)

El cortejo fúnebre salió de la pequeña casita de los chicos. Las cajas las llevaban los compañeros del club de fútbol, vestidos con sus camisetas. Primero los llevaron a la sede del club, después a la escuela del pueblo, a la iglesia (en cada parada se repetían y mezclaban cánticos, ovaciones, llantos y rezos)  y por último al cementerio; todos los lugares que he citado estaban en la misma cuadra. El proceso, equivalente a dar una vuelta a la manzana, duró en total unas 5 horas. Independientemente de los aspectos sanitarios y legales, pienso que esta sigue siendo la forma más digna y humana de despedir a los muertos. No hice muchas fotos por respeto, pero os dejo una pequeña muestra.

 

Los abanderados con el uniforme de la escuela llegando al velorio

Los abanderados con el uniforme de la escuela llegando al velorio

 

Una de las pocas camionetas de la isla, transportando a la gente que llegaba al funeral

Una de las pocas camionetas de la isla, transportando a la gente que llegaba al funeral

 

El cortejo saliendo de la casa

El cortejo saliendo de la casa

 

La flora y fauna de Quenac son esencialmente parecidas a los de la Isla Grande. Uno de mis compañeros me enseñó una planta llamada quiscal (Greigia sphacelata), de la familia de las bromeliáceas y nativa de Chile, de la que se sacan los “chupones”  (fruto comestible). Se come la parte blanca, que tiene un sabor parecido a las tunas (higos chumbos) y semillas grandes y negras. Sacarlos es muy difícil, porque las hojas de la planta cortan como un cuchillo de sierra, y la infrutescencia de la que se sacan los “chupones” es en sí misma una trampa llena de pinchos…pero merece la pena pincharse un poco, porque están muy ricos.

 

Chupones (1)

Chupones (1)

 

Chupones (2)

Chupones (2)

El jardín de la señora Nancy era una casa de sorpresas, una cápsula del tiempo en la que te podías encontrar cualquier artilugio, entre ellos varias piedras de molino y una prensa para hacer chicha. La chicha de manzana es una bebida tradicional de Chiloé parecida a nuestra sidra, que se prepara machacando las manzanas a varillazos (maja a vara) o aplastándolas entre dos planchas de madera. En la foto, fijáos que en la punta hay una malla de plástico que hace las veces de filtro; antiguamente se unaba una red de quilineja, una planta trepadora con la que se confeccionan también cestas, creo que ya os he hablado de ella en alguna ocasión.

El jardín de la señora Nancy

El jardín de la señora Nancy

Piedras de molino

Piedras de molino

Prensa

Prensa

Os dejo algunas fotos más que tomé en el pueblo, para que veáis cómo son las casitas y la pintoresca iglesia.

Iglesia de Quenac

Iglesia de Quenac

Casa en Quenac (1)

Casa en Quenac (1)

Casa en Quenac (2) (esta es la casa donde nacieron y se criaron los dos chicos fallecidos)

Casa en Quenac (2) (esta es la casa donde nacieron y se criaron los dos chicos fallecidos)

Un carro chilote (hecho completamente de madera)

Un carro chilote (hecho completamente de madera)

Una calle de Quenac

Una calle de Quenac

Caballos en el aparcamiento de la playa

Caballos en el aparcamiento de la playa

La silla de montar es un cuero de oveja sin curtir (sólo estirado y secado al aire) como el que se estaban comiendo Jochimín y Stalin

La silla de montar es un cuero de oveja sin curtir (sólo estirado y secado al aire) como el que se estaban comiendo Jochimín y Stalin

BMW y Seat 600 ^_^

BMW y Seat 600 ^_^

Las omnipresentes tejuelas de alerce

Las omnipresentes tejuelas de alerce

 

La noche antes de irnos hubo un temporal gigantesco y teníamos serias dudas de que  hubiera lancha al día siguiente. A las ocho y media de la mañana, hora a la que supuestamente nos íbamos, la lancha no estaba en el embarcadero. Nos dimos un paseo por la playa, con el hallazgo de una medusa incluido,  y finalmente a las nueve y algo llegó nuestro autobús acuático.

 

En la playa (1)

En la playa (1)

 

En la playa (2)

En la playa (2)

 

En la playa (3)

En la playa (3)

En la playa (3)

En la playa (3)

Medusón (no conozco la especie)

Medusón (no conozco la especie)

Bióloga, veterinaria y medusón

Bióloga, veterinaria y medusón

Por fin llega la lancha

Por fin llega la lancha

Hasta la próxima, Quenac

Hasta la próxima, Quenac

En el viaje de vuelta, la parte femenina de la expedición se acomodó en la parte de abajo de la lancha, porque veníamos muy cansadas.

¿De dónde venís? De Achaaaaaaaaoooo...(zzzzzzz)

¿De dónde venís? De Achaaaaaaaaoooo...(zzzzzzz)

Desembarcando niños, bultos, y tratando de que el capitán te haga caso para pagarle los pasajes (ojo a la caja de la pequera "frutos de Dios")

Desembarcando niños, bultos, y tratando de que el capitán te haga caso para pagarle los pasajes (ojo a la caja de la pequera "frutos de Dios")

Misión cumplida ^_^

Misión cumplida ^_^

Por lo demás, el otoño se ha enseñoreado con la Isla Grande y ya hemos sufrido unas cuantas heladas. Hemos sembrado una buena cantidad de ajos chilotes (los gigantes, ¿os acordáis?) de la cosecha del año pasado. Se nos olvidó desgranarlos antes de ir al terreno, así que hubo que hacerlo sobre la marcha (las manos se pelan y es mejor hacerlo en casa al lado de la estufa…afortunadamente ese día no hacía mucho frío).

 

Transportando a los temporeros en condiciones deplorables

Transportando a los temporeros en condiciones deplorables

Desgranando los ajos

Desgranando los ajos

Ajo chilote con piel (este no es de los más grandes)

Ajo chilote con piel (este no es de los más grandes)

Esparciendo el fertilizante con los pies

Esparciendo el fertilizante con los pies

¿Qué? ¿Que el trabajo infantil está prohibido por la UNICEF? Ah, pero...espera! Bakunin decía que sólo se considera trabajo si es remunerado (en caso contrario es esclavismo), así que...sin problemas!!!

¿Qué? ¿Que el trabajo infantil está prohibido por la UNICEF? Ah, pero...espera! Bakunin decía que sólo se considera trabajo si es remunerado (en caso contrario es esclavismo), así que...sin problemas!!!

El patrón supervisando a los pobres obreros explotados

El patrón supervisando a los pobres obreros explotados

El mismo día que sembramos los ajos sacrificamos una de las corderas, como siempre de forma rápida e indolora en la medida de nuestras posibilidades.  Jochimín y Stalin se volvieron locos con el olor de la sangre, y cuando colocamos provisionalmente el cuero encima de la camioneta para que se oreara decidieron que querían ayudarnos a limpiarlo. A las que quedan les construimos un comedero para darles un poco de avena y ayudarlas a pasar el invierno.

Sin comentarios (1)

Sin comentarios (1)

Sin comentarios (2)

Sin comentarios (2)

Sin comentarios (3)

Sin comentarios (3)

Los excesos de proteína causan estragos en el organismo

Los excesos de proteína causan estragos en el organismo

El comedero

El comedero

Especies nuevas: me regalaron una plantita de ruda (Ruta graveolens), que tiene potentísimos efectos contra los cólicos intestinales y menstruales. Tradicionalmente se planta en la puerta de la casa para evitar visitas (femeninas) indeseadas … También conocí las avellanas chilenas, que son el fruto de la planta silvestre Gevuina avellana,  y tostadas saben ligeramente parecidas a las europeas (Corylus avellana), aunque ni siquiera son primas. El nombre, obviamente, se lo dieron los españoles.

 

Avellanas chilenas tostadas

Avellanas chilenas tostadas

El día 21 de mayo se celebró el día de las Glorias Navales. Como cada año, hubo un desfile en la plaza de armas (aunque esta vez el colegio de Patricio no asistió por razones meteorológicas), y después del desfile una manifestación (unas mil personas) en contra de Hidroaysén (un proyecto que pretende construir cinco centrales hidroeléctricas en una zona casi virgen de la Patagonia Chilena), una más de todas las que se han sucedido a lo largo del país en estos días. A esto se sumó la rendición de cuentas del presidente, que en un acto profundamente republicano (¿?) da cuenta de la marcha del país al Congreso en pleno, donde están representados todos los poderes del país. Este año lo interrumpieron 14 veces, siendo uno de los discursos más “accidentados” de los últimos años.

 

Gente de vacaciones

Feb 14, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Hola familia;

Esta semana ha sido durilla para mí en lo laboral. El experimento con el que estoy ahora es muy exigente físicamente hablando y paso muchas horas en el campo, así que llego a casa muy cansada y sin apenas tiempo para hacer otra cosa que no sea ducharme, comer algo e irme a dormir. Pero a mi alrededor, la gente vacacionea y disfruta muchísimo, y es esto lo que quiero compartir hoy. Los niños han venido a pasar unos días en casa. Ya se pueden quedar a dormir en la “pieza de juegos”, aunque de momento sólo hay una litera y varios colchones por el suelo, pero a ellos les da igual. Se pasan el día jugando y por la noche están tan cansados que se dormirían de pie…Además de los columpios y la trampa del poder, ahora tienen un precioso tobogán de madera que ha hecho las delicias de grandes y pequeños (incluida yo, aunque apenas me cabe el culo). Otra fuente de diversión inagotable es la excursión al río salmones…el otro día, cuando llegué a casa, me tenían preparada una exposición paleontológica con los huesos de la vaca (fueron a buscarla al lugar donde murió hace meses) y un esqueleto de pájaro, probablemente cazado y olvidado por el Jochimín.

Me siguen pasando cosas curiosas…el otro día entré en una tiendecita que está al lado de la carretera rural que entra a la estación experimental porque necesitaba cargar el celular (móvil). Los dos viejos (así se llama aquí a los paisanos, no es despectivo, o al menos no mucho) que estaban en la puerta me observaron intensamente y con curiosidad, como es habitual (ya me he acostumbrado). Le pregunté a la enorme señora que estaba dentro de la tienda  si podía hacerlo y me dijo “espéreme un poquito”. Salió por una puerta y al minuto apareció una chiquilla de unos quince años, soñolienta, descalza y con una papa (tomate) en el calcetín. “Hola”, me dijo. “Hola”, le contesté. Se quedó ahí quieta, sin decir nada, durante unos 5 minutos que se me hicieron eternos, y al cabo de ese rato volvió la señora, que con parsimonia pesó unos kilos de carne en una báscula (no había nadie más en la tienda) y después se dispuso a atenderme a mí. Me pidió el número unas cinco o seis veces, intentó hacer la recarga otras tres o cuatro, y al cabo de un cuarto de hora no lo consiguió, así que me fui de allí como había entrado (sin saldo) y reflexionando acerca de la famosa parsimonia chilota.

Por otro lado, el otro día, estaba en la sección de frutas y verduras del supermercado más grande de Castro, que es como una especie de carrefour pequeñito, y mientras escogía unos pimientos escuché a unos metros de mí a tres paisanos que estaban reponiendo la mercancía: “¿dónde dejo los zapallos?” “Allá, al lado de la española”. Me giré a mirar y ví que uno de ellos disimulaba y los otros dos lo miraban como diciendo: “te ha escuchado, güeón!”

Castro es una ciudad pequeña, pero es una ciudad…y ese super es grande…así que pensé que si esos paisas ya me conocen y saben que soy española, es que lo debe saber media ciudad cuando me ven circulando por ahí…Me molestó un poco, tengo que reconocerlo. O sea, es relativamente normal que pase algo así, de hecho yo en España contínuamente me refería a mis compañer@s de trabajo como “las cubanas/el cubano” “el paraguayo”, etc, pero ahora creo que veo las cosas de manera diferente…es como si al etiquetarlo a uno con su nacionalidad lo cosificaran un poco. No sé, tal vez es que tenía mal día y por eso me sentó mal. Supongo que es parte del fenómeno de desarraigo el ser la española en Chile, y supongo que con los años, seré la chilena cuando vaya a España.

En esta semana hemos terminado de colocar todas las redes y los palos para dividir los potreros, y el manejo de las ovejas se ha hecho infinitamente más sencillo. Por cierto, además de todo lo que se comieron en el huerto, se han zampado también unos topinambures que había sembrado en otra zona del campo hace meses…son como el caballo de Atila!!! Pero las quiero igual, son preciosas.

Cuando termine de escribir este post voy a tomar un bus, me voy a Santiago a una reunión y volveré el miércoles. Si me ocurre algo interesante, os lo contaré todo lo puntualmente que me permitan mis exigentes ovejas (las propias y las del trabajo). Un beso.

tobogán

tobogán

tobogán y gente pasándolo muy bien

tobogán y gente pasándolo muy bien

exposición paleontológica

exposición paleontológica


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Junio 2013
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando