Historia de un sueño valseado

Archive for the ‘Mujeres’ Category


Navidad

Ene 4, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Mujeres

Queridas, queridos;


La vida nos da sorpresas, eso lo sabemos de sobra. Unas agradables y otras no tanto. Estas dos últimas semanas en la Tierra de las Gaviotas han estado salpicadas de pequeñas y grandes sorpresas, en su mayoría buenas. Por ejemplo, el último comentario que recibí en la página, de Humanista, que desde el Mediterráneo me hace un cariñito y me ha tenido sonriendo unas cuantas horas seguidas…sin saber quién es (parece que también hay “trolls” buenos).

Sorpresa cuando ví que Pilar y Lito y otros compañer@s de León aún siguen mis andanzas.


Sorpresa cuando finalmente me decidí a comprar un celular con internet y ví que puedo hablar gratis o a precios ínfimos con mi familia y amigos en España…Y por cierto, ahora que hago fotos con el celular y las subo a facebook probablemente me repetiré en algunas imágenes, pero espero que los que tienen facebook sepan comprenderlo en beneficio de los que no lo tienen y sólo saben de mí a través de este medio.


Más sorpresas cuando los días circundantes a la navidad me quedé a cargo de los perros de mi vecina (dos Golden Retriever, macho y hembra, y una mestiza) cuando descubrí que la perra Golden había tenido un amorío con algún perro del barrio (no con el Atreyu, quien aparentemente era su compañero ) y debajo de la casa había 7  cachorritos, tres de color amarillo y 4 negros. Y cuando el día 24 por la tarde escuché un sonido familiar en la parte de atrás de la casa y descubrí que una de las dos ovejas de mi vecina había parido sin ni siquiera avisar que estaba preñada…Con otro vecino secamos al cordero, revisamos a la madre y a la cría y los trasladamos a un galpón para que estuvieran protegidos hasta que llegara su dueña. Y no os imagináis la sorpresa de ella cuando la llamé para decirle que cuando regresara de vacaciones encontraría un nuevo integrante en su familia…

Las ovejas de mi vecina

Las ovejas de mi vecina

¡Bienvenido al barrio!

¡Bienvenido al barrio!

Mini-Atreyu

Mini-Atreyu

Mini-Atreyu (II). La verdad es que aunque no sea su padre, son igualitos a él ^^

Mini-Atreyu (II). La verdad es que aunque no sea su padre, son igualitos a él ^^


Sorpresas también para un montón de personas pequeñitas que recibieron los regalos del viejito pascuero. Este año, a Patricio se le olvidó reiteradamente darme la carta para que la echáramos al correo, así que el 24 por la tarde me dijo :”mamá, dejémosle la carta al viejito en la puerta, junto con el agua para los renos, leche para él y batido de chocolate para los duendes, y por supuesto muchas galletas, seguro que así la lee cuando pase por la casa”. Y bueno, parece que finalmente pasó el viejito, porque le dejó dos de los juguetes que había pedido y una carta de contestación…Lo cual hizo sospechar mucho a mi heredero, que me abrasó a preguntas como : “mamá, ¿por qué el viejito pascuero usa hojas iguales a las de tu cuaderno?” ” ¿Por qué tiene una letra tan parecida a la tuya?” “¿Por qué en mi clase hay niños que dicen que no existe?” etc, etc. La verdad es que no me he rallado mucho con el tema, porque sé que el año que viene, de forma natural, él solito habrá descubierto el pastel, como hicimos todos…sin mayor trauma :) .

Más sorprendida cuando la tarde también del 24, Patricio me vio un poco triste y en confabulación con mi amiga Sara (vía telefónica) se colocó su disfraz de jirafa, se pintó toda la cara (CON ROTULADORES, sara cuando te pille te mato jajaja!) y salió al salón diciéndome que él era el payaso jirafa y que estaba ahí para “dar alegría”.

Mira Weli, terminé el calendario de navidad!!!!!!

Mira Weli, terminé el calendario de navidad!!!!!!

Las cosas para el pascuero y su séquito

Las cosas para el pascuero y su séquito


Hablando de pasteles…cumplí 34 años el día de navidad…y como estaba con una morriña espantosa y no tenía ni tarta ni regalos ni fiesta ni nada (excepto un “tren para perros”  (¿?) que me hizo Patricio con una caja de infusiones el día anterior), me rebelé y cogí las llaves del coche con la intención de ir a buscarme una torta cayera quien cayera. Finalmente me acompañó el séquito familiar (debió de darles lástima verme lanzando maldiciones en medio de la ciudad como la loca de los gatos de Los Simpson, o simplemente no querían que me detuvieran los carabineros). El caso es que encontramos una pastelería familiar abierta (la ley chilena permite que en los “feriados irrenunciables” las tiendas atendidas por sus propios dueños puedan abrir) y me regalaron una torta de hoja (tarta de hojaldre) más que decente. Y después, en la casa, sin que yo me diera cuenta, me hicieron a mano un número 34 porque no teníamos velas…lo cual fue otra enorme y maravillosa sorpresa…y bueno, ahí se me pasó el amurre y me di cuenta de que, pese a todo, parece que me quieren.

34

34

34 años, más empoderada que nunca (a ratos)

34 años, más empoderada que nunca (a ratos)


¿Qué más? Antes de las fiestas estuve en Puerto Varas, una ciudad muy bonita (y turística, y pija)   construida por colonos alemanes a orillas del lago Llanquihue, asistiendo a una ceremonia de premiación por un proyecto que ganamos.  Y a mi jefe, también sin previo aviso, se le ocurrió reestructurar la oficina y me concedió un espacio mucho más agradable que el que ocupaba antes…a ver cuánto me dura limpio y ordenado……

Premio

Premio

año nuevo, escritorio nuevo

año nuevo, oficina nueva


El día 30 estuve de nuevo en la Ruka Küyen, haciendo un ejercicio muy potente de unión con los ancestros, y antes del famoso “fin del mundo”, el día 20, en una ceremonia muy bonita donde trabajamos con sonidoterapia (con cuencos de cuarzo que producen un sonido espectacular) y algunos rituales femeninos de danza, respiración, etc.


El sol nos ha acompañado ayer y hoy, aunque aquí dicen que los doce primeros días  representan cómo va a ser el tiempo en los doce meses del año, así que me temo que desde mañana hasta el día 12 va a estar lloviendo…Pero mientras tanto, el calorcito me ha hecho florecer y hoy ya ví a cinco niños bañándose en la fuente de la plaza de Castro. Si es que ya decía yo que pintarla de color azul piscina no era buena idea…


Un beso enorme y feliz año nuevo para todas y todos. Os quiero.

EDITO: Un abrazo muy fuerte para la Reina, lectora fiel del blog dese que lo conoció, y toda la fuerza para su principito en estos días. Todo va a salir bien…


Cien entradas: la Casa de la Luna

Oct 17, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Mujeres, Soñando

Querida familia de la Tierra de las Gaviotas:


Esta es la entrada número cien de este sueño valseado que empezó hace ya casi tres años.


Mi camino, como sabéis, ha estado y estará salpicado de luz y de sombra, y en este tiempo os he ido haciendo partícipes de esos contrastes que conforman el escenario en el que habito, tanto el externo como el interno. Salvo en la épocas donde la oscuridad fue tan fuerte que no podía ver nada y por lo tanto no  podía escribir.


En estos días estoy en un proceso bien especial. He realizado el segundo nivel de Reiki, y la causalidad me ha ido llevando hacia una parte de mí que mantuve dormida, intuyendo que estaba ahí pero sin haber sentido la necesidad de despertarla: mi feminidad ancestral.


He intensificado el trabajo y el acercamiento a personas y grupos que trabajan con lo sagrado femenino (fijáos que he colocado un par de webs más en los “LINK” de la derecha)  y me he dado cuenta que, aunque este enfoque terapéutico no hace milagros, como ninguna otra terapia, me hace sentir bastante bien…


El viernes pasado asistí a una ceremonia en la Ruka Cuyen. En lengua mapuche (recordad que los Mapuches son uno de los pueblos originarios mayoritarios en Chile) Ruka significa casa o morada, y Cuyen (o Kuyen) significa luna.  Básicamente es un agujero de hobbitt (pido perdón por la licencia a Mayra, la Mujer-Medicina y Maestra de ceremonias de esta Ruka en concreto) excavado en una loma. Dentro hay una estufa con salida de humos al exterior, y en la superficie de la estufa piedras volcánicas. Al echar agua (pura o con hierbas medicinales) sobre las piedras se genera vapor.


Se podría pensar que no es muy diferente a una sauna, pero a mi entender, es algo más. Este tipo de estructuras circulares  y terapias medicinales/ceremoniales de exposición al calor y al vapor vienen de muy lejos; las realizaban las culturas precolombinas, fundamentalmente en mesoamérica (en Mexico, por ejemplo, se llamaban Temazcales).  Se le puede dar un significado puramente físico, en el sentido de que ahí dentro sudas la gota gorda, y si bebes mucha agua y comes fruta fresca mientras estás dentro, no deberías tener problemas físicos y sales bastante relajado. Pero en este caso, entrar en ese espacio  tan cálido, tan confortable, junto con otras mujeres que se sientan en círculo, bajo esa luz tenue que nos iguala a todas, tomando el bastón ceremonial para hablar, cantando, disfrutando del silencio o dejando volar la mente, una siente que vuelve a un lugar conocido, algo que te perteneció siempre y a lo cual perteneciste siempre, algo parecido al vientre materno. Y al fin y al cabo, en ese lugar se está más cerca del centro de la Tierra, tierra que según tantas culturas, es nuestra madre (simbólica y biológicamente hablando; al fin y al cabo nuestro cuerpo se forma de elementos presentes en el planeta, y al morir, esos mismos elementos volverán a ella).


Es por eso que en este post tan especial, el número cien, quiero salirme un poco de las cosas tangibles y contaros que sigo siendo científica, que no pierdo la objetividad, pero que me he dado cuenta que ciertas prácticas culturales que por alguna razón siento que no me son ajenas (pese a no haber nacido en esta cultura) y ciertas formas de pensar no están reñidas con mi desempeño profesional, ni hacen que yo cambie esencialmente. O a lo mejor sí, pero sin duda ese cambio es para bien, porque las herramientas que he ido conociendo (el Reiki, las flores de Bach, la meditación, los círculos de mujeres, las ceremonias y ritos ancestrales femeninos) van aportando pequeños granitos de arena en mi día a día, y sin duda me están ayudando y enriqueciendo. Y hacen que espantar las sombras sea más sencillo (o menos necesario).


Os dejo una foto de la entrada de la Ruka (la foto no es mía, es de Mayra, la mujer que la construyó).  Las fotos del interior son estrictamente privadas, dado que lo que se habla y se ve dentro del círculo, no sale de él.


Gracias por seguir a mi lado y haber convertido todas y cada una de las cien entradas en algo más que un monólogo conmigo misma.  Os quiero.

Ruka Kuyen en Castro, Chiloé

Ruka Kuyen en Castro, Chiloé


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Julio 2013
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando

cheap cipro 中古車査定相場