Historia de un sueño valseado

Archive for the ‘Soñando’ Category


El prisma, las palabras, la hermandad

Abr 5, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Soñando, Viajando

Querida familia:


Ayer recibí un gran regalo. Una sorpresa que me estremeció y me hizo llorar y sonreír, y reflexionar.


Hace ya muchos años mi alma está ligada a la de un hada azul… una amiga-hermana que me conoce mejor que casi nadie (me atrevería a decir que nadie), que sabe de mis luces y mis sombras y que a veces ha cargado con mi mochila más rato del necesario. Cuando nos veíamos, de jovencitas, tejíamos juntas largas cadenetas de sueños, caminos multicolores que nos llevarían a la Antártida, a Asia, a los confines de la alegría. Y pese a que casi nunca hemos vivido en la misma ciudad al mismo tiempo, hemos caminado juntas esos caminos, peleando cada una su buen combate y sucumbiendo de vez en cuando frente a los monstruitos.


Ella también tiene un blog, donde coloca sus maravillosas fotos y describe el mundo que ven sus ojitos filtrado a través del prisma de su corazón de diamante y tul. Hace tiempo, debido a algunos problemas informáticos en la configuración de mi ordenador, cejé en el empeño de visitar regularmente su web, porque nunca podía leer casi nada y tampoco ver las fotos.


Hace más de un año, en enero de 2012, mi amiga y hermana del alma  vino a veme a Chiloé. Y pese a que ese viaje quedó registrado, junto a todos los demás, en su blog, yo sólo había visto una de esas entradas…y resultó que eran cinco y no una. Resultó que mi amiga- hermana del alma había registrado cada detalle, no sólo en su corazón sino en un lugar donde muchas personas pudieran disfrutar de la belleza, la alegría y el amor de aquellos días.


Como ella misma dice, “düngun meu, kimngekei küme che” (por las palabras se conoce a la buena gente). Ella tradujo en buenas palabras lo que se podía contar de este encuentro, e hizo algo que yo aún no me he atrevido a hacer: mostrar mi casa. Y tomó la última fotografía de Jochimín mirando por la ventana, descansando y quizá sabiendo que no volvería a estar en la casa y con nosotros nunca más.


Ayer (editado el horrible lapsus digital, mis disculpas a los que sufrieron ese “aller” que no sé de dónde salió) lloré mucho cuando vi los textos y las fotos, porque no entendía cómo había podido no verlos hasta ahora, porque me recordaron una época muy jodida de mi vida (cuando ella vino yo estaba peleando con una depresión y un problema personal serio), porque se me vinieron encima como una avalancha  todas las sensaciones y emociones de los días en que estuvo aquí. Creo que, ahora que me vuelvo a mi casa, a mi hogar en el bosque, compartir esas cinco entradas del blog de esta azul-hada es el mejor homenaje que puedo hacer. A mi casa y a ella, que ha sido mi compañera no importa qué monstruitos me estén acechando. Que nunca me ha juzgado, aunque a veces no haya entendido las decisiones que he tomado. Que respeta mi forma de vida, mis sueños, mis miedos, mis pasiones. Que siempre, siempre que la he necesitado ha estado a mi lado en el camino a Ítaca. Que cruzó un océano para tomarse unos cafés, hacerme escuchar a los pájaros y ayudarme en un momento realmente complicado de mi vida en Chiloé.


Gracias Sara. Te quiero, como siempre, para siempre.


Aquí están los enlaces. Ojalá los disfrutéis tanto como yo.


Día 01 -Viajando al sur del mundo

Día 2 -Chiloé

Chile: Chiloé y su esencia

El Cordero Chilote

Castro

Cien entradas: la Casa de la Luna

Oct 17, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Mujeres, Soñando

Querida familia de la Tierra de las Gaviotas:


Esta es la entrada número cien de este sueño valseado que empezó hace ya casi tres años.


Mi camino, como sabéis, ha estado y estará salpicado de luz y de sombra, y en este tiempo os he ido haciendo partícipes de esos contrastes que conforman el escenario en el que habito, tanto el externo como el interno. Salvo en la épocas donde la oscuridad fue tan fuerte que no podía ver nada y por lo tanto no  podía escribir.


En estos días estoy en un proceso bien especial. He realizado el segundo nivel de Reiki, y la causalidad me ha ido llevando hacia una parte de mí que mantuve dormida, intuyendo que estaba ahí pero sin haber sentido la necesidad de despertarla: mi feminidad ancestral.


He intensificado el trabajo y el acercamiento a personas y grupos que trabajan con lo sagrado femenino (fijáos que he colocado un par de webs más en los “LINK” de la derecha)  y me he dado cuenta que, aunque este enfoque terapéutico no hace milagros, como ninguna otra terapia, me hace sentir bastante bien…


El viernes pasado asistí a una ceremonia en la Ruka Cuyen. En lengua mapuche (recordad que los Mapuches son uno de los pueblos originarios mayoritarios en Chile) Ruka significa casa o morada, y Cuyen (o Kuyen) significa luna.  Básicamente es un agujero de hobbitt (pido perdón por la licencia a Mayra, la Mujer-Medicina y Maestra de ceremonias de esta Ruka en concreto) excavado en una loma. Dentro hay una estufa con salida de humos al exterior, y en la superficie de la estufa piedras volcánicas. Al echar agua (pura o con hierbas medicinales) sobre las piedras se genera vapor.


Se podría pensar que no es muy diferente a una sauna, pero a mi entender, es algo más. Este tipo de estructuras circulares  y terapias medicinales/ceremoniales de exposición al calor y al vapor vienen de muy lejos; las realizaban las culturas precolombinas, fundamentalmente en mesoamérica (en Mexico, por ejemplo, se llamaban Temazcales).  Se le puede dar un significado puramente físico, en el sentido de que ahí dentro sudas la gota gorda, y si bebes mucha agua y comes fruta fresca mientras estás dentro, no deberías tener problemas físicos y sales bastante relajado. Pero en este caso, entrar en ese espacio  tan cálido, tan confortable, junto con otras mujeres que se sientan en círculo, bajo esa luz tenue que nos iguala a todas, tomando el bastón ceremonial para hablar, cantando, disfrutando del silencio o dejando volar la mente, una siente que vuelve a un lugar conocido, algo que te perteneció siempre y a lo cual perteneciste siempre, algo parecido al vientre materno. Y al fin y al cabo, en ese lugar se está más cerca del centro de la Tierra, tierra que según tantas culturas, es nuestra madre (simbólica y biológicamente hablando; al fin y al cabo nuestro cuerpo se forma de elementos presentes en el planeta, y al morir, esos mismos elementos volverán a ella).


Es por eso que en este post tan especial, el número cien, quiero salirme un poco de las cosas tangibles y contaros que sigo siendo científica, que no pierdo la objetividad, pero que me he dado cuenta que ciertas prácticas culturales que por alguna razón siento que no me son ajenas (pese a no haber nacido en esta cultura) y ciertas formas de pensar no están reñidas con mi desempeño profesional, ni hacen que yo cambie esencialmente. O a lo mejor sí, pero sin duda ese cambio es para bien, porque las herramientas que he ido conociendo (el Reiki, las flores de Bach, la meditación, los círculos de mujeres, las ceremonias y ritos ancestrales femeninos) van aportando pequeños granitos de arena en mi día a día, y sin duda me están ayudando y enriqueciendo. Y hacen que espantar las sombras sea más sencillo (o menos necesario).


Os dejo una foto de la entrada de la Ruka (la foto no es mía, es de Mayra, la mujer que la construyó).  Las fotos del interior son estrictamente privadas, dado que lo que se habla y se ve dentro del círculo, no sale de él.


Gracias por seguir a mi lado y haber convertido todas y cada una de las cien entradas en algo más que un monólogo conmigo misma.  Os quiero.

Ruka Kuyen en Castro, Chiloé

Ruka Kuyen en Castro, Chiloé

EL SABOR DE LA HISTORIA

Sep 11, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Historia, La Vida..., Música, Poesía, Soñando, Trabajando, Viajando

Queridas y queridos:

Hoy es 11 de Septiembre. Este año, en este día, en el que habitualmente me recojo y reflexiono acerca de la historia, la vida me ha traído afanes que son parte también de ella; en este caso, de la historia que estoy escribiendo, sola y en compañía, a cada paso que doy en esta tierra.


Hoy el Cordero Chilote ve la luz en Santiago de Chile ante los ojos asombrados de varios ministros. Hoy el pueblo Chilote reclama lo que es suyo, lo que ha sido suyo desde hace más de 400 años.
Y mientras tanto, a 14000 km de distancia, con cierto dolor y dividida, yo sólo puedo acompañarlos con una parte del corazón mientras la otra mitad goza del ambiente que me rodeó desde el nacimiento y mi cerebro trata de asimilar miles de nuevos desafíos y sabe que se vienen tiempos duros en lo laboral. Nadie dijo que hacer historia a través del trabajo iba a ser fácil.


Sólo tengo una foto por el momento. Quizá (sólo quizá) en las próximas semanas haré una entrada más extensa. Y si no, siempre podéis preguntar……recordad que estas líneas son vuestras. Nada de vergüenzas, nada de excusas. La familia de la Tierra de las gaviotas es cada vez más extensa, y en cada uno de vuestros hombros me apoyo para seguir adelante.


Gracias por seguirme ayudando a bailar con la vida en este sueño valseado.


Este año, mi homenaje al Chicho Allende no es el Canto al Programa sino esa canción de Silvio, que inspiró la creación de este Blog y que habla sobre personas que sueñan sueños y cuando menos se lo esperan los están viviendo. Compañero Allende, como cada año, como cada paso, sigues vivo en mi memoria. Moriste luchando por tu sueño y cuando las miserias cotidianas me ensombrecen la sien sólo tengo que recordarte para tomar aliento…y continuar pretendiendo la canción y la poesía.


Sueño Valseado (S. Rodríguez)


Una vez me entretuve con un sueño.
Lo tomé, lo solté, le di tres vueltas,
lo aprehendí, me lo puse, fui su dueño…
y pensé que era cosa ya resuelta.
Y soñando que un sueño era mi traje
pretendí la canción, la poesía,
y aquel sueño aprendió todo el mundo de mí
(e iba yo sin saber que él sabía).
Y así fui por la tierra, por los mares,
por los cielos, las noches y los días,
los amores, los templos y los bares,
Así fui con mi sueño que sabía.
Y aquel sueño que yo soñaba puesto
comenzó a soñar que él me soñaba,
y un buen día aprendí todo el mundo de él
y ahora somos pareja en la sala.
E inventamos un vals
Que bailamos para soñar.
Sueño que bailo con mi vals,
y el vals soñando
que con su hombre
bailando va.


Sueño y soy sueño: soy un vals
que viene y va,
que viene y va.

el sabor de la historia

el sabor de la historia

WAYRA

Oct 3, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Cocinitas, La Vida..., Soñando, Trabajando, Usos y costumbres
El tiempo pasa...nos vamos poniendo viejas...y ya no nos colocamos el arito en la nariz :)

El tiempo pasa...nos vamos poniendo viejas...y ya no nos colocamos el arito en la nariz :)

Querida familia:

Uno podría pensar que el ciclo de la vida, precisamente por esa cualidad cíclica, es monótono. Repetitivo. Redundante. Pero por algún motivo, nos alegramos cada vez que, como cada año, vuelve la primavera…y por lo mismo, creo que no soy redundante al contaros esta historia:

El otro día, como a las doce de la noche, al acostarme y quedar todo en silencio escuché jaleo ovino en la parte alta del campo. Algún cordero balaba, y dado que no es normal tanta actividad a esas horas, volví a temerme lo peor…y volví a subir de madrugada al galpón, rompiendo la densa oscuridad con el débil haz de la linterna y con el vaho de mi respiración agitada.

Al llegar arriba todo parecía tranquilo, pero uno de los corderos seguía balando, y también lo hacía una oveja. Enfoqué a Saltarina y a Pepín…que estaban tan tranquilos aunque tratando de “sapear” (cotillear) lo que pasaba al otro lado de las tablas. Y ¡oh, sorpresa! Aunque ellos no movían su hociquito, el balido se seguía escuchando…

Supongo que a estas alturas ya os imaginaréis lo que era…lo que es…

…es blanco (manchadito), con la trompita negra y una vitalidad impactante. Se llama Wayra, que significa “viento” en Quechua (gracias Jama) aunque acá algunos lo han rebautizado como “wachiturro” , y otros “Tito”. Su mamá es la Grande, la única oveja blanca que me queda, una mestiza corpulenta que quedó coja de la paleta izquierda en el último ataque de los perros y de la cual jamás imaginé que estuviera preñada. ¡Desde luego, como ecógrafa ovina no tengo precio!

Wayra

Wayra

Esta oveja ha sido madre anteriormente, se nota perfectamente en su forma de cuidar y proteger al corderito, de limpiarlo, olerlo y llamarlo, y aunque está coja se las arregla para atenderlo. El refuerzo que les he hecho en la alimentación este último mes ha sido decisivo en el nacimiento de este corderillo, que es diferente a sus hermanos de padre porque su cuerpo es más largo y estilizado y porque nació con más reservas energéticas y por lo tanto más fuerte, más listo y más hábil con la búsqueda de la ubre. Ni siquiera se dignó a probar la mamadera de calostro artificial que le hice la primera noche. En cuanto a la oveja, como tuve que alimentarla a la boca los primeros días después del ataque (estaba en shock y no se movía) me conoce bien, y fue muy emocionante notar cómo ella lamía al cordero y también me lamía a mí el brazo mientras yo revisaba que todo estuviera bien. Fue como si me estuviera diciendo “te conozco, confío en ti, mira qué hijito he traído al mundo, ¿a que es hermoso?”.

Como digo, muy muy emocionante.

La Grande y su precioso hijito

La Grande y su precioso hijito

Una vida más en el mundo

Una vida más en el mundo

Con la emoción de que subiera a ver al nuevo integrante de la familia, ni siquiera le dije que se sacara el uniforme, como cada día

Con la emoción de que subiera a ver al nuevo integrante de la familia, ni siquiera le dije que se sacara el uniforme, como cada día

Fijáos en el tamaño que tienen ya la Saltarina y el Pepín (le sacan un mes al Wayra)

Fijáos en el tamaño que tienen ya la Saltarina y el Pepín (le sacan un mes al Wayra)

La semana pasada cociné un Kuchen (se pronuncia “cujen”) de piña. Creo que ya os he hablado de la gran influencia alemana en algunas zonas del Sur de Chile; los chilenos han adaptado este postre típicamente aleman, que consiste en una base de bizcocho y habitualmente fruta por encima. A su manera, los chilenos le llaman también “cuchencito” (“cujensito”). También cociné un budín de pan…de este no sé si hay un equivalente español, aunque en latinoamérica es bastante común. Es una forma muy rica de aprovechar el pan duro aunque da trabajo porque se hace al baño maría (técnica a la que siempre le tuve ojeriza) y hay que preparar caramelo para el molde.

Kuchen de piña

Kuchen de piña

budín de pan

budín de pan

Y aprovechando el caramelo sobrante le hice a Patricio una de aquellas paletas (piruletas) de caramelo natural que me hacía mi preciosa hermana Merce cuando yo era pequeña…aún recuerdo la fascinación que me producía (y supongo que mi dentista aún recuerda las caries). Tais, a tu salud, una hermosa piruleta de caramelo. Te quiero hermana, ya sabes que formas parte de muchos de mis recuerdos hermosos de la infancia.

 

La felicidad también se hereda

La felicidad también se hereda

El sábado pasado volvimos a Dalcahue, a las cocinerías. Esta vez había un grupo de españoles, jovencitos y vascos a juzgar por el acentazo, que andaban “haciendo atao” (dando el cante). Pidieron mucha más comida de la que podían comer (obviamente no conocen el saque chilote) y cuando intentaron negociar con la Sra. María, ésta les dijo tranquilamente que ya lo habían pedido y que ahora se lo tenían que comer, que “así se come en Chiloé”. Yo observaba la escena entre divertida y avergonzada, y me di cuenta que, sutilmente, me he ido “achilotando”. Cuando llegué hablaba tan alto como aquellos compatriotas, pedía las cosas de forma nada discreta y me comunicaba expansivamente, en general. Ahora ya no lo hago, y no pude evitar decirle por lo bajini a la Sra. María que “hay que ponerle carne a la pierna” o algo así, comentario que suscitó la hilaridad de las tres señoras que trabajan en ese puesto y que pasó despercibido para los chiquillos.

preparando las empanadas

preparando las empanadas

No sé cómo habrán terminado los vascos después de aquella jornada, pero probablemente habrán comprendido el tamaño de las señoras que atienden ese puesto y el significado de la expresión “quedar con el ombligo dao vuelta” .

Exterior de las cocinerías (Dalcahue)

Exterior de las cocinerías (Dalcahue)

En el puesto de la Sra. María (el nene del fondo es un compañero del cole de Patricio, inmediatamente después de esta foto se encontraron, con gran regocijo por ambas partes)

En el puesto de la Sra. María (el nene del fondo es un compañero del cole de Patricio, inmediatamente después de esta foto se encontraron, con gran regocijo por ambas partes)

Yunta ^_^

Yunta ^_^

Caldillo de mariscos...oh siiiiii!!!!!!

Caldillo de mariscos...oh siiiiii!!!!!!

Un sacho, el ancla artesanal chilota. Impresiona ¿cierto?

Un sacho, el ancla artesanal chilota. Impresiona ¿cierto?

El pollo pituco (traducción: el pollo pijo)

El pollo pituco (traducción: el pollo pijo)

En cuanto a mí, como podéis observar, sigo fiel al caldillo de mariscos. Siento ser recurrente pero creo que soy adicta. Más sobre mariscos: el domingo, a pesar de que amanecí con la garganta hecha unos zorros, me abrigué bien y fui a la feria Yumbel…y la jornada que tendría que haber estado destinada a la recuperación y desintoxicación corporal se convirtió en una bacanal de erizos, piures, choros, cholgas, navajas…todo de una frescura que haría ruborizar de envidia al mismo Neptuno…y machas a la parmesana, un invento chileno que sólo podía inventarse acá, donde las almejas (el bicho, no la concha) tienen el tamaño de la palma de mi mano…y por supuesto vino blanco fresquito, elementos que según mi querido amigo Jamadier (el mismo que le puso el nombre al cordero) son la mejor cura para los procesos gripales porque “eso no puede hacer mal”. En fin…el caso es que ese día dormí una siesta como de 3 horas (más bien me desmayé debido a la marea alcalina)…y desperté hecha una diosa.

machas

machas

machas a la parmesana

machas a la parmesana

Disfrutando como un paisanete

Disfrutando como un paisanete

A vuestra salud, abuelitos!!!

A vuestra salud, abuelitos!!!

Patricio celebraba este lunes el “día de la asistente de la educación”, para no perder la costumbre de las celebraciones escolares estrambótico-rimbombantes. El caso es que tenía que ir disfrazado de angelito (¿?!!) y en una tarde tuve que apertrecharme de tela blanca, hilo, aguja, cartón y toneladas de papel confort (papel higiénico) para improvisar una túnica y unas alitas. Todo iba perfecto (fui capaz hasta de hacerle un cuello que no pareciera un mordisco de tiburón) hasta que cosí las esponjosas alas en la espalda…y cuando ya estaban cosidas me dí cuenta de que una estaba al revés, y además era más grande que la otra! Pero a Patricio no le importó (no se enteró, en realidad) y fue todo emocionado al colegio a hacerle el show a su adorada tía Maca. Salió tan contento…no le he hecho fotos, pero probablemente rescataré alguna de la web del colegio.

El campo me tenía reservada otra sorpresa esta semana: los cerezos, que son apenas un par de palitos de medio metro, están llenos de flores. Se me había olvidado que ellos florecen antes que el resto…y las yemas de los manzanos ya explotaron; probablemente habrá una cosecha más abundante que la del año pasado (salieron tres). El pudú volvió a aparecer de improviso, y me dejó acercarme a cinco metros. Cada vez está más confiado y reduce más su zona de fuga.

Mis zarzaparrillas, ya con racimitos de flores

Mis zarzaparrillas, ya con racimitos de flores

Sakura (I)

Sakura (I)

Sakura (II)

Sakura (II)

Manzanos

Manzanos

Ejercicio de agudeza visual...¿qué c*ño hacen este niño y esta paisana en MI campo????

Ejercicio de agudeza visual...¿qué c*ño hacen este niño y esta paisana en MI campo????

5 metros :)

5 metros :)

Zanahoria cachonda :D

Zanahoria cachonda :D

En lo laboral también he tenido buenas noticias. Me concedieron el proyecto Fondecyt que solicité…un gran logro y mucha pega (curro) por delante…y en lo personal, sigo tomando café en buena compañía cuando puedo, y se avecinan actividades “extraescolares”. Ya os contaré…

Un beso para tod@s desde la oscuridad de mi bosque.

PD Mientras escribía esta entrada se armó un jaleo considerable en el galpón…esta vez no había nacido ningún cordero, sino que las ovejas planearon una fuga con nocturnidad y alevosía y ya corrían alegremente por la pradera mientras sus pobres hijitos se desgañitaban balando en el corral. La única que se quedó fue la coja, no sé si por coja o porque no se separa de su hijo. Toda una odisea tratar de arrearlas con la linterna (se desorientan mucho con la luz focalizada), y cuando al fin conseguí que entraran bajando la red por entre la que habían conseguido escabullirse, me costó tres pueblos martillar unas granpas a la madera del galpón, con la linterna en la boca, llena de barro y empezando a llover. Pero creo que por hoy ya no se escapan. Hasta dentro de quince días no las voy a soltar, por cuestiones básicas de manejo (los perros aún rondan, el pasto aún no ha crecido lo suficiente, acabo de vacunar a los corderos contra enterotoxemia y aún no son inmunes, y además las tengo que desparasitar).

Michay (Berberis darwinii)

Michay (Berberis darwinii)

De trova y trovadores

Sep 10, 2011 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Música, Poesía, Soñando

Hoy sé que no hay nada imposible,
anoche supe la verdad.
Creí a mi alma inservible,
pero era cansancio vulgar nada más.

Tú eres un don de la brisa,
un ser de la resurrección,
un pájaro con una risa
capaz de arrastrar a la noche hasta el sol.

Río, río, río. Río de verdad,
como un animal que ha sido puesto en libertad.

Río
me dejo ir en mano alegre,
voy previendo,
porque mañana, a lo mejor, hay un entierro
y una mordida de pantera en lo más mío.

Río,
y no es un desafío
a la vida del sueño:
es que vivo camino al cementerio.

(Silvio Rodriguez)

Estimadas, estimados;

He vuelto a la vida, no sé si a la alegría, pero ya no me arrastro hacia el fondo de mis recuerdos. El sonido de millones de gotas golpeando cada hoja de mi bosque húmedo perennifolio, la niebla que me saluda por las mañanas, el silencio adornado de los cantos de los pájaros, la vitalidad de mis corderillos, las peleas y astucias de mis gatos, los abrazos de mi hijo. Todo eso, unido al aleteo de un angelito serendípico que pasó haciéndome cosquillas en el alma, y a la trova, la constante, persistente, porfiada trova, que recurrentemente se coloca en mi camino, se me instala en lo más profundo, y a los trovadores. Los que conocéis y los que no. Siempre presentes en mis momentos de cambio vital, nunca por casualidad.

Todo ello, digo, es lo que me ha tirado p´arriba. También saberos ahí, al otro lado del océano, preocupados por mis nostalgias.

Mi feminidad ha vuelto hoy, sin avisar, y me pregunta indignada qué c*ño he hecho con mi melena. Sólo he podido ofrecerle paciencia…

Mañana es 11 de septiembre y, como cada año, haré una jornada de introspección, de memoria y homenaje. Compañero Presidente, siempre en mi corazón.

Os dejos unas fotos recientes del Stalin. El Jochimín no está tan perjudicado, porque se mantiene cerca de la casa e, inevitablemente, pilla más cacho en el reparto de alimento.  El Stalin ya sólo viene a verme un par de veces a la semana…

Os quiero.

Mi bosque, desde la ventana de la cocina, esta mañana

Mi bosque, desde la ventana de la cocina, esta mañana

El Stalin aprovechando el calor de la estufa (fijáos en la herida de su pata)

El Stalin aprovechando el calor de la estufa (fijáos en la herida de su pata)

Documento gráfico que demuestra los estragos de las luchas fratricidas

Documento gráfico que demuestra los estragos de las luchas fratricidas

FIN DE CURSO EN DICIEMBRE

 Querida familia:

 Como en los últimos post ha habido cierto revuelo con el tema de que los escolares chilenos se la pasan de fiesta y comilonas varias (la verdad, no se me ocurre el por qué de estas infundadas acusaciones jijiji) os cuento algunas cosas:

 Los últimos días de clase las tías me entregaron dos carpetas, tres cuadernos y dos libros (uno general y otro de inglés) llenos de trabajos, fichas, fotos, dibujos, recortes, etc, etc, etc. Patricio ha utilizado este curso el triple (o más) de material didáctico que el curso pasado. Ha venido a casa con al menos una manualidad (relativamente compleja) por mes. Ya sabe leer y escribir los números del 1 al 20. Ya reconoce y escribe palabras sencillas, y sabe separar perfectamente en sílabas. Se ha acostumbrado a ensayar, a representar, a recitar, a cantar y a hablar en público. En el informe de rendimiento en el que se les evalúan 29 ítems dos veces al año (algo así como las notas), en las áreas en las en el primer semestre sacó un “I” (iniciándose) ahora subió a un “A” (adquirido el aprendizaje), y en las que había sacado un “A”, ahora subió en casi todas a un “MA” (muy avanzado). A final de curso les hicieron además un examen individual de evaluación (6 hojas, 18 preguntas en total, tres horas de duración) y sacó un 91 sobre 100. Además de los logros académicos, las “tías” han sido en todo momento amables y  cariñosas. Estoy realmente contenta con la educación preescolar chilena, y espero que en los años sucesivos (el año que viene comienza la Educación Básica) la cosa siga igual de bien. El colegio de Patricio fue uno de los mejor evaluados en la última prueba SIMCE a nivel nacional.

 El jueves 16 se celebró la ceremonia de graduación. Ya sólo con entrar en el gimnasio y ver el escenario me puse a llorar, y eso que ni siquiera habían llegado l@s niñ@s, así que imagináos todo lo que lloré después. Fue una ceremonia súper emocionante (cebollenta, como dicen acá, jejejej) con discurso de la directora, de las tías y de una representante de l@s apoderad@s,  y después  un paripé en el cual iban llamando a cada alumn@, este sale al escenario, le dan su diploma, su cuadro de honor y su regalo,besa a sus tías, se hace una foto con la tía Katy, después salen  l@s apoderad@s, besan al niño o niña, besan a las tías, y todos juntos se hacen otra foto con el niño o niña mostrando su diploma. Dos horas en total de emocionante despliegue lacrimal materno. La ceremonia terminó con una representación muy ad-hoc del musical “Alegía”, del Circo del Sol, con mujer zancuda incluída. En otras circunstancias todo esto me habría parecido otro exceso “chilean style” más, pero tengo que reconocer que fue inolvidable.

Graduad@s

Graduad@s

El escenario (la que está hablando en el púlpito es la directora)

El escenario (la que está hablando en el púlpito es la directora)

Alegría

Alegría

 

Pero qué grande que es mi niño!!! (y la tía que tenemos detrás)

Pero qué grande que es mi niño!!! (y la tía que tenemos detrás)

Cuadro de honor ^_^

Cuadro de honor ^_^

Mira, abuelita!!!!!!

Mira, abuelita!!!!!!

Al día siguiente, el viernes 17, era el último día de clase. Patricio tenía que ir disfrazado y hacer una representación en la que salía de la caja aquella que forré con papel de regalo, pero desgraciadamente me salió una actividad en el campo que suraba todo el día, así que lo tuve que dejar en el jardín. De todas formas, después del año repleto de juergas escolares que se ha pegado, yo creo que ya ni le importó. Al menos no lo vi excesivamente compungido con el asunto. A partir de este viernes ha comenzado a hacer jornada completa en el jardín (come allí) y se va a dedicar básicamente a jugar, pintar y recortar.

 Ese mismo viernes, me sorprendí cuando Cristina me felicitó el cumple-tesis…me parece increíble que haya pasado ya un año desde que me convertí en doctora, obteniendo el título que tantas puertas me está abriendo en el mundo. Un beso para tod@s aquell@s que lo hicísteis posible.

 El lunes 20 viajé a Osorno para asistir a una reunión. Salí de Chiloé con la parka de invierno y al llegar allí ya me había quitado todo excepto una camiseta de tirantes. Es impresionante, en el resto del país es VERANO, pero Chiloé parece no haberse enterado…aún tengo que encender el fuego a diario y dormir con tres  mantas y edredón, y hace unos días “escarchó” por la noche y se me helaron algunos de los calabacines del huerto.

El volcán Osorno desde la carretera

El volcán Osorno desde la carretera

Manzano, paisana y chanchito (qué rural todo!!!)

Manzano, paisana y chanchito (qué rural todo!!!)

La primera manzana

La primera manzana

El miércoles 22, cuando fui a buscar a Patricio al jardín, me encontré a tod@s l@s niñ@s con gorro de viejito pascuero, sentados en círculo en el hall, la música a todo volumen y un gran cachondeo general. Resulta que había llegado el viejito (un paisa con gafas de sol al que se le veía medio bigote negro bajo la barba blanca) y les estaba entregando unos regalos y una bolsa de dulces (la bolsa hecha por cada uno de ellos); iba llamando a cada uno y una fotógrafa (a la que aún no he conseguido localizar) les hacía una foto. Si la encuentro, colgaré la foto, lo prometo. El regalo del viejito fue una preciosa artesanía local, un Belén Chilote.

Belén Chilote

Belén Chilote

 Hoy, mientras escribo esto (24 de Diciembre), pienso en lo diferentes que van a ser estas fiestas en comparación con las que he pasado todos los años desde que tengo memoria. Al ser verano (beuno, en Chiloé relativamente) y al estar tan aislada del mundo (por la insularidad, por vivir en el bosque, etc) los mensajes son absolutamente distintos. La gente, las calles, las sensaciones, los olores, los sabores, todo, es ajeno a lo que conozco, a lo que va integrado en mi acervo cultural (y me atrevería a decir genético, si se me permite la licencia). En el fondo es mejor así, porque esta descontextualización me ayuda a sobrellevar el hecho de no tener cerca de quienes siempre estuvieron. Sin embargo, no puedo evitar un pinchacito en el corazón, un algo que a ratos me roba la sonrisa. Mañana es Navidad, vendrán los niños y me concentraré en ellos, en su alegría, para no pensar mucho.

 Mañana cumplo 32 años.

EL TRAUMA DE LA LAGARTIJA

Nov 29, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Soñando, Usos y costumbres

Querida familia:

Del lunes al viernes pasado se celebró la Semana del Párvulo, una excusa tan buena como cualquier otra para el cachondeo, goce y disfrute de preescolares y tías…el lunes no tuvieron clase; el martes celebraron el “día de la expresión artística”: por la mañana fue con toda su clase a la plaza de Castro “a pintar cuadros”, y efectivamente, cuando lo fui a recoger a mediodía sus manos, su cara y su uniforme eran un auténtico cuadro…pero él, más feliz que una perdiz. Después, por la tarde, con el jardín fueron a la biblioteca pública a “ver obras de arte” (¿?) y también estaba feliz cuando fui a buscarlo. Eso sí, estaba tan cansado que de vuelta a casa en la micro se se quedó sopa ipso-facto, y se escurría del asiento.

Ese mismo martes, ya con la camioneta, unos metros antes de llegar al camino de entrada me salió un bulto negro al paso y me asusté, hasta que me di cuenta de que era el Stalin. Era la primera vez que lo pillaba tan lejos de casa. Y al avanzar unos metros más, por otro lado salio el jochimín, que fue a juntarse con su hermano, y los dos echaron a correr delante de la camioneta, como intentando llegar antes que yo y disimular: “nosotros estábamos aquí, mami, no hemos ido a ninguna parte”. A saber dónde andaban…cualquier día se van a gatas y se me quedan por ahí una semana.

En uno de los viajes de esta semana en la micro, me fijé en una mujer que iba sentada un par de asientos delante de mí. Era una de esas mujeres de “formato pequeño”, chiquititas, delgaditas, cuyos pantalones parecen ser de talla adolescente (probablemente lo eran) y con un 36 de pie, como máximo. A veces reflexiono acerca de los diferentes formatos corporales de las personas, (por comparación con mi propio formato, habitualmente de “huesos anchos”  , y cómo la genética nos adorna a tod@s con esa cosa tan maravillosa que se llama diversidad. En Chile aún más que en otros lugares donde he vivido, porque los genes mapuches, españoles y alemanes aún definen los rasgos de la gente.Mientras la observaba y pensaba en estas cosas, la mujer sacó de su bolso un espejito redondo, un lápiz de ojos y una barra de labios, y se puso a pintarse y atusarse el pelo. Entonces mi pensamiento derivó hacia otros lugares: ¿qué será lo que hace que unas mujeres se pinten a diario y otras no? ¿Qué mueve a esa mujer, con sus miedos, alegrías, amores, penas, con su vida a cuestas, a retocarse el maquillaje en la poco glamourosa realidad de una micro rural? ¿Qué es lo que hace que yo misma me sienta más cómoda con unas botas de trabajo que con zapatos de tacón?

Hablando de tacones, cuando estuve en Santiago ví un anuncio gigante de la ACHS (Asociación Chilena de Seguridad), que son los encargados de vigilar por la salud de l@s trabajador@s, la prevención de riesgos laborales en las empresas, etc. En el cartelón se veía a una sonriente mujer joven, vestida de ejecutiva, sentada en un banco de madera, con peinado y traje impecables de la cabeza a los pies…y con zapatillas de deporte. El mensaje era algo así como: “los zapatos de taco (tacón) provocan al año xxxmil fracturas y esguinces de tobillo y ZZZmil lesiones de columna. Ve a trabajar con calzado cómodo. LA HORA DEL TACO TERMINÓ”.

Es un curioso juego de palabras, porque en Chile un taco también es un atasco de tráfico, y la “hora del taco” se asocia precisamente con las horas de ir y volver del trabajo.

El miércoles por la mañana tenía que vestir a patricio de época (1900), y como no tenía disfraz a mano le encasqueté un gorro de lana, un chaleco (jersey) de oveja chilota y unos calcetines, también de lana, míos (le quedaban enormes de pie) colocados por encima del pantalón. Le pinté un bigotillo y una barba y le convencí (con bastante éxito, creo) de que iba disfrazado de “chilote del siglo pasado”. En la micro la gente nos dirigía más miradas curiosas de lo habitual, pero a estas alturas ya me he acostumbrado a un cierto grado de excentricidad que parece rodear a esta familia como un halo (apenas perceptible por nosotros, pero aparentemente mucho más por la gente que nos rodea). En fin, llegamos al colegio, lo dejé allí tan contento y me fui a trabajar. Cuál sería mi sorpresa cuando a eso de las 11 de la mañana escuché una voz por megafonía que decía: ” semana del párvulo en Castro, les invitamos a disfrutar del maravilloso desfile de nuestros preescolares ambientado en la época colonial”. Me asomé a la ventana de la oficina y ví una camioneta adornada con flores,  y detrás de ella cientos de chavalin@s vestidos de próceres de la patria y de damiselas variadas, junto a sus respectivas tías (también disfrazadas, of course), desfilando por la calle principal de Castro (los carabineros habían cortado el tráfico). Salí de la oficina, y tras unos diez minutos de desfile pasó Patricio, que se había quitado el gorro de lana “porque le daba calor” y se había colocado un jockey (gorra con visera), con lo cual el disfraz de chilote había perdido bastante; pero a nadie parecía importarle, teniendo en cuenta que entre los Bernardo O´Higgins y Arturo Pratt en miniatura también desfilaba un cocodrilo (¿?).

No me pude resistir a acompañar la pintoresca procesión hasta la Plaza de Armas (iban varias mamás del curso también con ellos). Las personas que andaban por la calle nos miraban sonrientes, en absoluto extrañadas (como ya os podréis imaginar, este tipo de actos son habituales en Chiloé, aunque no sé si en el resto de Chile).

Dejé a Patricio en la plaza, con sus tías y compañer@s, jugando y cantando, y me volví a la oficina, y todavía escuché un buen rato desde mi despacho la música y la voz de la animadora (la profe de música del Pato) invitándolos a jugar. En una de esas malas casualidades de la vida, justo ese día no llevé mi cámara, pero una mamá ´sacó algunas fotos que espero que me pase para enseñaros el cachondeo que formaron los renacuajos en pleno centro de Castro.

 

Ése mismo miércoles, por la tarde, fui a darme una vuelta al terreno sembrado para ver cómo va la plantación. los gatos vinieron conmigo, como siempre, y al volver el Jochimín pilló una lagartija. Yo quería que se quedara quieto para ver qué especie era, pero como el Stalin andaba por allí, el Jochimín no paraba quieto e iba de un lado a otro con su presa. Al final, obviamente, la lagartija se desprendió de su cola, que se quedó moviéndose en el suelo durante más de cinco minutos, para regocijo mío y perplejidad del Stalin, que miraba ese cacho de carne que se movía solo y no entendía absolutamente nada. En cuanto a mí, que me crié en la ciudad y la única referencia a colas que se mueven solas la tenía porque me lo habían contado mis padres, flipé de lo lindo. A mis 31 años observé el fenómeno por primera vez, y entendí cabalmente que es un excelente método defensivo; en esete caso, la lagartija neutralizó a uno de sus atacantes, pero no al otro…Jochimín jugó con ella (la torturó, más bien) durante un buen rato. Al final me cansé se observarle, y cuando volví al cabo de un rato ya le había arrancado la cabeza y se disponía a zampársela, muy concentrado y haciendo “crunch, crunch”. DEP.

Pero aquí no acaba la cosa…un rato después me acordé que hace tiempo me dijeron (aquí en Chile) que a los gatos “les hace mal” comer lagartijas, que se envenenan. Aunque se supone que yo debería anteponer mis conocimientos científicos a las aprensiones maternas, me preocupé y salí a buscarlo. Cual fue mi sorpresa cuando lo llamé varias veces (incluso agitando el bote de los whiskas, que es un método infalible) y el jodío gato no aparecía. Los estuve buscando hasta que se hizo de noche, con linterna, y nada. Llamé a una amiga veterinaria, que no había escuchado nada al respecto. Me puse a buscar en internet y leí que los gatos cuando están muy enfermos y saben que van a morir, se esconden y no vuelven…En fin, que me dieron las doce de la noche llorando como uan madalena por mi pobre Jochimín, retorcida de culpabilidad porque YO había sido la asesina…YO había dejado que se comiera la lagartija (es más, haciéndole fotos y todo…).

Finalmente, cuando ya estaba pensando cómo decírselo a Patricio y planeando el homenaje y el réquiem, abrí la puerta de la casa para que saliera Stalin……….y ahí estaba el Jochi, tan pancho, comiéndose unos whiskas. ¡¡¡Será cabrón!!!, pensé…Y me fui a la cama, ya más tranquila, y sintiéndome bastante estúpida por haberme dejado llevar por una leyenda que, por otra parte, no tiene nada de científico. Para colmo, me dejé las luces de la camioneta prendidas y al día siguiente la batería estaba muerta. En fin.

El jueves, debido a mi condoro camionetil, nos tocó subida de cuesta matinal. Afortunadamente con la llegada del buen tiempo nos movemos más, y ya no nos pesa tanto el poto (culo) al subirla. Tanto en el colegio como en el jardín, tuvieron una “jornada solidaria”. Visitaron un par de coles con programas para niñ@s en riesgo de exclusión social, y Patricio tuvo que llevar un par de juguetes nuevos para hacerles un regalo a los peques que iba a visitar. Además, organizaron un “desayuno especial” con los fondos del curso…para entendernos, una bacanal de torta, galletas, colacaos, bocadillos de mortadela, etc etc…(Qué mal se lo pasa mi hijo acá en Chile…). Ese día, por razones que desconozco, salió de uno de los dos colegios (no recuerdo cuál) con la cara pintada de rayas de colores.

El viernes por la mañana hicieron una “brigada ambiental”: salieron con guantes y mascarilla a recoger basura al centro de Castro, y por la tarde, el colofón a una semana tan dura de trabajo: en el jardín hicieron una fiesta en común para tod@s l@s niñ@s que habían estado de cumpleaños en este semestre. Tenían que llevar por barba un globo, una bebida individual y “una rica donación” (bolsa de papas fritas o similares). Cuando fui a buscarlo estaban en un aula habilitada como cine improvisado viendo una peli. Salió más contento que unas castañuelas.

En cuanto al fin de semana, vinieron l@s niñ@s y transplantamos cientos y cientos de pequeñas coles y lechuguitas desde el invernadero al terreno sembrado, que cada vez está más bonito porque las habas, las arvejas y las papas ya han crecido bastante y se ven desde lejos. Ah! Y aquellas alcayotas recicladas han tenido una tasa de germinación del 85% y las hemos plantado todas, así que no sé qué voy a hacer con tanta alcayota cuando salgan…me dedicaré a la exportación de cabello de ángel…

Y esa ha sido nuestra semana primaveral en la Tierra de las Gaviotas. Un abrazo fuerte, fuerte y unos rayitos de sol desde el hemisferio Sur.

  

 

mi meriendilla...

mi meriendilla…

 

Al lado del terminal rural de Castro ^_^

Al lado del terminal rural de Castro ^_^

 

 

 

 

Investigando la cola de la lagartija

Investigando la cola de la lagartija

 

 

LENTO PERO VIENE

Oct 12, 2010 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Poesía, Soñando
 
 
 

Lento viene el futuro
lento
pero viene
 ahora está más allá
de las nubes ramplonas
y de unas cimas ágiles
que aún no se distinguen
y mas allá del trueno
y de la araña
demorándose viene
como una flor porfiada
que vigilara al sola lo mejor es eso
la vida cotidiana
prepara bienvenidas
cierra caldos de usura
abre memorias vírgenes
pero él
no tiene prisa
lento
viene
por fin como su respuesta
su pan para la hambruna
sus magullados ángeles
sus fieles golondrinas
lento
pero no lánguido
ni ufano
ni aguafiestas
sencillamente
viene
con su afilada hoja
y su balanza
preguntando ante todo
por los sueños
y luego por las patrias
los recuerdos yacentes
y los recién nacidos
lento
viene el futuro
con sus lunes y sus marzos
con sus puños y ojeras y propuestas
lento y no obstante raudo
como estrella pobre
sin nombre todavía
convaleciente y lento
remordido
soberbio
modestísimo
ese experto futuro que nos inventamos
nosotros
y el azar
cada vez más nosotros
y menos el azar.
¡Hola querid@s! Hoy escribo después de un día de sol radiante y  con el ánimo brillando, también. Como decía Benedetti, lento pero viene. Lento regresa el calor, las flores, las aves, las mañanas de domingo trabajando en la construcción de la casa, las tardes de sábado jugando afuera.  Todo lo que el invierno nos había negado va regresando, de a poquito, es cierto, pero regresa. Y el futuro también. Poco a poco cada cosa se va insertando en su lugar, como los engranajes de algún misterioso aparato, y la vida parece fluir un poco más fácilmente, un poco más ordenada aunque no por ello más previsible. En este rincón del mundo (como en cualquiera, supongo) nunca sabes lo que puede suceder al día siguiente.
Decía, pues, que la primavera llega, lento pero llega. También llegan las cosas, los objetos, lo que se va y después vuelve y se vuelve a ir. El sábado pasado adelantamos una hora en el reloj (aquí se pone el horario de verano el segundo sábado de octubre). Hemos recuperado, después de tres meses, la camioneta. Aprovechando los días de sol hemos retomado la obra del living (salón) cepillando y colocando  las tablas de mañío que faltaban para forrar la pared. ¡Ah! Y ahora tengo un porta rollo de toalla nova (papel de cocina)  que hice con un palo de arrayán y una “rebanada” del tronco de un coigüe. Rústico que te cagas, pero ¡muy útil, oiga! Artesanía pura ^_^. He cocinado pan de molde (como el bimbo, pero casero) y me ha quedado estupendo. Cris, la receta es muy fácil ;)
Uno de los dos gatos me dejó un día en la entrada una hermosa rata de campo (bueno, en realidad media hermosa rata de campo). Supongo que pensó que un manjar tan exquisito tenía que compartirlo con su mami…No pongo foto porque es bastante asquerosilla, la verdad. Los ajos chilotes gigantes que sembramos en abril están preciosos, y las grosellas, frambuesas y zarzaparrillas ya han echado un montón de hojitas verdes.
El sábado vinieron los niños a estrenar “la trampa del poder”, hecha con una malla lobera que me regalaron hace tiempo. La malla lobera es como una red de pescar pero híper resistente; se utilizan en las salmoneras para evitar que los lobos marinos se zampen los peces, así que puede soportar embestidas de varias toneladas y mordeduras de dientes afilados como cuchillos…la duda era si soportaría a los niños, pero finalmente lo hizo y la diversión fue máxima. Por la tarde, después de reposar la comilona (parrillada, of course), nos fuimos a jugar el “partido de la muerte”. Resulta que la semana pasada le pedimos al vecino sus bueyes para arar media hectárea del campo; el terreno recién arado queda muy irregular y le viene bien que alguien o algo pase por encima para homogeneizarlo un poco. Así que meter a seis niños, tres terneras y dos gatos a jugar un partido de fútbol ahí dentro es una solución estupenda. Fui anotando las caídas de cada uno, y finalmente ganó Patricio con la flamante cifra de 27 sopaipillazos. La ropa quedó para el arrastre, pero el campo impecable.
Como véis, no han ocurrido cosas muy emocionantes, pero sí muy bonitas. Un abrazo para tod@s.
 
 
 

Bricolage au soleil
Bricolage au soleil

Jochimín vigilando desde el tejado
Jochimín vigilando desde el tejado

 

Porta-nova (I)

Porta-nova (I)

Porta-nova (II)

Porta-nova (II)

 

 

 
 

La trampa de poder (II)
La trampa de poder (II)

ajos chilotes
ajos chilotes

Parrillada (foto insertada por votación popular masiva)
Parrillada (foto insertada por votación popular masiva)

Stalin sufriendo los efectos de la parrillada
Stalin sufriendo los efectos de la parrillada

 

Un jote (primo de nuestro buitre) atraído por el Stalin (o por la vaca muerta en el fondo de la quebrada)
Un jote (primo de nuestro buitre) atraído por el Stalin (o por la vaca muerta en el fondo de la quebrada)

Cancha del partido de la muerte

Cancha del partido de la muerte

 

 

Stalin y la menda después del partido

Stalin y la menda después del partido

 

La trampa de poder (I)

La trampa de poder (I)

 

 

Amig@s

Jun 10, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Soñando, Viajando

Hola:

Estos últimos días he recibido hermosas novedades en lo referente a las webs de algun@s amig@s.

Este post es un homenaje y a a tres personas que, curiosamente, son viajeros y disfrutan de compartir todo aquellos que vieron y sintieron en tierras lejanas, al igual que hago yo en esta vuestra página. Os invito y os animo encarecidamente a visitarlos, decid que váis de mi parte y seréis bien recibidos ;) (y recordad que en el blogroll tenéis siempre el link a sus páginas).

En primer lugar, mi querida Sara va a hacer una exposición de fotografía en Avilés. Como, seguramente y al igual que yo, no podréis ir, os dejo el link para que veáis la muestra. Una delicia oriental para los sentidos.

El Viajero Austral, espectacular como siempre, hoy me ha hecho reflexionar sobre mi lugar en este país a caballo entre dos mundos, el rico y el pobre.

Y por último, la gran sorpresa: Daniel Lombas, mi cocinero favorito, que tanto me hizo disfrutar en el restaurante Sésamo, se ha ido a Perú hasta Julio y quiere contarnos cómo está resultando el encuentro con esa desconocida y embriagante pléyade de aromas, colores y sabores.

Un abrazo para tod@s

SEGUNDA CITA

May 11, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, Fauna y Flora, La Vida..., Música, Poesía, Soñando, Usos y costumbres

La semana pasada comenzó con un maravilloso evento: el jeep decidió dejarnos colgados justo el día que habíamos prestado la camioneta. El lunes y el martes tuvimos que subir (a la ida) y bajar (a la vuelta) a pata los 20 minutos de cuesta embarrada que nos separan de la civilización. Como ejercicio aeróbico matutino se lo recomiendo a todo el mundo, pero sólo de pensar en tener que hacerlo a diario (por ejemplo, cuando empiece a diluviar en la isla) me dan escalofríos. De todas formas, supongo que, como todo en la vida, es cuestión de costumbres. Tenemos una vecina que hace a diario dos kilómetros a pie para ir a dejar a su hija en la parada del autobús del cole. Siempre que podemos, las llevamos en coche hasta allí. En esta tierra la vida es dura, al menos para las personas humildes, y poder disponer de un vehículo es un bien impagable, una razón más para sentirse bien cada día.

 

Ese accidentado lunes Patricio tenía un acto académico en el cole. Este mes de mayo en Chile se celebra el mes del mar, se ensalzan las batallas navales y se rinde homenaje a Arturo Prat (el día oficial de la fiesta, la Batalla de Iquique, es el 21 de mayo, pero dan la turra todo el mes con lo mismo). El caso es que por primera vez vi a mi chanchito cantando el himno chileno (inventándose la letra y moviendo los labios, en realidad), con la manita en el corazón (hábilmente colocada por las “tías” antes de comenzar el acto). Algo realmente curioso para los españoles, que además de tener un himno sin letra, no estamos acostumbrados a este nacionalismo exacerbado. Todos los compañeros de clase de Patricio, que tienen 5 años como él, ya se saben el himno patrio y el himno del colegio. Y mi retoño tendrá que hacer lo mismo…

El poema que recitaron fue:

Hoy saludo muy contento

al marino Arturo Pratt

que un 21 de mayo

luchó por la libertad.

Covadonga y Esperanza

combatieron sin cesar

mas la bandera chilena

nunca dejó de flamear!

 

El martes volvió a visitarnos el ratoncito Pérez y se llevó otro de los paletos de abajo. Patricio casi no durmió pensando que Jochimín y Stalin se iban a zampar al ratón. El miércoles me mandé otro hermoso condorito: tuve un buen rato la radio de la furgoneta sin arrancarla, y jodí la batería (que ya estaba un poco jodida de antemano, todo sea dicho). Así quye a quince minutos de que saliera el nene del cole mi furgoneta se murió. Fantástico. Qué guay es tener furgoneta!!!!!!! Al menos, un rato antes había disfrutado de un instante glorioso mientras, bajo la lluvia, mi adorado Silvio se declaraba trovador antiguo. Para quien no lo sepa, ya salió su último disco, “segunda cita”.

 

El jueves me dediqué a marujerías varias: cociné dónuts caseros, con resultado aceptable, e hice conserva de murtas. A mis 31 años, conocer un fruto diferente y probar un sabor totalmente desconocido para el paladar es un auténtico placer. Las murtas son el fruto de una mirtácea (Ugni molinae, no confundir con el arrallán o mirto español, Myrtus communis) y son originarias del sur de Chile.

 

El sábado hicimos una enorme siembra de ajo chilote. Los ajos chilotes son gigantes, un solo diente tiene el tamaño de la palma de mi mano. Son menos picantes que el ajo normal, pero para cocinar son súper ricos.

 un diente de ajo chilote

sembrando ajos

El domingo (el día de la madre de Chile) terminamos (por fin!) el invernadero. Estoy muy contenta y muy orgullosa de haberlo conseguido.

colocando el plástico

misión cumplida!

 Por lo demás, la vida continúa, los gatitos siguen creciendo, y nosotros también.

miau

 

 

 

 


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Junio 2013
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando