Historia de un sueño valseado

Archive for the ‘La Vida…’ Category


El prisma, las palabras, la hermandad

Abr 5, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Soñando, Viajando

Querida familia:


Ayer recibí un gran regalo. Una sorpresa que me estremeció y me hizo llorar y sonreír, y reflexionar.


Hace ya muchos años mi alma está ligada a la de un hada azul… una amiga-hermana que me conoce mejor que casi nadie (me atrevería a decir que nadie), que sabe de mis luces y mis sombras y que a veces ha cargado con mi mochila más rato del necesario. Cuando nos veíamos, de jovencitas, tejíamos juntas largas cadenetas de sueños, caminos multicolores que nos llevarían a la Antártida, a Asia, a los confines de la alegría. Y pese a que casi nunca hemos vivido en la misma ciudad al mismo tiempo, hemos caminado juntas esos caminos, peleando cada una su buen combate y sucumbiendo de vez en cuando frente a los monstruitos.


Ella también tiene un blog, donde coloca sus maravillosas fotos y describe el mundo que ven sus ojitos filtrado a través del prisma de su corazón de diamante y tul. Hace tiempo, debido a algunos problemas informáticos en la configuración de mi ordenador, cejé en el empeño de visitar regularmente su web, porque nunca podía leer casi nada y tampoco ver las fotos.


Hace más de un año, en enero de 2012, mi amiga y hermana del alma  vino a veme a Chiloé. Y pese a que ese viaje quedó registrado, junto a todos los demás, en su blog, yo sólo había visto una de esas entradas…y resultó que eran cinco y no una. Resultó que mi amiga- hermana del alma había registrado cada detalle, no sólo en su corazón sino en un lugar donde muchas personas pudieran disfrutar de la belleza, la alegría y el amor de aquellos días.


Como ella misma dice, “düngun meu, kimngekei küme che” (por las palabras se conoce a la buena gente). Ella tradujo en buenas palabras lo que se podía contar de este encuentro, e hizo algo que yo aún no me he atrevido a hacer: mostrar mi casa. Y tomó la última fotografía de Jochimín mirando por la ventana, descansando y quizá sabiendo que no volvería a estar en la casa y con nosotros nunca más.


Ayer (editado el horrible lapsus digital, mis disculpas a los que sufrieron ese “aller” que no sé de dónde salió) lloré mucho cuando vi los textos y las fotos, porque no entendía cómo había podido no verlos hasta ahora, porque me recordaron una época muy jodida de mi vida (cuando ella vino yo estaba peleando con una depresión y un problema personal serio), porque se me vinieron encima como una avalancha  todas las sensaciones y emociones de los días en que estuvo aquí. Creo que, ahora que me vuelvo a mi casa, a mi hogar en el bosque, compartir esas cinco entradas del blog de esta azul-hada es el mejor homenaje que puedo hacer. A mi casa y a ella, que ha sido mi compañera no importa qué monstruitos me estén acechando. Que nunca me ha juzgado, aunque a veces no haya entendido las decisiones que he tomado. Que respeta mi forma de vida, mis sueños, mis miedos, mis pasiones. Que siempre, siempre que la he necesitado ha estado a mi lado en el camino a Ítaca. Que cruzó un océano para tomarse unos cafés, hacerme escuchar a los pájaros y ayudarme en un momento realmente complicado de mi vida en Chiloé.


Gracias Sara. Te quiero, como siempre, para siempre.


Aquí están los enlaces. Ojalá los disfrutéis tanto como yo.


Día 01 -Viajando al sur del mundo

Día 2 -Chiloé

Chile: Chiloé y su esencia

El Cordero Chilote

Castro

Marzo

Mar 20, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Uncategorized

Adoradas y adorados

Patricio empezó las clases a primeros de marzo, que es el equivalente al septiembre español. Vuelta a los horarios, rutinas, tareas (deberes), disfraces, actos escolares, reuniones de apoderadas derrengadas después de un laaaaargo día de trabajo y peticiones del tipo: “mamá, necesito llevar para mañana un trozo de felpa color melón y una aguja de crochet del nº 3 (petición realizada a las diez de la noche, evidentemente).

Pero estoy contenta. Mi heredero también, porque estrena los materiales de la ya habitual caja tamaño Partenón griego (y de peso más o menos similar) que tuve que llevar el primer día, llena de cientos de útiles escolares de los cuales yo desconocía su existencia hasta hace tres años, y los libros nuevecitos proporcionados gratuitamente por el gobierno (herencia de una ley del gobierno anterior, según me han contado). Además, este año quiere seguir en el taller de artes plásticas, y eso implica que he tenido que comprar un número de paquetes de arcilla que alcanzaría  para reproducir los Guerreros de Terracota….con arcilla, y seis (seis!) blocs de dibujo (¿qué hacen? ¿Pintan o envuelven bocatas con ellos???)

Despertándose el primer día de cole

Despertándose el primer día de cole

Con los compis (sí, he aprendido a pixelar...era eso o plantarles aquel famoso "tomate de la Andreíta" en la cara :P)

Con los compis (sí, he aprendido a pixelar...era eso o plantarles aquel famoso "tomate de la Andreíta" en la cara :P )

El edificio con forma de ballena, al atardecer, se ve precioso desde el colegio

El edificio con forma de ballena, al atardecer, se ve precioso desde el colegio

Mi nuevo gato ha resultado ser una fiera salvaje. Me quiere, pero expresa su amor de forma esquizofrénica y/o bipolar. Por las mañanas se convierte en un alma felina en pena, maullando lastimeramente y cruzándose entre mis piernas de forma obsesiva. Un día vamos a tener un disgusto, porque a las horas que me levanto, con el ojo pegao, ya he estado tres veces a punto de partirme la crisma (y la del minino kamikaze). Y por las tardes (más bien el resto del día) en cuanto quiero acariciarlo lo posee alguna especie de leviatán y practica “pressing cat” con mi mano. Tengo tal cantidad de  mordiscos y arañazos que en el trabajo piensan que hago horas extras en una plantación de rosales. Y por las noches se dedica a trotar (sí, trotar, haciendo el mismo ruido que un caballo…potoplon, potoplon) por toda la casa, en éxtasis, o a jugar al fútbol con la pelotita que le compré (que tiene dentro un ruidoso cascabel, bien por mi!). Pero en fin…el caso es que es un gatito adorable (cuando no está poseído)…y lo adoro. En el canal Animal Planet del “cable” a veces dan un programa que se llama “my cat from hell” (“mi gato del infierno”; aquí lo traducen como “mi gato endemoniado”), donde sale un tipo llamado Jackson Galaxy (el nombrecito!) que es como el César Millán de los mininos, pero con tatuajes. Creo que tendré que verlo más a menudo, a ver si consigo apaciguar al Troski.

Jackson Galaxy (fuente: web de  Animal Planet)

Jackson Galaxy (fuente: web de Animal Planet)

Como buena extranjera, inmigrante, forastera, etc etc que soy, no puedo tener actividad política en el país hasta que no tenga la nacionalidad. Pero mientras tanto, me invitan a eventos, a los que voy por amistad y cierta cercanía ideológica, y el otro día estuve con Patricio en un curanto de hoyo gigante organizado por el equipo de un candidato a diputado. Os dejo algunas fotos de mi artista, que aprovechó el escenario del evento mientras todos comían (afortunadamente ya habían quitado los micros). El curanto estaba exquisito; para los que ya habéis venido a verme, os cuento que este es diferente al que habéis probado, porque el de restaurante es “de olla” (hecho en la cocina) y este es “de hoyo”, es decir, hecho en un agujero en el suelo con piedras calientes. El sabor es distinto, queda como ahumado…casi me muero de gusto, estaba exquisito.

Curanto revolucionario :)

Curanto revolucionario :)

alma de artista

alma de artista

Con la Ceci en el curanto :)

Con la Ceci en el curanto :)

No fui la única que se relamió los bigotes con el marisco...

No fui la única que se relamió los bigotes con el marisco...

He empezado a ir a clases de Yoga Kundalini dos veces por semana, y medito todos los días unos quince minutos. He descubierto varios artículos científicos en revistas “serias” que avalan los beneficios empíricos de meditar, independientemente de si uno le imprime también alguna dimensión espiritual o no al asunto. Por otra parte, con el yoga pasa lo mismo. El beneficio del ejercicio físico es innegable, pero además a mí me gusta mucho porque es una práctica que integra lo físico con lo mental/espiritual. No hay que profesar ninguna religión, ni siquiera ninguna fe, para practicar yoga o meditación. A mí me está sirviendo de mucho, aunque me doy cuenta que el camino es largo y tengo mucho que aprender.

¿Qué más? Este lunes (18), unos queridos amigos celebraron sus bodas de plata. Veinticinco años de paciencia (perdón, amor) merecían una celebración como dios manda, a la chilota, y para el evento se asaron toneladas de pollos, pavos, corderos, terneras, chanchos y algún que otro bicho. Lo pasamos maravillosamente bien, me sentí muy honrada de ser parte de esa hermosa familia adoptiva, y por primera vez desde que llegué a Chile, bailé en publico! Aunque no precisamente lo que yo sé bailar, sino cumbias chilenas, rancheras y vals chilote :)  Patricio también bailó, con una marchosa acompañante de su edad que no lo soltaba ni a sol ni a sombra (ni él a ella) ^^

Felicidades, valientes!!!

Felicidades, valientes!!!

ejaleeee!!!!!!

ejaleeee!!!!!!

Y para cerrar el post, os cuento que hoy (día 20 de marzo) es el tetragésimo cuarto cumpleaños de una persona a la que quiero mucho, mucho (que no lee la página, pero me da igual). Felicidades (la tarta es de queso, de aspecto me quedó chunga pero estaba deliciosa). Y aprovecho también para felicitar a mi sobrino Alberto, que se hizo mayor de edad el día 16, a mi papi, que cumplió (¿?) años el día 17, a Patricio, porque fue su santo este mismo día, y de nuevo a mi padre y a mi hijo, porque el día 19 fue san José, y el día del padre (en España, acá es otro día).

44

44

Muchos besos y mucho Amor para todos desde Chiloé.

GATOS/AS

Mar 4, 2013 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, La Vida...

Queridas y queridos:

Antes de empezar esta entrada tengo que advertiros tres cosas. En primer lugar, que esta entrada va a ser larga. En segundo, que voy a hablaros de algunas cosas emocionalmente delicadas, algunas aún sin resolver en mi corazón y en mi conciencia, y por último, que, como advierten en los programas sensacionalistas de la tele, este post puede contener escenas “chungas”, fundamentalmente para mis lector@s animalistas. No voy a empezar el relato justificándome, porque quien me conoce sabe que me gustan los animales, que los quiero y los cuido…aunque a veces haya tomado decisiones sin saber si eran del todo correctas. Como cualquier persona.

Veamos…supongo que tod@s (o al menos aquellos que venís conmigo en este barco desde el principio) recordaréis esas dos bolitas peludas y cabezonas que llegaron un día de abril de 2011. Iósif Vissariónovich Stalin y Hồ Chí Minh, que posteriormente y por razones de economía lingüístico-familiar pasaron a ser mis queridos Jochimín y Estalin. Llegaron muy pronto (sin destetar), provenientes de una caja de cartón en el mercado donde se leía “se regalan gatitos”. Eran hermanos. Con ellos descubrí un universo que había olvidado con los años: la maravilla de asistir al crecimiento y aprendizaje de los gatitos, con todas las trastadas y monerías que conlleva. Por otra parte, el hecho de que tuvieran hectáreas y más hectáreas de bosque para recorrer, afilarse las uñas en los árboles en vez del sofá, utilizar cada metro cuadrado disponible como caja de arena gigantesca y poder dar rienda suelta a sus instintos sin frustrarse tras una ventana era una fuente constante de sorpresas y bienestar, para ellos y para mí (no así para la microfauna y ornitofauna del sector). Pasó el tiempo y los dos hermanos, que al principio se llevaban muy bien, empezaron a pelearse cuando llefaron a la madurez y tuvieron que establecer sus territorios. Al principio sutilmente, pero la violencia de las luchas fue in crescendo, tanto que se hacían heridas, y finalmente, en un proceso gradual, Jochimín echó a Estalin del territorio cercano a la casa y lo relegó a los alrededores y a la casa del vecino. Yo tenía que hacer malabarismos para seguir dándole de comer al pobre Estalin sin que viniera el otro a pegarle, y aún así cada vez pasaba más tiempo en sus “rondas” por el bosque, y cada vez venía menos a vernos. Jochimín vivía fuera de la casa, también pasaba días sin aparecer, pero se mantenía más cerca de nosotros y de vez en cuando seguía entrando. Y así estaba la situación gatuna cuando me fui. Por diferentes razones, en noviembre de 2011 dejé de vivir en la casa del campo. Los gatos quedaron al cuidado del vecino, y yo iba todos los fines de semana a verlos. Pero si ya veía poco al Estalin, cuando me fui directamente dejó de aparecer. Y Jochimín venía, yo le daba unos mimos, algo de comer, y así hasta la otra semana. Pero un día no llegó cuando lo llamé, y no lo vi hasta el mes siguiente, una noche que pasé en la casa y que llegó a vernos…para despedirse definitivamente. Ya no lo he vuelto a ver.

mi estalin

mi estalin

mi jochi

mi jochi

Como decía al principio, este tema aún me resulta complejo. En el momento de dejar la casa del bosque se me hizo evidente que no podía llevarme a dos animales que estaban acostumbrados a vivir libres. En el lugar pequeño y cercano a la ciudad donde iba a vivir, con tres perros enormes de vecinos, sufrirían mucho o se escaparían a la zona de la carretera, y por otra parte dentro de la casa las peleas entre ellos serían infernales. Así que no me los llevé. El periodo de transición y adaptación a separarse de mí fue largo, y pienso que los gatos saben buscarse la vida, pero sigo pensando en ellos… y se me aprieta el pecho cuando lo hago.

Seguimos avanzando en el tiempo. Como os adelanté en el anterior post, hace cosa de un mes, las gatas de mi vecina (que se llaman Rayitas la madre y Candas la hija), a las que hasta entonces sólo conocía de las veces que subí a darles de comer a la caseta donde viven (cuando mis vecinos se ausentaban unos días) decidieron empezar a aparecerse por los alrededores de mi casa. Un día le dí leche a una, después unas sobras de pescado a la otra, después una latita de atún…y poco a poco, empezaron a pasar cada vez más tiempo conmigo, hasta el punto que ya algunos días dormía la siesta con ellas. Al principio venía más la Rayitas (que en mi casa fue bautizada como Cascaritas), y posteriormente candas (Morrillos). Juntas, se pelean, pese a estar operadas. Aunque me molaba mucho tenerlas conmigo a ratines, sentía que estábamos en un triángulo felino-humano poniéndole los cuernos a base de bien a mi vecina, hasta que un día hablé con ella para confesarle el asunto y me dijo que no me preocupara, que siempre y cuando las trate bien, a ella le da igual. Creo que más que la comida, lo que les atrae a mi casa y hace que cada vez pasen menos tiempo en la caseta (donde tienen comida de gatos a diario y un sofá viejo para dormir, todo hay que decirlo) son los mimos. Y así, de repente y sin esperarlo, volvió a haber gatos (gatas) en mi vida.

cascaritas y morrillos, una de las pocas veces que estaban juntas sin pelear

cascaritas y morrillos, una de las pocas veces que estaban juntas sin pelear

Y esta era la situación gatuna hasta este miércoles…cuando me trajeron a casa (por sorpresa, evidentemente) esto:

OMG

OMG

Este gatito es parte de una camada que nació hace varias semanas en el campo experimental. Por alguna razón, habían nacido seis gatitos enredados por el cordón y las patas, y cuando los encontré estaban a punto de morir de hambre porque no podían mamar en condiciones. Además, había otra camada (de otra gata), nacidos casi al mismo tiempo. Separé y desinfecté las heridas de la pelota de gatitos como pude, y no sé realmente cuántos se salvaron, pero lo que supe después fue que entre las dos gatas habían criado a los gatitos supervivientes…y que este es uno de ellos. Se llama León Trotski Totoro, pero para abreviar, supongo que se quedará con “Troski”. En el momento en que este bichín me miró con sus dos ojitos como lunas llenas en miniatura, me volvió a embargar la emoción. Hete aquí una nueva “prueba felina”: Ahora, por razones obvias de liderazgo, no puedo dejar entrar a las gatas a mi casa porque le sacarían los ojos al recién llegado. Además, el Troski tiene que sentir que mi casa es su casa, y si siente permanentemente la amenaza de las otras dos, nunca va a estar tranquilo. Así que ahora he vuelto a la rutina hace muuuchos años olvidada de apestosas cajas de arena y marcas de afiladuras de uñas en el sofá, y por otro lado paso ratos fuera de la casa mimando a la Cascaritas y a la Morrillos para que no se sientan tan desplazadas por el nuevo integrante de la familia.

Y finalmente, cuando este peludo milagro esté totalmente habituado, llegará la siguiente prueba…irse a vivir (conmigo) al bosque y adaptarse a todas esas hectáreas de flora y fauna salvajes. Pero esta es otra historia y, como decía Michael Ende, deberá ser contada en otra ocasión. Besos y bolas de pelo desde la tierra de las gatotas…perdón, gaviotas.

hace tres años ya...tres pequeñitos que aprendían juntos

hace tres años ya...tres pequeñitos que aprendían juntos

Amor prohibido ^^

Feb 19, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida...

Queridas y queridos:


Me cuesta escribir.  No estoy triste, al contrario, estoy pasando una temporada muy buena en lo que al estado de ánimo se refiere…pero en este momento se da en mi vida (y en mis circunstancias) una interfase, digamos estacionaria, y no ha pasado nada relevante o novedoso desde que se fue mi madre, hace hoy un par de semanas.


Mediados de febrero…En Chiloé el otoño llega antes que al resto de Chile, y poco a poco asoma la húmeda nariz por las mañanas, cuando me levanto a las siete y aún está saliendo el sol. Me despido poco a poco de este verano que ha sido tan sorprendentemente seco y caluroso, tan intenso,  y tan tranquilo a la vez. He descansado mucho y retomo este año laboral con ganas, sabiendo que estará lleno de desafíos y muchos días fuera de mi casa y mi familia chilena, lo cual me va a suponer una prueba de entereza emocional.


Mi hijo juega, crece, sigue de vacaciones y su mayor preocupación en la vida es que tiene que volver al cole, lo cual me resulta  profundamente gratificante. Es un chaval sano y fuerte y todavía me deja achucharlo y besuquearlo.


Pronto tendré buenas (o no tan buenas) nuevas para compartir. Por el momento, sólo puedo contaros que me regalaron un trébol africano que se llama Ernesto, y que las gatas de mi vecina (la chica que me alquila la cabaña en la que vivimos ahora) están poniendo los cuernos a su legítima dueña y se meten en mi casa a comer alguna sobra de pollo o pescado, beber un poco de leche, hacerse la toillette a lengüetazo limpio durante horas y dormir largas siestas. En su casa se llaman “Rayitas” y “Candas”, pero en la mía las conocemos como “cascaritas” y “morrillos”. Ah, y estoy haciendo jabón artesanal; el otro día la Cascaritas no encontró mejor idea que mearse en los jabones que yo acababa de desmoldar, y este fue el primer impasse de nuestra (hasta ese momento) maravillosa relación ilícita.


He vuelto a cogerle el gustillo a la cocina, y me he agenciado una vaporera, una heladera, una cafetera y un montón de “eras” nuevas, y me dedico a hacer experimentos culinarios cuando puedo.


Estoy contenta y satisfecha de la vida que me sonríe, de la suerte de haber podido tener aquí a mi madre por unos días, de la posibilidad cada vez más cercana de volver a vivir al bosque (en breve haré un post especial sobre esto porque sé que os lo debo) y agradezco cada uno de los días que abro los ojos en esta tierra, a pesar de los dolores y los “problemas”, que en el fondo no son más que oportunidades de conocerme y conocer a los otros, y ser cada día mejor persona para mí y para los demás.


Besos para la parroquia, en breve nuevas aventuras.


Cascaritas

Cascaritas

Navidad

Ene 4, 2013 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Mujeres

Queridas, queridos;


La vida nos da sorpresas, eso lo sabemos de sobra. Unas agradables y otras no tanto. Estas dos últimas semanas en la Tierra de las Gaviotas han estado salpicadas de pequeñas y grandes sorpresas, en su mayoría buenas. Por ejemplo, el último comentario que recibí en la página, de Humanista, que desde el Mediterráneo me hace un cariñito y me ha tenido sonriendo unas cuantas horas seguidas…sin saber quién es (parece que también hay “trolls” buenos).

Sorpresa cuando ví que Pilar y Lito y otros compañer@s de León aún siguen mis andanzas.


Sorpresa cuando finalmente me decidí a comprar un celular con internet y ví que puedo hablar gratis o a precios ínfimos con mi familia y amigos en España…Y por cierto, ahora que hago fotos con el celular y las subo a facebook probablemente me repetiré en algunas imágenes, pero espero que los que tienen facebook sepan comprenderlo en beneficio de los que no lo tienen y sólo saben de mí a través de este medio.


Más sorpresas cuando los días circundantes a la navidad me quedé a cargo de los perros de mi vecina (dos Golden Retriever, macho y hembra, y una mestiza) cuando descubrí que la perra Golden había tenido un amorío con algún perro del barrio (no con el Atreyu, quien aparentemente era su compañero ) y debajo de la casa había 7  cachorritos, tres de color amarillo y 4 negros. Y cuando el día 24 por la tarde escuché un sonido familiar en la parte de atrás de la casa y descubrí que una de las dos ovejas de mi vecina había parido sin ni siquiera avisar que estaba preñada…Con otro vecino secamos al cordero, revisamos a la madre y a la cría y los trasladamos a un galpón para que estuvieran protegidos hasta que llegara su dueña. Y no os imagináis la sorpresa de ella cuando la llamé para decirle que cuando regresara de vacaciones encontraría un nuevo integrante en su familia…

Las ovejas de mi vecina

Las ovejas de mi vecina

¡Bienvenido al barrio!

¡Bienvenido al barrio!

Mini-Atreyu

Mini-Atreyu

Mini-Atreyu (II). La verdad es que aunque no sea su padre, son igualitos a él ^^

Mini-Atreyu (II). La verdad es que aunque no sea su padre, son igualitos a él ^^


Sorpresas también para un montón de personas pequeñitas que recibieron los regalos del viejito pascuero. Este año, a Patricio se le olvidó reiteradamente darme la carta para que la echáramos al correo, así que el 24 por la tarde me dijo :”mamá, dejémosle la carta al viejito en la puerta, junto con el agua para los renos, leche para él y batido de chocolate para los duendes, y por supuesto muchas galletas, seguro que así la lee cuando pase por la casa”. Y bueno, parece que finalmente pasó el viejito, porque le dejó dos de los juguetes que había pedido y una carta de contestación…Lo cual hizo sospechar mucho a mi heredero, que me abrasó a preguntas como : “mamá, ¿por qué el viejito pascuero usa hojas iguales a las de tu cuaderno?” ” ¿Por qué tiene una letra tan parecida a la tuya?” “¿Por qué en mi clase hay niños que dicen que no existe?” etc, etc. La verdad es que no me he rallado mucho con el tema, porque sé que el año que viene, de forma natural, él solito habrá descubierto el pastel, como hicimos todos…sin mayor trauma :) .

Más sorprendida cuando la tarde también del 24, Patricio me vio un poco triste y en confabulación con mi amiga Sara (vía telefónica) se colocó su disfraz de jirafa, se pintó toda la cara (CON ROTULADORES, sara cuando te pille te mato jajaja!) y salió al salón diciéndome que él era el payaso jirafa y que estaba ahí para “dar alegría”.

Mira Weli, terminé el calendario de navidad!!!!!!

Mira Weli, terminé el calendario de navidad!!!!!!

Las cosas para el pascuero y su séquito

Las cosas para el pascuero y su séquito


Hablando de pasteles…cumplí 34 años el día de navidad…y como estaba con una morriña espantosa y no tenía ni tarta ni regalos ni fiesta ni nada (excepto un “tren para perros”  (¿?) que me hizo Patricio con una caja de infusiones el día anterior), me rebelé y cogí las llaves del coche con la intención de ir a buscarme una torta cayera quien cayera. Finalmente me acompañó el séquito familiar (debió de darles lástima verme lanzando maldiciones en medio de la ciudad como la loca de los gatos de Los Simpson, o simplemente no querían que me detuvieran los carabineros). El caso es que encontramos una pastelería familiar abierta (la ley chilena permite que en los “feriados irrenunciables” las tiendas atendidas por sus propios dueños puedan abrir) y me regalaron una torta de hoja (tarta de hojaldre) más que decente. Y después, en la casa, sin que yo me diera cuenta, me hicieron a mano un número 34 porque no teníamos velas…lo cual fue otra enorme y maravillosa sorpresa…y bueno, ahí se me pasó el amurre y me di cuenta de que, pese a todo, parece que me quieren.

34

34

34 años, más empoderada que nunca (a ratos)

34 años, más empoderada que nunca (a ratos)


¿Qué más? Antes de las fiestas estuve en Puerto Varas, una ciudad muy bonita (y turística, y pija)   construida por colonos alemanes a orillas del lago Llanquihue, asistiendo a una ceremonia de premiación por un proyecto que ganamos.  Y a mi jefe, también sin previo aviso, se le ocurrió reestructurar la oficina y me concedió un espacio mucho más agradable que el que ocupaba antes…a ver cuánto me dura limpio y ordenado……

Premio

Premio

año nuevo, escritorio nuevo

año nuevo, oficina nueva


El día 30 estuve de nuevo en la Ruka Küyen, haciendo un ejercicio muy potente de unión con los ancestros, y antes del famoso “fin del mundo”, el día 20, en una ceremonia muy bonita donde trabajamos con sonidoterapia (con cuencos de cuarzo que producen un sonido espectacular) y algunos rituales femeninos de danza, respiración, etc.


El sol nos ha acompañado ayer y hoy, aunque aquí dicen que los doce primeros días  representan cómo va a ser el tiempo en los doce meses del año, así que me temo que desde mañana hasta el día 12 va a estar lloviendo…Pero mientras tanto, el calorcito me ha hecho florecer y hoy ya ví a cinco niños bañándose en la fuente de la plaza de Castro. Si es que ya decía yo que pintarla de color azul piscina no era buena idea…


Un beso enorme y feliz año nuevo para todas y todos. Os quiero.

EDITO: Un abrazo muy fuerte para la Reina, lectora fiel del blog dese que lo conoció, y toda la fuerza para su principito en estos días. Todo va a salir bien…


El Señor de los Completos

Dic 4, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Adoradas y adorados:

El fin de año suele ser un periodo frenético en Chile, al menos para las personas que nos ocupamos de cachorros en edad escolar. Llega el fin de curso, se multiplican las actividades, los “paseos de fin de año” y las pruebas (exámenes). Con lo cual, servidora, además del trabajo propio y de tratar de habituar el organismo (llevo ya tres años sin conseguirlo) a unas navidades en verano y un fin de curso en diciembre, tiene que acudir a más actividades de lo normal (el sábado que viene voy al “paseo”), tratar de averiguar qué exámenes tiene que hacer Patricio (porque no estaba cuando fueron las reuniones y porque a mi heredero se le olvida sistemáticamente decirme cuándo son, qué le entra y dónde c*ño lo anotó), ayudarle estudiar febrilmente las restas con reserva, las condiciones atmosféricas y los orígenes de Chile, acudir a las invitaciones a asados y/o empezar a prepararme mentalmente para las que vendrán, implicarme en más cosas de las que debería que no tienen nada que ver con la escuela ni con el trabajo ni con los círculos de mujeres (Manolete………………..) y tratar de no desesperarme porque aunque ya es primavera y me he comprado un montón de ropa preciosa, hace un tiempo de mierda y todo me aprieta porque (la verdad) en invierno me he desbarrancado comiendo. Así, sin eufemismos.

Pero bueno. Esta semana y la anterior he hecho algunas fotos que me apetecía compartir con mi querida parroquia. Por ejemplo, “El Señor de los Completos” que se instaló justo al lado de la pastelería de la señora a la que rompí el parachoques (a ella no, a su furgoneta), en lo que fue la inauguración de una serie de condoros que se ha “mandado” esta mortal en tierras de Chiloé.


También la catedral. Creo que el otro día comenté que la estaban pintando de amarillo y morado. Os dejo dos fotos, una en la que se ve el color que tenía antes de pintarla (así la conocí yo cuando llegué) y otra de la fachada ya pintada, aún con los andamios (aunque ya se los han quitado y la verdad es que está preciosa). Por cierto, la fuente de la plaza también la han pintado,  de azul piscina, para que “se vea más linda” (esperemos que los chavales no se quieran bañar en ella).


Ese mismo día aprovechamos para entrar en un centro de información turística de la plaza, donde hay una exposición del Taller de Plástica de la Escuela de la Cultura, y le saqué algunas fotos al artista con su obra.
Por lo demás no tengo mucho más que contar. He estado liada viajando (a Osorno y a un pueblo que se llama Fresia, como la esposa de Caupolicán, a dar una charla) y con un experimento que tengo “a full” en este momento en el campo del INIA. Y bueno, con actividades variopintas e insólitas que supongo que os contaré dentro de unas semanas…..cuando vea cómo salieron.


Se os quiere desde el otro lado del océano, y desde este, y desde donde me leáis.


PD Esta semana envío un cariñoso abrazo a Eduardo, aunque sé que probablemente no va a leer la página. En Chile se dice “ayudando a sentir”, querido compañero.


El Señor de los Completos

El Señor de los Completos

Una de las torres de la catedral pintada, y la parte trasera sin pintar

Una de las torres de la catedral pintada, y la parte trasera sin pintar

La fachada, pintada y con los andamios aún puestos (también se ve a Patricio jajaja)

La fachada, pintada y con los andamios aún puestos (también se ve a Patricio jajaja)

la desbarrancá

la desbarrancá

la fuente recién pintada

la fuente recién pintada

un grupo que bailaba cueca en la plaza, ese mismo día

un grupo que bailaba cueca en la plaza, ese mismo día

una espontánea

una espontánea

El artista

El artista

el artista y su obra (I)

el artista y su obra (I)

el artista y su obra (II)

el artista y su obra (II)

Güeli, ya empecé el calendario de Navidad que me regalaste!!!!

Güeli, ya empecé el calendario de Navidad que me regalaste!!!!

El trauco

Nov 27, 2012 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Mitología

Queridas y queridos:

La Escuela de la Cultura Fridolina Barrientos Canobra celebra su décimo aniversario, y los festejos que se han desarrollado durante todo este mes culminaron el jueves en un acto público.

Ya en otras ocasiones os he comentado cuánto me gusta el espíritu de esta Escuela. Lo que pienso lo confirmé, una vez más, asistiendo a este acto. Como siempre, lo habían organizado mayoritariamente los alumnos, con una libertad caótica y deliciosa. Lo único diferente esta vez fue que además de ellos también habló la directora, que dio el único discurso de director de escuela que me ha gustado desde que vivo aquí (y he escuchado varios), y también intervino alguna autoridad de la corporación de educación, los que financian mayoritariamente el colegio. Sin embargo, no estaban las “autoridades militares y eclesiásticas” que suelen aparecer en estos casos. Por lo demás, aquello fue una hora y media de arte y cultura orquestada por niñas y niños entre 6 y 16 años, un maremágnum imposible de disfraces, cada uno hecho con lo que había a mano, con lo que se pudo conseguir, con lo que las ojerosas pero sonrientes mamás alcanzaron a coser después de sus largas jornadas laborales.

En un lado del escenario había un libro gigante, y de él ví salir hadas, princesas, ranas, brujas, el elenco de Harry Potter al completo (Dumbledore era clavado al rey Melchor), idem con las crónicas de Narnia (el león no tenía desperdicio), varios seres mitológicos chilotes (la Fiura, la Viuda negra, el Trauco, el Camahueto, la Pincoya), niñ@s que no se disfrazaron pero portaban ropajes mapuches, otr@s caracterizad@s como obrer@s, conquistadores españoles, una novia,  una azafata de LAN (o de Iberia, quién sabe), Caperucita roja, Blancanieves, Charlot, Violeta Parra, el Zorro, Hamlet, Robin Hood y muchos más que ya no consigo recordar. La orquesta, evidentemente también  formada por l@s alumn@s, tocó magistralmente dirigida por el tío Freddy, y en el escenario se proyectaban imágenes de obras creadas por ellos durante el curso, mientras un grupo de alumn@s hacían “algo” que desde lejos no se veía. Finalmente, como una magia impactantemente sencilla, se levantaron 4 paneles de papel con las obras que habían creado en ese mismo ratito…

preparándose

preparándose

10 años (el de la capa negra que pasa por ahí es Hamlet)

10 años (el de la capa negra que pasa por ahí es Hamlet)

la orquesta dirigida por el tío Freddy

la orquesta dirigida por el tío Freddy

El libro del cual salieron tod@s los personajes :)

El libro del cual salieron tod@s los personajes :)

el mural del gimnasio

el mural del gimnasio

expresión artística pura

expresión artística pura

Patricio acudió a la cita disfrazado de Trauco. El Trauco es uno de los seres mitológics de Chiloé.  El trauco es un hombrecillo de pequeña estatura, muy feo, vestido con ropajes y gorro hechos de quilineja (una planta trepadora de la que ya os he hablado en ocasiones), y lleva un bastón y un hacha. Posee una fuerza descomunal y poderes mágicos, y aunque es muy feo, hipnotiza a las doncellas que se adentran en el bosque, que al mirarlo caen rendidas de amor. A la mañana siguiente, cuando despiertan, las muchachas regresan a sus casas y nueve meses después nace un bebé que es “hijo del trauco”, una forma ancestral de aceptación en la comunidad de los hijos de madres solteras, de las mujeres que se embarazaban en ausencia de sus maridos marineros o estancieros, o lo que es más grave, de los tristemente habituales casos de incesto.

Trauco (fuente http://www.flickr.com/photos/seo2/3303506491/)

Trauco (fuente http://www.flickr.com/photos/seo2/3303506491/)

El caso es que me avisaron con tres días de antelación de que Patricio tenía que disfrazarse de personaje mitológico, así que gracias a la genial idea de mi amiga Marisol, compré una escoba de quilineja en el mercado, la desarmé y le hice un gorro que amenazaba con autodestruirse y/o picar en el ojo de los compañeros de Patricio todo el rato, pero finalmente aguantó bien. Y en cuanto al traje, lo único que me dio tiempo a hacer fue una capa de arpillera (tela de saco) que me donó otra desinteresada amiga (la Iris), con un botón de madera.

la escoba

la escoba

destruyendo la escoba

destruyendo la escoba

mi trauco y yo (1)

mi trauco y yo (1)

mi trauco y yo (II)

mi trauco y yo (II)

el trauco se dirige al gimnasio ^^

el trauco se dirige al gimnasio ^^

¿azafata?, profesora de Harry potter, Trauco y espontáneo

¿azafata?, profesora de Harry potter, Trauco y espontáneo

junto a Violeta Parra y compañía

junto a Violeta Parra y compañía

La primavera se va asomando tímidamente a Chiloé, pero sigue haciendo frío. Una bandurria atrevida lleva varios días viviendo en el jardín de la oficina, comiéndose todas las lombrices que pilla, (el hecho de que ande por aquí parece que es indicador de que va a haber sequía, ya veremos),  y en general cuando uno pasa por su lado ni se inmuta. Bueno, excepto cuando Patricio trató de acercarse sin que se diera cuenta, jajajaj.

bandurria

bandurria

¿se habrá dado cuenta que la estoy siguiendo?

¿se habrá dado cuenta que la estoy siguiendo?

Besos desde este Chiloé que vuelve a ser mi casa.

Mi querida España

Nov 19, 2012 Author: Eugenia | Filed under: La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

El otro día, ya no recuerdo dónde lo leí, supe que, en origen y tal como ella la compuso, esa canción de Cecilia decía “Mi querida España, esta España viva, esta España muerta”…letra que, evidentemente, la censura franquista no iba a aceptar, y finalmente la versión oficial se quedó tal como la conocemos todos.


Mi querida España…como suele ser habitual en estos últimos años, cuando tengo muchas cosas que decir me quedo callada porque no logro ordenarlas. Quizá si dejo salir las ideas de forma libre pueda formar un collage más o menos inteligible para vosotros, que me tenéis tanta paciencia en los tiempos y las formas de escribir estas letras.
Estuve en mi tierra del 1 al 16 de noviembre. Me vienen a la mente imágenes de las calles de un León que parece pertenecerme cada vez más…¿no debería ser al revés?  Es decir, cada vez que vuelvo es como si me diera más cuenta que soy de allí. Pero…¿realmente “se es” de alguna parte? A mí aún no me ha llegado ese síndrome del emigrante (o síndrome de penélope, por la canción de Serrat), que cuando vuelve ya no encuentra lo que dejó y por lo tanto se queda en un limbo, en tierra de nadie, desarraigado. Cuando yo vuelvo a León encuentro las mismas cosas de siempre, con la diferencia que ahora me gustan más.


Veo aún frescas en mi memoria las imágenes de las piedras que cuentan su historia a cada paso, por donde uno mire, y los ojitos asombrados de las personas que venían conmigo. Me sumerjo de forma superficial en la tradición, en la historia que dio forma a lo que soy, y me da vergüenza no haberme embebido antes, tan borracha de mí misma y de mis circunstancias que estuve en la adolescencia y primeros años de madurez.


Irse para volver…Hay un pasaje de la biblia que dice “cierto hombre noble partió hacia una tierra remota, con el fin de tomar para sí un reino, y volver después”. Yo no vine a Chile a colonizar, a robar, asesinar ni tomar para mí nada que no me haya ganado con mi trabajo, pero sí he ganado un reino. El reino de lo que siempre fue mío y nunca supe apreciar.


También en lo emocional…cada vez que llego me cuesta más la idea de lo lejos que parto…y pienso si la vida sería igual si volviera a vivir allá, o si tanta maravilla es efecto del momento, de la certeza de la brevedad del milagro de volver a ver a mi familia, a mis amigas del alma.


En lo laboral, el viaje fue realmente provechoso. Fuimos muy bien recibidos tanto en la Universidad como en el CSIC, y por supuesto e todas las explotaciones de ovino, en la sede de la Asociación de la Raza Churra y en el Consorcio de Promoción del ovino.  Posteriormente me fui a Zaragoza, donde avancé mucho en la ejecución de mi proyecto Fondecyt, y contra todo pronóstico, no me sentí sola esa semana, pese a estar en tierra de nadie. Y cuando el avión cruzó la cordillera de los Andes y uno de mis acompañantes tuvo la poca delicadeza de decir “esta si que es una cordillera, y no esa caca de los pirineos”, se abrió el grifo y no he dejado de llorar en tres días.  Sé que el humor de los chilenos es diferente y que siempre vamos a tener un cierto cortocircuito cultural, y en ese momento me hice dolorosamente consciente de que estaba regresando a un país que de momento me trata bien, al menos en lo laboral, pero que nunca va a ser mi país. Que la forma en que hablo y me expreso cuando estoy en León, Zamora, Palencia, Valladolid, Zaragoza o donde sea aquí no sirve. Que siempre voy a ser extranjera.


Hay muchas personas que nos han recibido con los brazos abiertos en sus casas, sus explotaciones y sus vidas. Vaya mi agradecimiento para todos ellos, pero especialmente para los doctores Fernando de la Fuente y Carlos Gonzalo, que se ocuparon de organizar una gira increíblemente provechosa para todo el grupo. Muchas gracias…y hasta la próxima!

Fernando y Miguel
Fernando y Miguel

Carlos y Euge
Carlos y Euge

Foto grupo
Foto grupo

EL SABOR DE LA HISTORIA

Sep 11, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Historia, La Vida..., Música, Poesía, Soñando, Trabajando, Viajando

Queridas y queridos:

Hoy es 11 de Septiembre. Este año, en este día, en el que habitualmente me recojo y reflexiono acerca de la historia, la vida me ha traído afanes que son parte también de ella; en este caso, de la historia que estoy escribiendo, sola y en compañía, a cada paso que doy en esta tierra.


Hoy el Cordero Chilote ve la luz en Santiago de Chile ante los ojos asombrados de varios ministros. Hoy el pueblo Chilote reclama lo que es suyo, lo que ha sido suyo desde hace más de 400 años.
Y mientras tanto, a 14000 km de distancia, con cierto dolor y dividida, yo sólo puedo acompañarlos con una parte del corazón mientras la otra mitad goza del ambiente que me rodeó desde el nacimiento y mi cerebro trata de asimilar miles de nuevos desafíos y sabe que se vienen tiempos duros en lo laboral. Nadie dijo que hacer historia a través del trabajo iba a ser fácil.


Sólo tengo una foto por el momento. Quizá (sólo quizá) en las próximas semanas haré una entrada más extensa. Y si no, siempre podéis preguntar……recordad que estas líneas son vuestras. Nada de vergüenzas, nada de excusas. La familia de la Tierra de las gaviotas es cada vez más extensa, y en cada uno de vuestros hombros me apoyo para seguir adelante.


Gracias por seguirme ayudando a bailar con la vida en este sueño valseado.


Este año, mi homenaje al Chicho Allende no es el Canto al Programa sino esa canción de Silvio, que inspiró la creación de este Blog y que habla sobre personas que sueñan sueños y cuando menos se lo esperan los están viviendo. Compañero Allende, como cada año, como cada paso, sigues vivo en mi memoria. Moriste luchando por tu sueño y cuando las miserias cotidianas me ensombrecen la sien sólo tengo que recordarte para tomar aliento…y continuar pretendiendo la canción y la poesía.


Sueño Valseado (S. Rodríguez)


Una vez me entretuve con un sueño.
Lo tomé, lo solté, le di tres vueltas,
lo aprehendí, me lo puse, fui su dueño…
y pensé que era cosa ya resuelta.
Y soñando que un sueño era mi traje
pretendí la canción, la poesía,
y aquel sueño aprendió todo el mundo de mí
(e iba yo sin saber que él sabía).
Y así fui por la tierra, por los mares,
por los cielos, las noches y los días,
los amores, los templos y los bares,
Así fui con mi sueño que sabía.
Y aquel sueño que yo soñaba puesto
comenzó a soñar que él me soñaba,
y un buen día aprendí todo el mundo de él
y ahora somos pareja en la sala.
E inventamos un vals
Que bailamos para soñar.
Sueño que bailo con mi vals,
y el vals soñando
que con su hombre
bailando va.


Sueño y soy sueño: soy un vals
que viene y va,
que viene y va.

el sabor de la historia

el sabor de la historia

El guardián de la Pincoya

Ago 1, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, La Vida..., Mitología

Estimadas/os

Este mes y medio en que no he actualizado he salido en un par de ocasiones de la isla. Tengo fotos que compartir e historias que contaros, pero mientras me gana el trabajo diario a ratos y la pereza otros tantos, hoy quiero contaros que en la fuente que inauguraron en la plaza de Castro se ha instalado, hace ya bastante tiempo, un perro. Duerme en la estación de autobuses y todas las mañanas va a la fuente, y se pasa el día subido en ella, recorriendo el borde en círculos, obsesionado con el agua. Cuando alguien toca el agua con la mano, él se acerca corriendo, y si alguien tira monedas u otros objetos pequeños en la fuente, los recoge. Se mete en el agua aunque la temperatura esté bajo cero.

pastor

pastor

La foto no es mía, es del diario on line soychiloé.

Al verlo cada día, siento una mezcla de pena y alegría, como siempre que observo a los perros callejeros en las calles de Castro y en el resto del país.  Pena por el frío (aunque él no parece notarlo ni enfermarse), y porque es una situación que debería solucionarse (mediante la tenencia responsable de mascotas por parte de los ciudadanos) y alegría porque, pese a todo, es muy raro verlos enfermos o desnutridos…siempre se consiguen comida y un sitio para dormir, y a menudo se ven “pandillas de 5 o 6 (y hasta 10) corriendo alegremente por la ciudad, dirigiéndose con aire afanoso hacia donde parecen tener una importante reunión.

De todas formas, todos los días muere alguno atropellado y en realidad el asunto no es gracioso…

La gente de Castro, tan propensa a la mitología, ya está diciendo que el perrito es el Pincoy, que está ahí encarnado en perro protegiendo a su amada Pincoya.

Un beso para tod@s


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Junio 2013
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando