Historia de un sueño valseado

Archive for the ‘Geografía’ Category


JUNIO

Jun 28, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Geografía, La Vida..., Leyendo, Trabajando, Usos y costumbres, Viajando
:)

:)

Estimadas y estimados:

Creo que es la primera vez desde que inauguré el blog que estaba tanto tiempo sin actualizar…y aunque me siento en deuda y me gustaría dedicarle un día entero a la redacción de este post, no puedo ni debo hacerlo. Así que voy a encontrar un saludable término medio…

El otoño se despidió de la isla con algunos temporales antológicos y vientos de más de 100 Km por hora. Por las noches la casa literalmente se movía, resistiendo los embates del viento. Una mañana, al salir por la pista rural vi que las camionetas de dos de mis vecinos estaban detenidas en el camino, porque durante la noche el viento había botado (derribado) un gigantesco coigüe que impedía el paso. Así que tuve que esperar pacientemente a que lo cortaran con motosierra, y después ayudar a retirar las ramas bajo una lluvia torrencial. Cuando por fin nos pusimos en marcha, 200 metros más allá había otro árbol, esta vez un eucalipto…Y hubo que repetir la operación. De todas formas mis vecinos se lo tomaban a cachondeo y me contagiaron su buen humor. Después, en el camino hacia la ciudad, ví tachos (contenedores) de basura que volcados, tapas de depósitos de agua que habían volado vaya usted a saber desde dónde, vallas publicitarias tumbadas…

Se me fue el otoño (1)

Se me fue el otoño (1)

Se me fue el otoño (2)

Se me fue el otoño (2)

Se me fue el otoño (3)

Se me fue el otoño (3)

Mi bosque, llegando a casa una tarde cualquiera

Mi bosque, llegando a casa una tarde cualquiera

Hongo gelatina

Hongo gelatina

Estos no los había visto en mi vida

Estos no los había visto en mi vida

Después de estos días, el viento se calmó, para dejar instalarse al invierno.. . El We Tripantu  ha traído las primeras heladas sin avisar, de hecho una mañana había escarchado tanto que la camioneta estaba congelada y no se podían abrir las puertas.  Como el año pasado lo pasé muy mal, este año he tratado de estar prevenida, pero por más que he intentado buscar diferentes opciones de calcetines (de fibra de bambú, térmicos, de alpinista…)  me resigno a pasar unos cuantos meses con los pies permanentemente fríos y húmedos. C´est la vie en el Sur del mundo.

Más cosas: Patricio está bien, muy bien. Creciendo mucho y muy contento. Me impresiona la rapidez con la que ha aprendido a leer: cuando empezó el curso en marzo no leía nada, y ahora es capaz de leer frases completas, los envases, los carteles publicitarios y todo lo que le llame la atención (o sea, TODO). Se le ha torcido uno de los paletos de arriba, pero no le he dado importancia porque es de leche y en culquier momento se le va a caer. No sé si os conté que ya no tiene Kung-Fu, porque su profesor (Milenko), que es técnico pesquero y quedó en el paro por la crisis de las salmoneras en la isla, encontró trabajo y tuvo que dejar de impartir el taller. El colegio, tratando de buscar una solución, contrató un par de semanas después a un jovencito (Jamadier), cinturón super-mega-negrísimo de Tae-Kwon-Do, para sustituirlo, pero a esas alturas todos los niños se habían apuntado a otros talleres, con lo cual Patricio ahora tiene un profesor cuasi particular de Tae-Kwon-Do dos veces por semana…Esto le gusta mucho más que lo otro, porque en el kung fu sólo hacían posturas de la garza y el tigre y todo eso, pero ahora el profe se coloca un escudo en el brazo y Patricio puede patearlo alegremente sin miedo a la represión materna. A veces voy cinco minutos antes de la hora de salida y lo observo sin que me vea, y a esa hora el profe ya lo suele tener meditando, sentadito en la alfombra en posición del loto, las manitos recogidas como el ying y el yang y los ojitos cerrados.  Algunas noches, antes de dormirse, me pide que meditemos juntos.  Por cierto, la semana pasada el profe me pilló por banda y me dijo que me iba a enseñar a meditar a mí también, y allí me sentó, en la alfombra, toda una señora paisana disfrutando como una chiquilla, jajajaj!!!

Una plantita que me regalaron, en mi escritorio. la riego los lunes, como hacía María en el Departamento :)

Una plantita que me regalaron, en mi escritorio. la riego los lunes, como hacía María en el Departamento :)

La casita del títere, con camión estacionado en la puerta incluído (por favor no se fijen en los mocos del constructor)

La casita del títere, con camión estacionado en la puerta incluído (por favor no se fijen en los mocos del constructor)

"Efectivamente, me he dormido encima del saco de avena y no me interesa lo que pienses al respecto"

"Efectivamente, me he dormido encima del saco de avena y no me interesa lo que pienses al respecto"

Ración ovina individualizada ;)

Ración ovina individualizada ;)

Ración ovina descontrolada (O: "La paisana tiene avena! Al ataqueeeerrrllll!")

Ración ovina descontrolada (O: "La paisana tiene avena! Al ataqueeeerrrllll!")

El panorama nacional está revuelto. Ha habido una serie importante de manifestaciones en contra del proyecto Hidroaysén, incluso en castro (unas 1000 personas). Además, los liceos de todo el país están “en toma” porque los estudiantes reclaman sus derechos. Y la semana pasada salieron 15000 personas a las calles de Santiago para manifestarse exigiendo una ley de uniones de hecho. Los medios lo clasificaron como “marcha del orgullo gay”, pero en realidad en la marcha participaron muchos tipos de familias. Los prejuicios en Chile aún son muy grandes, y si se me ocurre sacar el tema en alguna reunión de amigos noto la incomodidad de la gente, que se debate entre su educación, los “chistes de maricones” y mi presencia, que por “europea” y “progresista” inhibe muchos de los comentarios y empuja a la gente a replantearse sus posturas. Al final todo es cuestión de tiempo. Si sigue habiendo presión social con respecto al tema, en unos 20 años más las uniones de hecho, sean del tipo que sean, ya no serán cuestionadas, al menos no legalmente.

Arco Iris frente a mi oficina

Arco Iris frente a mi oficina

Cargando colmenas

Cargando colmenas

El otro día, cuando salió la noticia del congresista al que pillaron enseñando la chorra por la cámara web, Patricio me preguntó si enseñar el pito por el ordenador es delito. Últimamente me cuestiona mucho acerca de la legalidad/ilegalidad de las cosas, si te pueden llevar a la cárcel por pasarte la línea continua, etc etc. Reconozco que hay momentos en los que tengo que pensar bastante acerca de cómo funciona el mundo antes de contestarle a él.

El día 19 de junio fue el día del padre en Chile. Lo celebramos llevando a los niños a La Brújula del Cuerpo, que ha renovado las instalaciones…ahora en vez de tener una piscina de bolas y cuatro colchonetas roñosas tiene una piscina de bolas…y una wii a la que los nenes pueden acceder por un módico precio, que ningún padre/madre está dispuesto a sufragar y por lo tanto permanece ahí muerta de risa. De todas formas, nuestro medio equipo de fútbol infantil lo pasó muy bien.

Como la ley de Murphy nunca falla, durante este mes he tenido varios episodios de corte de luz/ leña húmeda/filtro del agua estropeado sucediendo simultáneamente en los días más fríos o de más lluvia. también me he quedado colgada con uno de los coches del trabajo, y mi camioneta, después de varios meses funcionando bien, vuelve a estar estropeada. De todas formas me doy cuenta que me tomo las cosas con mayor relatividad y buen humor que el año pasado. la experiencia me ha ido demostrando que las cosas se arreglan, tarde o temprano, y que desesperarse sólo lleva a sufrir de más y a que la situación empeore. Como contraparte, hemos hecho algunas mejoras en la confortabilidad de la casa: instalamos barras de cortinas en el living y en la cocina, y compramos cortinas nuevas. Ahora toda la casa tiene cortinas y las del dormitorio son realmente bonitas. También hemos comprado juegos de sábanas para l@s niñ@s, de hello kitty, pukka, discovery kids y similares, que han causado sensación, y unas cuantas almohadas. Hemos plantado nuevos manzanos y algunos cerezos, aunque en mi zona no hay ningún cerezo conocido que dé frutos, y me regalaron también unos ganchos de ciruelo chilote, sin raíces, que he colocado en vivero para poder plantarlo dentro de unos meses.  Mis ovejas están bien, capeando los temporales y resistiendo la época de mayor restricción de alimento como unas campeonas, aunque con ayuda, obviamente.  El día de la helada no quisieron guardarse y amanecieron con el lomo blanco. Utilizando un plástico de piscina viejo les hemos  construido un comedero para darles fardo, además del que ya tenían para la avena. La preñada sigue preñada, aún no le han crecido las ubres así que esta semana tampoco pare, y de las otras sospecho que alguna más está esperando familia. Ya conocen el sonido del caldero de la avena, y cuando quiero que vengan sólo tengo que hacer ruido con él e inmediatamente las tengo a todas alrededor. Parecen perritos. En cuanto a los gatos, se pelean mucho entre ellos, tanto que creo que les voy a cambiar el nombre por “Costras” y “Jack Sparrow”. Están llenos de cicatrices y postillas. Además, como los he tenido unos días sin entrar a la casa, porque se dedicaban a reclamar como propia la montaña de ropa para planchar, los ratones han detectado su ausencia y el otro día pillé mordida una manzana que quedó accidentalmente en la parte más baja de un frutero (de esos de ruedas con varios pisos)… con lo cual los gatos han vuelto a entrar, y las precauciones con respecto al alimento almacenado, si ya eran estrictas, ahora se han vuelto férreas.  Como siempre digo, ¡qué bonita es la vida en el bosque! 

Mis nuevos árboles (1)

Mis nuevos árboles (1)

Mis nuevos árboles (2)

Mis nuevos árboles (2)

Tralaralalita, planto mis plantitas ^_^

Tralaralalita, planto mis plantitas ^_^

Patricio practicando la auto-foto resultona para cuando tenga facebook :D

Patricio practicando la auto-foto resultona para cuando tenga facebook :D

Patricio practicando la auto-foto chorra para cuando tenga...amigotes tan cafres como él

Patricio practicando la auto-foto chorra para cuando tenga...amigotes tan cafres como él

Algunos pasan olímpicamente del nuevo surgimiento de la vida en nuestro campo...

Algunos pasan olímpicamente del nuevo surgimiento de la vida en nuestro campo...

El humo de mis chimeneas ^_^

El humo de mis chimeneas ^_^

Yemas de cerezo (tocad madera para que no se las zampen las ovejas)

Yemas de cerezo (tocad madera para que no se las zampen las ovejas)

En un viaje a Puerto Montt me compré el último libro de Isabel Allende, “El diario de Maya”. En realidad no me gusta mucho la Allende, pero no pude resistirme a ver cómo retrata la vida y costumbres del archipiélago a través de los ojos de una “gringuita” de 20 años. Nada del otro mundo, se lee en un suspiro sin mayores complicaciones, pero a mí, que cabalgo entre dos mundos, el de la extranjera europea y el de la vecina chilota (o “achilotada”, como me dicen acá), me proporcionó un interesante rato de reflexión acerca de los estereotipos (no sé si también prejuicios) y de cómo yo misma  en ocasiones abuso de ellos, consciente o inconscientemente, cuando redacto estas líneas. Aunque probablemente, el año pasado lo hacía con mucha más frecuencia que ahora.

El sempiterno transbordador

El sempiterno transbordador

Puesta de sol una tarde de trabajo

Puesta de sol una tarde de trabajo

En lo laboral, el comienzo del mes tuve mucha actividad fuera de la oficina, dando charlas a lo largo y ancho de la isla: Chonchi, Queilen, Curaco de Velez, Quellón, Achao, Isla Lemuy (de donde vino mi oveja Lemuyana), entre otros. Me gustó mucho conocer tantos lugares en los que no había estado, y encontrándome cosas entrañables como la Escuela Rural “El pulpito” (aún no he averiguado si la omisión de la tilde en la u fue accidental o intencionada), el cartel de la carretera que ofrecía “Sanguchón de pernil” (una traducción aproximada sería “peazo bocata de lacón”) y “El paraiso del moluLco”, al lado de uno de los mayores centros de cultivo de chorito (mejillones), donde se pueden disfrutar todas las exquisiteces del mar por un módico precio…y donde la L no es un error sino que toma el nombre de ese sector, que se llama precisamente así.

Trataré de no volver a dejar pasar tanto tiempo sin actualizar, porque me doy cuenta que muchos detalles del andar cotidiano se me escapan entre los dedos antes de que me de tiempo a anotarlos. Y en el fondo, si algo me gusta de esta web, es su capacidad para haceros partícipes de todas esas cositas que le dan sabor a mi vida en esta parte del mundo.

Os quiero y vais conmigo en cada paso.

Dalcahue (Tierra de Dalcas)

Dalcahue (Tierra de Dalcas)

Vulcanización El Chilote Chico y Curanto al Hoyo

Vulcanización El Chilote Chico y Curanto al Hoyo

Puertita

Puertita

Cabañas "onde Nacho"

Cabañas "onde Nacho"

Patricio en el mercado

Patricio en el mercado

Farmacia y completos en el mismo sitio...el colesterol ya no es un problema! ^_^

Farmacia y completos en el mismo sitio...el colesterol ya no es un problema! ^_^

Mural en una calle de Chonchi (1)

Mural en una calle de Chonchi (1)

Mural en una calle de Chonchi (2)

Mural en una calle de Chonchi (2)

Costanera en Chonchi

Costanera en Chonchi

¿Por qué?

¿Por qué?

Respuesta 1: Porque me da la gana

Respuesta 1: Porque me da la gana

Respuesta 2: porque a los criadores de salmón y choritos les da la gana

Respuesta 2: porque a los criadores de salmón y choritos les da la gana

Paso a la isla Lemuy

Paso a la isla Lemuy

Paso a la isla Lemuy (2)
Paso a la isla Lemuy (2)

QUENAC

May 23, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Geografía, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Estimadas, estimados:

La semana pasada hubo una actividad “de terreno” en la isla Quenac. Tuve que preparar un power point rural, es decir, una pancarta con fotos pegadas (tal y como se hacían los posters de los congresos antes de la era digital), porque en la mayor parte de las islas del archipiélago no hay suministro eléctrico durante el día (hay luz más o menos de 6 de la tarde a 10 de la noche), con lo cual el uso de cualquier cosa parecida a un retroproyector es ciencia-ficción :)  

power point rural ^_^

power point rural ^_^

No sé si os acordáis que hace unos meses tenía que ir allá por otra actividad pero nos quedamos en tierra porque un chiquillo se suicidó y se paralizó toda la isla…bueno, pues parece que soy ñeta (gafe), porque esta vez ocurrió algo parecido. Dos dían antes del viaje, asesinaron en Puerto Montt a dos hermanos de 18 y 25 años que habían nacido y crecido en Quenac…y justo el día que teníamos que ir se celebraba el sepelio. Afortunadamente no se suspendió el viaje de las lanchas a la isla, y fuimos, aunque sabiendo que la actividad iba a estar muy restringida (obviamente, todo el pueblo iba a asistir al funeral).

Llegamos al puerto de Achao a eso de las doce de la mañana, y hubo que esperar hasta que saliera nuestra lancha , a las tres de la tarde (la hora nunca es fija). Lo de “tomar la lancha” es toda una aventura, al menos para mí, que lo miro todo con ojos nuevos de turista despistada…para la gente de las islas es algo cotidiano. En las lanchas, casi siempre con nombres femeninos como “Fabiola Pamela” y similares, transportan todas las cosas que compran en la Isla Grande o en el continente: colchones, electrodomésticos, sacos de harina y azúcar y todo lo que os podáis imaginar. Hay que dejar el coche en Achao porque a las islas no se puede ir en vehículo; los pocos que hay han sido fletados en viajes especiales, contratando un pequeño transbordador. Habitualmente son camionetas viejísimas y achacosas que recorren cansadas los caminos rurales, en las que cada gota de bencina o petróleo que utilizan se cuida como si fuera oro, dado que también hay que transportarla desde la Isla Grande. generalmente, las personas se movilizan a caballo, dada la dificultad de conseguir y mantener un vehículo.

 

Puerto de Achao (fijáos en las lanchas "aparcadas" al fondo)

Puerto de Achao (fijáos en las lanchas "aparcadas" al fondo)

 

 

Algunos van con prisa a tomar su lancha

Algunos van con prisa a tomar su lancha

Las diferentes lanchas que van cada una a una isla diferente (el nombre de la isla se indica en un cartelito, como en los autobuses) se “estacionan” en el puerto, y para llegar hasta la que necesitas (en nuestro caso, el “Favián Eduardo” ) hay que subirse trepando por el casco de la primera y pasar de barca en barca, sorteando gente, sacos, maletas, aparejos de pesca y bultos varios. Cuando tuve que subir a la primera lancha me quedé colgando del casco como una mona (no es fácil, os lo aseguro, sobre todo cuando vas calzada con botas de puntera de acero) y a duras penas conseguí retreparme hasta llegar arriba, resoplando como una camella; lo mejor fue que, cuando por fín llegué a la cubierta, vi una señorina que se disponía a subir; con mi mejor intención le dije: ¿necesita ayuda? Y ella, tan pancha, me dijo: “no, m´ijita, muchas gracias”, y en un plis plas se había subido a la barca. Impresionante.

 

 

Algunas familias van en barquitas pequeñas

Algunas familias van en barquitas pequeñas

 

 

Vista del "camino" que tuve que recorrer para llegar a mi barca...todo lo que véis son personas y bultos encima de unas siete lanchas.

Vista del "camino" que tuve que recorrer para llegar a mi barca...todo lo que véis son personas y bultos encima de unas siete lanchas.

Durante el trayecto hay personas que bajan al reducido habitáculo interior (incluso algunos aprovechan para echar una siestecita) y otros van arriba. Las cajas, paquetes y “cachureos” (cachivaches) varios  se distribuyen por todas partes. Las lanchas salen sólo si no hay temporal, con lo cual muchas veces la gente se queda en tierra y tienen que descargar de nuevo todos los bultos. Y lo que es peor, a veces uno viaja a las islas con equipaje para un par de días…y se tiene que quedar dos semanas hasta que el tiempo mejora y puede salir la lancha!

 

 

Flavián Eduardo, una de las pocas lanchas con nombre masculino

Flavián Eduardo, una de las pocas lanchas con nombre masculino

 

 

¿A dónde vais? A Achao!!!!!!! (contentas)

¿A dónde vais? A Achao!!!!!!! (contentas)

 

Una siestecita... (justo cuando le saqué la foto abrió los ojos y me pilló, vaya corte)

Una siestecita... (justo cuando le saqué la foto abrió los ojos y me pilló, vaya corte)

Este peñón habitualmente está llenos de lobos, pero a la hora que pasamos sólo había uno (¿lo véis?)

Este peñón habitualmente está llenos de lobos, pero a la hora que pasamos sólo había uno (¿lo véis?)

Cuando llegamos a la isla el ambiente no era muy festivo que digamos; en la pequeña casita donde nacieron los hermanos se estaba celebrando el “velorio”. En Quenac, como en muchas otras partes de Chiloé, aún se vela a los difuntos en las casas. Nos instalamos en la cabaña de la señora Nancy, que nos dio de cenar en su casa mientras revolvía la ensalada de betarraga (remolacha) porque se le había quedado congelada (la dejó fuera de la ventana unas horas), y chupaba tranquilamente la cuchara de servir para ver cómo estaba de sal.

 

Llegando a Quenac (las casitas que se ven no son una parte del pueblo, son TODO el pueblo)

Llegando a Quenac (las casitas que se ven no son una parte del pueblo, son TODO el pueblo)

 

 

La señora Nancy

La señora Nancy

A la mañana siguiente nos dimos cuenta de que cualquier actividad de las que teníamos programadas con los productores iba a ser imposible de realizar, porque todo el pueblo iba a asistir al funeral. Lo único que pudimos hacer fue la reunión, que estaba programada para la mañana y pudimos aplazarla para la tarde. Mi fantástica presentación en papel no se veía desde lejos, porque el galpón donde estábamos se estaba oscureciendo por momentos (eran ya las cinco de la tarde) y porque, todo sea dicho, no calculé que las fotografías eran difíciles de ver a una distancia mayor de un metro…así que, a grandes males, grandes remedios:

^_^

^_^

 

La cabaña de la señora Nancy

La cabaña de la señora Nancy

 

Vista desde mi ventana por la mañana (1)

Vista desde mi ventana por la mañana (1)

 

Vista desde mi ventana por la mañana (2)

Vista desde mi ventana por la mañana (2)

 

Vista desde mi ventana por la mañana (3)

Vista desde mi ventana por la mañana (3)

El cortejo fúnebre salió de la pequeña casita de los chicos. Las cajas las llevaban los compañeros del club de fútbol, vestidos con sus camisetas. Primero los llevaron a la sede del club, después a la escuela del pueblo, a la iglesia (en cada parada se repetían y mezclaban cánticos, ovaciones, llantos y rezos)  y por último al cementerio; todos los lugares que he citado estaban en la misma cuadra. El proceso, equivalente a dar una vuelta a la manzana, duró en total unas 5 horas. Independientemente de los aspectos sanitarios y legales, pienso que esta sigue siendo la forma más digna y humana de despedir a los muertos. No hice muchas fotos por respeto, pero os dejo una pequeña muestra.

 

Los abanderados con el uniforme de la escuela llegando al velorio

Los abanderados con el uniforme de la escuela llegando al velorio

 

Una de las pocas camionetas de la isla, transportando a la gente que llegaba al funeral

Una de las pocas camionetas de la isla, transportando a la gente que llegaba al funeral

 

El cortejo saliendo de la casa

El cortejo saliendo de la casa

 

La flora y fauna de Quenac son esencialmente parecidas a los de la Isla Grande. Uno de mis compañeros me enseñó una planta llamada quiscal (Greigia sphacelata), de la familia de las bromeliáceas y nativa de Chile, de la que se sacan los “chupones”  (fruto comestible). Se come la parte blanca, que tiene un sabor parecido a las tunas (higos chumbos) y semillas grandes y negras. Sacarlos es muy difícil, porque las hojas de la planta cortan como un cuchillo de sierra, y la infrutescencia de la que se sacan los “chupones” es en sí misma una trampa llena de pinchos…pero merece la pena pincharse un poco, porque están muy ricos.

 

Chupones (1)

Chupones (1)

 

Chupones (2)

Chupones (2)

El jardín de la señora Nancy era una casa de sorpresas, una cápsula del tiempo en la que te podías encontrar cualquier artilugio, entre ellos varias piedras de molino y una prensa para hacer chicha. La chicha de manzana es una bebida tradicional de Chiloé parecida a nuestra sidra, que se prepara machacando las manzanas a varillazos (maja a vara) o aplastándolas entre dos planchas de madera. En la foto, fijáos que en la punta hay una malla de plástico que hace las veces de filtro; antiguamente se unaba una red de quilineja, una planta trepadora con la que se confeccionan también cestas, creo que ya os he hablado de ella en alguna ocasión.

El jardín de la señora Nancy

El jardín de la señora Nancy

Piedras de molino

Piedras de molino

Prensa

Prensa

Os dejo algunas fotos más que tomé en el pueblo, para que veáis cómo son las casitas y la pintoresca iglesia.

Iglesia de Quenac

Iglesia de Quenac

Casa en Quenac (1)

Casa en Quenac (1)

Casa en Quenac (2) (esta es la casa donde nacieron y se criaron los dos chicos fallecidos)

Casa en Quenac (2) (esta es la casa donde nacieron y se criaron los dos chicos fallecidos)

Un carro chilote (hecho completamente de madera)

Un carro chilote (hecho completamente de madera)

Una calle de Quenac

Una calle de Quenac

Caballos en el aparcamiento de la playa

Caballos en el aparcamiento de la playa

La silla de montar es un cuero de oveja sin curtir (sólo estirado y secado al aire) como el que se estaban comiendo Jochimín y Stalin

La silla de montar es un cuero de oveja sin curtir (sólo estirado y secado al aire) como el que se estaban comiendo Jochimín y Stalin

BMW y Seat 600 ^_^

BMW y Seat 600 ^_^

Las omnipresentes tejuelas de alerce

Las omnipresentes tejuelas de alerce

 

La noche antes de irnos hubo un temporal gigantesco y teníamos serias dudas de que  hubiera lancha al día siguiente. A las ocho y media de la mañana, hora a la que supuestamente nos íbamos, la lancha no estaba en el embarcadero. Nos dimos un paseo por la playa, con el hallazgo de una medusa incluido,  y finalmente a las nueve y algo llegó nuestro autobús acuático.

 

En la playa (1)

En la playa (1)

 

En la playa (2)

En la playa (2)

 

En la playa (3)

En la playa (3)

En la playa (3)

En la playa (3)

Medusón (no conozco la especie)

Medusón (no conozco la especie)

Bióloga, veterinaria y medusón

Bióloga, veterinaria y medusón

Por fin llega la lancha

Por fin llega la lancha

Hasta la próxima, Quenac

Hasta la próxima, Quenac

En el viaje de vuelta, la parte femenina de la expedición se acomodó en la parte de abajo de la lancha, porque veníamos muy cansadas.

¿De dónde venís? De Achaaaaaaaaoooo...(zzzzzzz)

¿De dónde venís? De Achaaaaaaaaoooo...(zzzzzzz)

Desembarcando niños, bultos, y tratando de que el capitán te haga caso para pagarle los pasajes (ojo a la caja de la pequera "frutos de Dios")

Desembarcando niños, bultos, y tratando de que el capitán te haga caso para pagarle los pasajes (ojo a la caja de la pequera "frutos de Dios")

Misión cumplida ^_^

Misión cumplida ^_^

Por lo demás, el otoño se ha enseñoreado con la Isla Grande y ya hemos sufrido unas cuantas heladas. Hemos sembrado una buena cantidad de ajos chilotes (los gigantes, ¿os acordáis?) de la cosecha del año pasado. Se nos olvidó desgranarlos antes de ir al terreno, así que hubo que hacerlo sobre la marcha (las manos se pelan y es mejor hacerlo en casa al lado de la estufa…afortunadamente ese día no hacía mucho frío).

 

Transportando a los temporeros en condiciones deplorables

Transportando a los temporeros en condiciones deplorables

Desgranando los ajos

Desgranando los ajos

Ajo chilote con piel (este no es de los más grandes)

Ajo chilote con piel (este no es de los más grandes)

Esparciendo el fertilizante con los pies

Esparciendo el fertilizante con los pies

¿Qué? ¿Que el trabajo infantil está prohibido por la UNICEF? Ah, pero...espera! Bakunin decía que sólo se considera trabajo si es remunerado (en caso contrario es esclavismo), así que...sin problemas!!!

¿Qué? ¿Que el trabajo infantil está prohibido por la UNICEF? Ah, pero...espera! Bakunin decía que sólo se considera trabajo si es remunerado (en caso contrario es esclavismo), así que...sin problemas!!!

El patrón supervisando a los pobres obreros explotados

El patrón supervisando a los pobres obreros explotados

El mismo día que sembramos los ajos sacrificamos una de las corderas, como siempre de forma rápida e indolora en la medida de nuestras posibilidades.  Jochimín y Stalin se volvieron locos con el olor de la sangre, y cuando colocamos provisionalmente el cuero encima de la camioneta para que se oreara decidieron que querían ayudarnos a limpiarlo. A las que quedan les construimos un comedero para darles un poco de avena y ayudarlas a pasar el invierno.

Sin comentarios (1)

Sin comentarios (1)

Sin comentarios (2)

Sin comentarios (2)

Sin comentarios (3)

Sin comentarios (3)

Los excesos de proteína causan estragos en el organismo

Los excesos de proteína causan estragos en el organismo

El comedero

El comedero

Especies nuevas: me regalaron una plantita de ruda (Ruta graveolens), que tiene potentísimos efectos contra los cólicos intestinales y menstruales. Tradicionalmente se planta en la puerta de la casa para evitar visitas (femeninas) indeseadas … También conocí las avellanas chilenas, que son el fruto de la planta silvestre Gevuina avellana,  y tostadas saben ligeramente parecidas a las europeas (Corylus avellana), aunque ni siquiera son primas. El nombre, obviamente, se lo dieron los españoles.

 

Avellanas chilenas tostadas

Avellanas chilenas tostadas

El día 21 de mayo se celebró el día de las Glorias Navales. Como cada año, hubo un desfile en la plaza de armas (aunque esta vez el colegio de Patricio no asistió por razones meteorológicas), y después del desfile una manifestación (unas mil personas) en contra de Hidroaysén (un proyecto que pretende construir cinco centrales hidroeléctricas en una zona casi virgen de la Patagonia Chilena), una más de todas las que se han sucedido a lo largo del país en estos días. A esto se sumó la rendición de cuentas del presidente, que en un acto profundamente republicano (¿?) da cuenta de la marcha del país al Congreso en pleno, donde están representados todos los poderes del país. Este año lo interrumpieron 14 veces, siendo uno de los discursos más “accidentados” de los últimos años.

 

Estimad@s.

La semana pasada tuve que forrar con papel de regalo una caja gigante de la que tendrá que salir mi hijo en su ceremonia de graduación…imaginaros el espectáculo al movilizarla por Castro…en fin. Además, me entregaron la túnica que tiene que colocarse ese día (una especie de saco azul…vamos, que con ella puesta parece el murciélago que pilló el Stalin pero azul y con un lazo amarillo al cuello).

 

forrar una caja de este tamaño no es tan sencillo como puede pensarse...

forrar una caja de este tamaño no es tan sencillo como puede pensarse...

Me invitaron a un seminario ovino en Loncoche, un pueblito de la novena región (Araucanía, os recuerdo, donde los indígenas pehuenches, los mapuches y los piñones gigantes de Araucaria…¿os acordáis?). Desde Castro son “sólo” 9 horas de viaje…pero valió la pena. En lo laboral salió todo bien (o al menos esa fue mi impresión) y la gente fue super amable conmigo. Me llevaron de “paseo exprés” a Villarrica, uno de los mayores centros turísticos de Chile (tiene un lago y un volcán con nieve perpetua muy bonitos). Además los organizadores del seminario me regalaron una artesanía local, unos copihues de madera.

artesanía

artesanía

Lo que se ve al fondo es el volcán y el lago (Villarrica)

Lo que se ve al fondo es el volcán y el lago (Villarrica)

El copihue (Lapageria rosea) es la Flor Nacional de Chile (tienen bandera nacional, himno nacional, escudo nacional, animal nacional, flor nacional y seguro que alguna otra cosa nacional que desconozco…). El nombre viene del mapundungun “kopiwe”. Es como una enredadera. Las flores son rojas, preciosas (también hay copihue blanco pero el nacional es el rojo), y actualmente está prohibida su recolección y venta, aunque en la zona donde estuve es donde está la mayor población de la especie, y es por eso que hacen artesanía con motivos de copihues. Como curiosidad, la marca de fósforos (cerillas) más utilizada en Chile desde hace décadas se llama copihue, las cajitas tienen la flor dibujada y la leyenda “trabajo de chilenos”. Fue una de los primeros objetos chilenos me regalaron estando aún en España, y aunque ahora utilizo los fósforos en cantidades industriales y en varios tamaños diferentes, aún guardo esa cajita con mucho cariño. Una leyenda cuenta que los copihues provienen de las lágrimas de sangre derramadas por los guerreros mapuches al ver a sus compañeros muertos tras una batalla. Hay otra que explica la historia de dos príncipes, la princesa mapuche Hues y el príncipe pehuenche Copih, que mantenían una relación amorosa en secreto, y un día los pilló el padre de Hues a orillas de la laguna Nahuel. El padre les atravesó el corazón con una lanza, murieron y sus cuerpos cayeron al agua. Tiempo después, los pueblos mapuche y pehuenche, tristes por la ausencia de los príncipes, se reunieron en las orillas de la laguna para recordarlos. Al amanecer, emergieron dos lanzas de las aguas, entrecruzadas y atadas por una enredadera, y en ella había dos hermosas flores alargadas, una roja como la sangre y otra blanca como la nieve. A esas flores las bautizaron como copihues.

copihues

copihues

 

Siguiendo con mi viaje, estuve de visita en el campo de algunos productores de la zona, y uno de ellos tenía (a ver si me acuerdo de todo): ovejas, cabras, chanchos, gallinas, pavos, patos, ocas, conejos, abejas…y dos llamas (macho y hembra) que compró con intención de pastorear a las ovejas (en esta zona las utilizan para eso). Al principio sólo tenía a la llama y todo iba bien, hasta que compró al llamo…entonces la hembra empezó a ponerse agresiva y se fue a la porra la labor de pastoreo. Ahora los mantiene juntos en un potrero grande sólo para ellas…lo que no sabía el pobre es que las llamas y los llamos pasan todo el año separados (se odian), y sólo se juntan en la época de reproducción.

llama y llamo

llama y llamo

El resto de la semana transcurrió tranquilo, aunque tuvimos un duro trabajo para desmalezar las habas y los guisantes, porque no les echamos herbicidas y claro, las plantas adventicias (para un biólogo no existen las “malas hierbas”) hacen su agosto…en diciembre.

El lunes de esta semana, cuando llegué a dejar a Patricio en su sala (clase), una “apoderada” (vamos, una mamá, pero es que a los responsables de los niños se les llama apoderados para evitar discriminar a los que no tienen papá y/o mamá) con la que me llevo bien se me quedó mirando y me dijo:

- “Y tú…qué te pasó ayer que no viniste?”

-Que no vine ¿a dónde? -Pregunté, muy mosqueada

-Pues al Paseo de Curso, mujer…………………..

En ese momento me llevé la mano a la frente y exclamé un “conchesumare!!!” digno de cualquier chileno que se precie de serlo. La traducción en este caso equivale a un “h*stia p*ta!!!” (con perdón). El Paseo de Curso: actividad clásica por excelencia, no puede faltar en los diciembres de todos los escolares chilenos desde los 3 hasta los 16 años. El nivel de importancia es tal, que a los niños chilenos no se les amenaza diciéndoles que se quedarán sin “viejito pascuero” (papá noel), sino que si no se portan bien, no irán al Paseo de Curso. El Paseo lo organizan los apoderados de cada curso. Se recauda plata, se ponen de acuerdo para ver dónde será, qué día, a qué hora, y sobre todo…qué se va a comer y beber y qué regalo se le va a hacer a los niños. Porque claro, como en cualquier evento social chileno que se precie, hay cantidades ingentes de comida; en este caso anticuchos (pinchos morunos), lo sé porque fui a la reunión donde se decidió todo esto) y también se le entrega un regalo a cada niño. El caso es que esta reunión para decidir estas cosas TAN importantes fue hace UN MES, y yo apunté la fecha en un cuaderno…y ahí quedó. Con el grado de actividad laboral, viajes y sobre todo, la ingente cantidad de actividades del Pato en el colegio y el jardín (recordad la Semana del Párvulo, aaaarrrggg!!!), pasó lo que tenía que pasar…SE ME OLVIDÓ EL PASEO DEL CURSO. Así que, mientras los compañeros de clase de patricio se lo pasaban pipa el domingo por la tarde jugando en un centro de diversiones y comiendo anticuchos, mi pobre hijito hizo lo mismo que casi todos los domingos…jugar en el campo mientras yo doblaba el lomo en el huerto. Aunque la verdad es que hizo un día precioso…

El caso es que después de que me lo dijeran las mamás, el lunes me fui al trabajo con un sentimiento de culpa del porte de un buque (expresión chilena para decir “enorme”). Sin embargo, cuando fui a recogerlo a mediodía, salía flipando porque la tía le había guardado sus regalos (2), y claro, patricio no esperaba que un luner cualquiera le cayeran dos regalos del cielo…así que hablé con él, le expliqué lo que me había pasado y me dijo: “no te preocupes mamá, yo sé que tu trabajo es importante y a veces se te olvidan las cosas porque estás muy ocupada, pero no me importa porque me han hecho dos regalos”. Se me partió el corazón de nuevo, pero sonreí y lo abracé, y me sentí muy orgullosa de él. Cuando abrió los regalos se le pasó cualquier resto de pena por no haber ido al paseo: una pistola lanza-dardos de gomaespuma y una camioneta monstruo con ruedas intercambiables…sí, antes de que lo preguntéis, en Chile hay una división sexista de los juguetes mucho más fuerte que en España, que traspasa incluso a los colegios. Cualquier intento de que el regalo hubiera sido un cuento, un puzzle, un instrumento musical o algo por el estilo, habría sido surrealismo puro. Vamos, que aunque algo me atrevía a sugerir a alguna apoderada, ni p*** caso.

La semana pasó rápido, con mucho trabajo, el miércoles sin trabajo ni cole (aquí, obviamente, no hay puente de la Constitución, pero el día 8 de diciembre es el “día de la virgen”, y es “feriado”). Se nos volvió a estropear la camioneta (viva mi camioneta!), y como el jeep lleva muerto un par de meses, nos tocó subir a pata, y tal como pinta la cosa, nos va a tocar hacer lo propio esta semana que viene. El sábado nuestra amiga la vaquita culona (la blanca y negra) ofreció su vida para que nosotros podamos alimentarnos durante el próximo medio año. Si hubiérais visto a los gatos…pillaron tanta carne fresca que después lo único que pudieron hacer fue entrar tambaleándose en la casa, con la panza más inflada que un globo, a hacer la digestión el resto de la tarde, tirados por cualquier parte. Vuelvo a tener el arcón vertical (y el congelador del refri) lleno con 150 Kg de carne, pero afortunadamente esta vez no ha habido un terremoto (no sé si os acordáis que el día del terremoto habíamos matado otra vaca), y no se ha ido la luz, con lo cual esta vez espero que la carne se congele relativamente rápido. Para los más sensibles: vale, sí, en esta casa matamos animales y nos los comemos…pero mi ternera nació en este campo, y toda su vida se ha alimentado de hierba y leche de su mamá. Sólo ha recibido la medicación estrictamente necesaria (desparasitación y vacunas) y le hemos dado un trato cariñoso, incluso cuando la muy guarra se metía en el invernadero a comerse las lechugas. Y os aseguro que ni se enteró de iba a morir. Yo creo que es una vida (y una muerte) más que digna para una vaquita…

la última foto de las tres juntas

la última foto de las tres juntas

carnivora felidae en acción

carnivora felidae en acción

Y así se han pasado dos semanas más en la Tierra de las Gaviotas. La primavera es rebelde, hay días que sale el sol y otros “se caga lloviendo” (llueve a cántaros), y a veces hace un frío que pela, como de invierno. Me han dicho que es por el efecto del niño (no del mío, del climatológico) y que va a durar al menos un año más. Viva el Hemisferio Sur. Arg.

Besos, besos, besos.

DE VUELTA PERO NO REVUELTA

Ago 30, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Geografía, La Vida..., Trabajando, Viajando
Querida famila:
Esta semana comienzo con un saludo especial para Pilar, Blanca y Lito (y Sagra, si sigue por ahí, y si no también), que disfrutan en Riego de la placidez de los últimos días del verano, y que cuidan su huerto como si fuera un templo, el reflejo de uno mismo. Es realmente un buen ejercicio para el alma ocuparse del proceso de crecimiento de otro ser vivo…
La vida, una vez más, nos pasa por encima sin ninguna consideración. La fiesta costumbrista de Apiao se suspendió porque un chiquillo de quince años que vivía en la isla se suicidó. En un lugar tan pequeño (unos setecientos habitantes), sucesos de este tipo convocan a todas las familias y oscurecen el ánimo de la comunidad completa, así que simplemente puedo lamentar lo ocurrido y unirme al luto de esa gente.
Por lo demás, respecto al otro viaje que tenía que hacer, fui, ví… y no vencí, porque ese no era el objetivo. El objetivo era enseñar y aprender, y conseguí ambas cosas. Y conocí gentes y lugares nuevos, y volví cansada y contenta.
Estuve en dos ciudades: Osorno (X región, de Los Lagos, la misma en la que está Chiloé) y Temuco (IX región, de la Araucanía, la misma en la que se recolectan los piñones gigantes de araucaria y donde nos dejó tirados la camioneta). Os lo coloco en el mapa:

osorno y temuco

osorno y temuco

En las dos ciudades di la misma charla. En la primera me puse más nerviosa, pero la segunda me salió súper bien.  He confirmado que me gusta mucho contarle cosas a la gente, y creo que me entendieron bien.
Como anécdotas, os cuento que anduve p´arriba y p´abajo con una chica australiana que también estaba invitada como charlista, era súper simpática y nos hicimos amigas. En la Plaza Mayor de Osorno (plaza de armas, la llaman acá) tienen una enorme escultura con la leyenda: “OSORNO, PATRIA DE LA LECHE”…aunqe la escultura es un señor toro, y de una raza de carne, y con todas sus cosas bien puestas (¡???).

Osorno, patria de la...¿leche??????

Osorno, patria de la...¿leche??????

Os dejo también una foto de la Catedral de Osorno. La que tenían se cayó en el terremoto de los años 60, así que como véis esta es bastante moderna. A mí me llama la atención porque claro, como buena leonesa estoy acostumbrada al gótico y al románico.

Catedral de Osorno

Catedral de Osorno

El día siguiente a la charla de Osorno fuimos de visita oficial a casa de un productor de la zona, que cocinó dos tipos de corderos para los asistentes: uno grande, el que habitualmente comen aquí (una canal de 20 kilos, o más, o sea, sabor a oveja auténtica) y uno lechal, de 6 kilos, que aquí apenas se conoce y que según él, hizo “especialmente en honor de la doctora española” :D :D :D Me hizo coger el primer pedazo (con la mano) y aunque me dio un poco de vergüenza, me sentí muy bien.  Volver a sentir ese sabor tan especial del lechazo fue como volver a casa en una navidad cualquiera. A los chilenos les llama mucho la atención que en España se coma el cordero tan pequeñito, el comentario más suave que escuché fue que era como “comerse una liebre”. Algunos al principio mostraron resistencia, pero después dijeron que estaba bueno (gracias al aliño,porque sin él “no tendría sabor a nada”).
Este productor tiene ovejas en su jardín, que le sirven como corta-césped natural (al igual que mis vaquitas). Os dejo unas fotos de sus ovejas, las de su casa y también las de su campo.

Ovejas Campo

Ovejas Campo

 

Ovejas Casa

Ovejas Casa

El hotel donde nos hospedábamos en Temuco se iba a celebrar una reunión de empresarios más o menos importante, y cuando llegué por la noche me presentaron al ministro de agricultura, que andaba por allí. Subí con él en el ascensor y le hizo gracia algún comentario que hice, supongo que por el acento. Al día siguiente el hotel era un búnquer, porque estaba por llegar el presidente Piñera…Aunque a él ya no lo ví porque me fui  pronto. Ha habido un terrible temporal de lluvia y viento toda la semana en las dos regiones, de hecho cuando salimos de Temuco las carreteras de la ciudad parecían ríos.  La australiana hizo alguna foto, si me la manda la coloco para que lo veáis.
Ya en casa, el sábado y el domingo transcurrieron tranquilos, jugando con los niños a algún juego de mesa. Me he dado cuenta que el Trivial puede resultar muy divertido cuendo se juega con menores de 6 años, que te dan respuestas como:
-P: ¿Cuál es la montaña más alta del planeta? R: La montaña “Rusia”
-P: ¿Cómo se llama el famoso parque le los dinosaurios de la película de Spielberg? R: Una pista: Parque Ju…… “¡¡¡Jubilado!!!”
-P: ¿Qué pájaro puede volar hacia atrás? R: Ayuda: el pi…….. ¡¡¡el Picachu!!!!! (En Chile el colibrí se llama picaflor)
Y esto es todo por el momento. Besitos para tod@s.
 
 

AGÁRRENSE QUE VIENEN CURVAS

Ago 20, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Geografía, Usos y costumbres, Viajando
Querid@s mí@s:
Mil gracias por vuestra compañía, por hacerme sentir que compartir mi experiencia vale la pena. Gracias Lorena, Gelo, Isa, Sa, Juan, Marián y Paco.  Esta semana apenas he tenido tiempo de ver internet y cuando miré la página y me encontré con todos esos comentarios   me puse muy contenta. Gracias también a los que leéis y no comentáis.
Isa, el cochayuyo sólo se da en aguas subantárticas, pero es posible que en España se pueda encontrar un alga equivalente en propiedades nutricionales (tiene mucho calcio, potasio y yodo, como casi todas las algas pardas) y físicas (es elástica). A los bebés les alivia la inflamación y el dolor de las encías y ayuda a la mineralización de los dientes.
Escribo este post para contaros que el domingo me voy de “expedición” a una feria costumbrista en Apiao (la islita que he rodeado en rosa, creo que tiene 700 habitantes).
Isla Apiao
Isla Apiao
Voy a asistir porque quiero familiarizarme con la diversidad biológica de la isla (fundamentalmente animales domésticos, pero también lobos marinos y seres encantadores por el estilo).  Estaré allí todo el día, y al día siguiente ya me voy de viaje por lo de las charlas y estaré toda la semana fuera, así que no podré actualizar la web. Eso sí, haré muchas fotos y aprenderé mucho, y cuando regrese podré compartir con vosotr@s un montón de cosas.
Así que lo dicho, un besito para tod@s y nos vemos pronto.

DOS ASIENTOS LIBRES

Jul 20, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Geografía, La Vida...

Querida gente:

Mientras escribo estas letras,  Patricio y yo deberíamos estar viajando a España con la vuelta del pasaje de ida que nos trajo en Abril. Como la mayoría sabréis, los planes laborales y familiares, unidos a las mordidas de pantera, me han hecho tomar la decisión de posponer el viaje. Me duele, para qué engañaros, pero en fin…hoy estoy donde debo estar.

La añoranza por mi familia de origen, mis amigas, mis amigos, es algo que me acompaña en cada paso que doy por esta tierra. Está ahí y emerge cuando menos me lo espero, acechándome tras  el rincón más insospechado y opacando alguna de mis horas, pero afortunadamente encuentro alivio en las fugaces llamadas, en las videoconferencias que a veces no funcionan bien pero que me permiten la ilusión de tener frente a mí el rostro de quienes más quiero. Es un magro remedo de una tarde en Palencia con mis cuatro hermanos, de despertar en casa de mi madre y escucharla cantar, de ir a tomar un café con Sara… pero con esto voy tirando. El resto de mi saudade tiene que ver con una época que ya viví, que pertenece al pasado y que, aunque me hubiera quedado en España, no volvería. Tiene que ver con un estado de las cosas y de las personas que no se va a repetir porque fue, como dice mi querido pelao Rodríguez, un diminuto instante inmerso en el vivir… y nada más.

Y ahora que ya me desahogué, vuelvo a colocarme en el presente, en el porqué y el cómo llegué a este lugar, en las razones de mi partida, y me reafirmo en mi decisión. Como las semillas que arraigan lejos del árbol que las engendró, las que viajan en el viento, las que son transportadas por los animales, las que flotan en el agua hasta que llegan a una nueva tierra. En todo esto hay un proceso y creo que me hallo inmersa de lleno en él, aún dando tumbos, apenas arribando a mi nuevo suelo. No sé si el arraigo llegará algún día, pero lo único que puedo hacer es esperar.

Y mientras espero, me pasan cosas. Por ejemplo: el sábado, a eso de las once y media de la noche, estábamos en el salón viendo Harry Potter (en vacaciones de invierno casi todas las noches hay una película para niños…y no tan niños) y de repente, escuchamos un enorme crujido en el techo y se empezó a mover  toda la casa. Esta vez estábamos cerca de la puerta y no tardamos ni cinco segundos en colocarnos  bajo el dintel (Patricio estaba medio dormido en el sofá y el pobre no entendía nada cuando lo arrastramos hasta allí). Pasó en seguida, y por la página web de la onemi (Oficina Nacional de Emergencia) supimos que había sido una réplica leve del terremoto de febrero, de 5,7 grados si no recuerdo mal. Después me enteré de que en Chiloé la incidencia de movimientos sísmicos es inferior al resto del país porque hay menos de cinco AL DÍA!!!! Claro, Chile está encima de dos placas en colisión, una que se mete por debajo y otra que pasa por arriba…y se registran muchos movimientos, más de treinta al día según mi compa, aunque de baja intensidad, imperceptibles.  Lo más curioso de lo que pasó el sábado es que yo pensaba que los animales tienen una sensibilidad especial para los movimientos telúricos, que los intuyen, que se ponen nerviosos y de alguna manera observándolos se pueden prever los terremotos… bueno, pues mis gatos estaban con una panzada impresionante desmayados en su sillón, y no movieron ni una oreja.  Sí he dicho SU sillón, porque cuando lo instalamos no tardaron ni diez minutos en  tomar oficialmente posesión de él.

Haciendo las tareas vacacionales con Patricio he descubierto que toma el lápiz exactamente igual que yo (exactamente igual de mal, a mí siempre me reñían en el colegio porque cogía el bolígrafo igual que la cuchara) sin que yo le haya dicho nada. No me ha visto escribir muchas veces y no lo hace por imitación, y me planteo si no habrá algún componente genético. De todas formas y para horror de la tía Katy, no le voy a corregir, porque yo he escrito así toda la vida y no me ha pasado nada malo (simplemente, el callo de los apuntes me salía en otro dedo).

Esta semana la lluvia nos ha dado una hermosa tregua. Pese al frío, prácticamente a diario hemos tenido un sol radiante, maravilloso. Tanto es así que el fin de semana nos animamos a trabajar en el huerto. Hemos removido la tierra donde irán las zanahorias dentro de un par de meses, y hemos abonado haciendo algo tan poco glamoroso como acarrear carretilladas de caca de vaca y esparcirlas con azadón o mediante métodos menos ortodoxos (a patadas).  También hemos trasplantado unas  delicadas lechuguitas y acelguitas de los almácigos al interior del invernadero.

 

Hice unas cuantas fotos y le pasé la cámara a mi hijo, que da rienda suelta a su creatividad tomando bellas instantáneas de la carretilla llena de mierda, la carretilla vacía, una regadera, un bidón de plástico, un palo, el cuerno de una vaca, una lombriz, un primer plano del culo del Stalin… La verdad es que mi heredero está demostrando dotes artísticas; creo que hace mejores fotos que yo… Ah! Y gracias al meticuloso trabajo del paparazzi descubrimos horas después que el Jochimín había utilizado uno de los almácigos como improvisada caja de arena.

Cierro el post agradeciéndoos, como siempre, todo el cariño que nos hacéis llegar, a través de la página y por otras vías, y mandando un cariñoso saludo para la familia Mateos: gracias por visitarnos, le conté a Patricio que habíais entrado en la página y me dijo que se acuerda mucho de Javi y que le gustaría tenerlo aquí para jugar en los columpios y a la pelota.

VIAJE AL NORTE

Jul 6, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, Geografía, La Vida..., Usos y costumbres, Viajando

Estimadas, estimados:

El frío es sin duda el protagonista de estos días en esta parte del mundo. Al igual que en España, a falta de noticias mejores (o tal vez porque no interesa mostrar ciertas noticias), los informativos recorren el país mostrando las ciudades heladas y las personas alegando (protestando) por el frío que hace. Los que sin duda peor lo están pasando son las víctimas del terremoto que aún no han recibido las mediaguas (viviendas de emergencia) que entrega el gobierno. Y también las muchas personas que aquí, como por desgracia en todas partes, no tienen una vivienda digna.

El miércoles de la semana pasada Patricio llegó del cole con un sobrecito en el que se leía: “te invito a mi fiesta”. Aquí las celebraciones de cumpleaños son toda una institución.  Los niños invitan a muchos otros niños, compañeros de clase, hermanos de compañeros de clase, primos, sobrinos, amigos de los primos y los sobrinos, las mamás de todos esos niños, algún papá despistado (la mayoría pasa de este tipo de cosas, según me han hecho saber sus resignadas compañeras), las abuelitas e incluso algúna mascota. Esa cantidad ingente de seres resulta difícil de meter en una casa chilota, por lo que si es verano, las fiestas se celebran al aire libre, en el campo o en el jardín de las casas. Pero ahora en invierno, lo más socorrido es alquilar uno de los tres “centros de diversiones” de Castro…que básicamente son galpones (una especie de nave industrial pero tirando a casera y pequeña) en la que hay todo tipo de juegos para los niños. La que nos tocó en esta ocasión fue la que se llama “aguamarina”, y el dueño es un paisano a quien se le ocurrió la genial idea de hacer unas pistas de tenis dentro de una nave. Como la cosa tuvo un éxito bastante magro (las aficiones de los chilotes no pasan por jugar al tenis, os lo aseguro), tuvo otra genial idea, que esta vez sí le resultó, y que en este lugar donde llueve once meses al año le está generando jugosos dividendos: Metió en la nave dos camas elásticas, unos columpios, un tobogán hinchable, tres ponis de juguete tamaño natural, dos taca-tacas (futbolines), dos coches de carreras, varias bicicletas (normales y estáticas (¿?),  colchonetas, osos de peluche, pelotas gigantes con cuernos, un carrito de supermercado reconvertido mediante cojines en transporta-niños, otros artefactos de dudosa procedencia, globos en el techo, pósters en las paredes, mesas y sillas para sentar a merendar a cuarenta niños, y una estufa a leña para que las mamás no se mueran de frío.  El lugar es guarrísimo (término cariñoso que hemos adoptado en la familia para las cosas cutre-guarras, dado que aquí no se utiliza la palabra guarro y nadie se siente ofendido), las alfombras seguramente acumulan especies desconocidas para la ciencia desde hace años y los expertos en seguridad infantil se morirían de un infarto si los invitaran a venir, pero en fin, es lo mejor que se les puede ofrecer a los chavales por aquí, y os aseguro que lo pasan de miedo y, al menos mientras yo estuve allí, no hubo ni un sólo accidente.

Cumpleaños de Renato 2

La familia del homenajeado alquila el local y se ocupa de llevar todo lo necesario, a saber, insumos altamente alimenticios como galletas, gomitas (gominolas), patatas fritas, una torta gigantesca y la estrella de cualquier cumpleaños chileno que se precie: los completos.  Los invitados llegan y le dan su regalo (sin escribir el nombre de quién lo entrega) al cumpleañero , que los apila todos en un lugar para abrirlos después en la intimidad de su casa (esta es una medida social generalmente adoptada para evitar que los que no pudieron comprar un súper regalo se sientan avergonzados).  Después los niños juegan hasta el delirio entre tanto cacharro, y por megafonía se anuncia que se va a servir la “once ” (merienda). Se encienden las velas de la torta, se canta el “que los cumplas muy bien” y los pequeños salvajes vuelven a jugar hasta que las mamás los arrastran fuera del local. Cada niño se lleva, además, una bolsita con chucherías.

Cumpleaños de Renato 1

Cumpleaños de Renato 3

Mientras los enanos se lo pasan como idems, los adultos conversan con un ojo puesto en sus “cabros” (chavales). Algunas mamas se liberan por un rato y disfrutan de las delicias de reunirse con otras mamás y cotillear de lo lindo…y también de alguna que otra “picardía” (es decir, la mamá del cumpleañero se pasea con una bandeja de vasitos de cartón llenos de Baileys y similares, ofreciendo “una picardía p´al frío”, y entre risillas la mayoría cogen un vaso y beben a la salud de los niños).

El viernes emprendimos viaje a Talca, a casi 1000 km al norte de Chiloé. Talca es la capital del la VII Región (Región del Maule). Aprovecho para enseñaros el mapa de las Regiones de Chile, y para daros una vez más una idea de lo que son las distancias en este larguísimo país.

Regiones de Chile

Tardamos unas once horas recorriendo la Carretera Panamericana, que en Chile se llama Ruta 5, y que como todavía está bastante tocada por el terremoto, tiene muchos tramos con obras. Llegamos a la ciudad de Chillán a las tres de la mañana, y allí nos quedamos a dormir en un motel porque no podíamos más (algún día tengo que hablaros de los moteles chilenos, os aseguro que la cosa tiene miga). A la mañana siguiente viajamos dos horas más hasta Talca.

El domingo, en vez de salir directos hacia el sur, entramos unos kilómetros al este hasta llegar cerca de la frontera con Argentina, para ver la Cordillera de los Andes de cerca. Las fotos no son gran cosa, pero me hace ilusión que las veáis. Había nieve en las cumbres y el viento helado y seco que nos golpeaba el rostro me retrotrajo inmediatamente a mis Picos de Europa, a las montañas de mi tierra.

cordillera 1

Cordillera 2

Cuando llevábamos recorrida aproximadamente la mitad del camino, antes de llegar a Temuco (capital de la IX región, en plena Araucanía), la camioneta nos dejó tirados en medio de la nada.  El motor echaba humo y nos dimos cuenta que nos habíamos mandado un condoro inmenso, el rey, qué digo, el emperador de los condoros: no le echamos agua al radiador en ningún momento, y claro, después de 1500 km de viaje la pobre camioneta se cansó de pasar sed. Así que buscamos un teléfono de emergencia en la autopista, y una grúa nos llevó hasta Temuco. Volvimos a casa en autobús desde allí (9 horas de viaje más de regalo), y aunque para nosotros fue muy estresante, los niños se lo pasaron muy bien porque lo vivieron todo como una gran aventura…

La semana comenzó con la visita del ratoncito pérez (aquí se llama ratón de los dientes) a nuestra casa. Patricio está tan contento que cada vez que nos sacamos una foto enseña su no-diente.

 un diente menos

La semana pasada conocí la península de Rilán, una puntita de la isla grande separada del resto por el mar interior, y donde está una de las numerosas iglesias patrimonio de la humanidad que hay en Chiloé,  y la laguna Pastahue, que en verano se llena de gente pero ahora recibe a los visitantes solitarios con una fría y sombría quietud.

 laguna pastahue

laguna pastahue 2

En el aspecto logístico-marujil, os cuento que he hecho mermelada de mora (recogerlas me costó tener los dedos teñidos durante tres días). También hemos preparado los almácigos para la próxima siembra, que son una especie de mini-invernaderos hechos con cajas, arena y plásticos donde se colocan las semillas para que germinen, y cuando crecen un poco se transplantan  al terreno.

 He tenido mis primeras experiencias cuasi-místicas en los autobuses que van y vienen a Castro y al resto de pueblos por la carretera general. Pese a su dudoso aspecto, esas viejas glorias destartaladas cumplen su funcion sorpresivamente bien, y el billete cuenta muy poco (unos 60 céntimos de euro por  20 km).  

El jueves, como bien sabéis, tuve un pequeño percance (súper-condoro) con la camioneta, y el viernes, al subirme en ella después de cerrar el portón de entrada, se me rajó el pantalón por la entrepierna….tuvimos que volver Patricio y yo a pata a la casa todo el camino que habíamos recorrido con el coche (en esa zona no se puede dar la vuelta) a toda prisa para que me pudiera cambiar y llegar a tiempo al cole. Qué bonita es la vida en el bosque!!!

El primero de mayo lo pasamos recordando a los trabajadores que murieron para que nosotros podamos tener contratos, jornada de ocho horas, días de descanso, vacaciones. En la hoja de nuestro calendario de este mes aparecen Luis Emilio Recabarren, los mártires de Chicago, Clotario Blest, Alberto Hurtado (interesante tener una charlilla sobre esto, Eduardo), “el cuarto estado” y… una imagen súper famosa del día que se proclamó la Segunda república en España.

primero de mayo

En Chiloé son muy comunes las tiendas de “ropa europea”, que venden ropa de segunda mano llegada fundamentalmente de Europa (también existe la versión “ropa americana” para la que llega de los EUA). Por otra parte, en Chile cuando llevas buena pinta te dicen que llevas buena facha o simplemente que llevas facha. No existe la connotación negativa de “mala facha” que tenemos en España, y a los fascistas aquí se les llama fascistas, no “fachas”. Sumando todos estos elementos, nos encontramos perlas como esta:

eurofachas

Vamos, que aquí ir con una euro-facha es lo mejor del mundo!!!!!!

 

CUARTA SEMANA

Mar 5, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Geografía, La Vida..., Usos y costumbres

LA SELVA

El martes pasado (23 de febrero) salimos de exploración por nuestro pedacito de selva templada. Para los que ya olvidaron las lejanas lecciones de ecología, es el equivalente ecológico de una selva tropical, con su humedad ambiente, sus árboles altísimos y su espesura impenetrable en la parte baja, pero en una zona climáticamente más fría (bastante más fría, diría yo). Machete en mano, atravesamos un quilar, que es una maraña de cientos de metros de extensión de una planta parecida al bambú que se llama quila, y que corta la piel si te roza o te agarras de sus ramas. Sirve como liana y es muy útil como asidero para deslizarse por las zonas de pendiente muy elevada (esas que hay que bajar directamente sentado o haciendo una variante del culo-esquí que es el culo-barro), pero hay que agarrarla por el tallo, entre los espacios que dejan las hojas. Al llegar a la parte baja de la espesura, remontamos el río salmones (es un afluente del Butalcura que atraviesa nuestro “territorio”; en esta época del año sólo cubre hasta el tobillo, pero aún así la corriente es fuerte y el agua está helada) hasta una zona donde la selva se cerraba tanto que ya no pudimos continuar, ni siquiera con el machete (y porque además íbamos con tres menores de 6 años; mamá, olvida que has leído esto) y donde las paredes estaban cubiertas de un musgo que “lagrimea” con la humedad (literalmente, parece que las paredes lloran). Es realmente impresionante adentrarse en la floresta; a esta pobre mortal, las plantas de nalca le retrotraen a una época remota. Esas hojas de dos metros de diámetro y esos tallos gruesos como brazos espinosos me infunden un respeto difícil de explicar, como si uno allí fuera el intruso, el extranjero, el recién llegado. Como si uno estuviera poniendo el pie en un lugar donde hace siglos no pisa nadie…y en realidad así es. Las plantas parásitas y trepadoras se encaraman a los troncos de los coigües y parecen vigilarnos desde diez, veinte y hasta cincuenta metros de altura. En la espesura crecen plantas y flores que desconozco, de colores rosas y naranjas tan vivos que brillan como pequeñas luces en la penumbra; en la espesura pululan insectos extraños que observo por primera vez en mi vida y cantan pájaros que nunca antes había escuchado.

Y ahí estaba la bióloga flipando con tanta maravilla, cuando de repente…¡cataplaf! Me caí y se me llenaron las botas de agua. Aparte de la “agradable” sensación de frío helador en los pies y de ir haciendo chof-chof todo el resto de la excursión, el compa me advirtió que vaciara las botas rápidamente, porque las sanguijuelas aprovechan cualquier ocasión para meterse dentro, pegarse a la piel de las pantorrillas y darse un banquete. Maravilloso. De todas formas, la increíble belleza y virginidad del paisaje hacen que cualquier incomodidad pase a segundo plano.

LA NOCHE DE LOS CHALILOS (PARTE I)

El miércoles (24 de febrero), a eso de las ocho y media de la noche, íbamos a entrar ya en casa para empezar a bañar a los niños y preparar la cena, como todos los días. Justo antes de entrar, vi un bichito que caminaba encima de una plancha de zinc que estaba en el suelo, delante de la casa. Me llamó la atención; parecía muy simpático, con sus largas alitas. Le dije al compa: “mira qué bichito tan mono”.

En cuanto lo vio, exclamó un “conchesumare” (el equivalente español es excesivamente soez como para hacer la traducción) y me dijo: “rápido, Eugenia, entra en la casa, cierra todas las cortinas, apaga todas las luces, agarra papel y fósforos y sal para afuera”. Como ví que la cosa iba en serio, decidí hacerle caso sin detenerme a hacer preguntas, y sencillamente hice lo que me pidió. Cuando salí, él estaba recogiendo leña para hacer una fogata enfrente de la casa. En el ratito que tardó en encenderla, ví alguno más de esos bichitos con alas largas, que llegaban volando y se posaban en el tejado de la casa o en la plancha de zinc. Cuando el fuego estuvo bien alto, le dije: “¿Y bien?”. Él me explicó que el día más caluroso del año (ciertamente, ese día había hecho mucho calor) los chalilos (Reticulitermes hesperus, un isóptero, es decir, un primo hermano de las termitas que se comen la madera) realizan su vuelo nupcial al atardecer. Vuelan por millones y se sienten atraídos hacia focos de luz y calor. Cuando se posan, pierden sus cuatro alitas y caminan por parejas (el macho detrás de la hembra) hasta que se aparean.  Hasta aquí todo bien, pero lo que suele ocurrir es que se cuelan en las casas. Da igual lo que uno haga, siempre, siempre, siempre entran…lo único que se puede hacer es intentar que entren menos. Una forma es hacer un fuego para que vuelen hacia él. En nuestro caso, las planchas de zinc que estaban fuera de la casa reflejaban la luz del atardecer y también ayudaron.

Estuvimos fuera de la casa hasta las diez y algo de la noche, cuando ya había oscurecido totalmente, y miramos la inmensa luna junto con los niños. Aquí la luna se ve más grande, y como no hay contaminación se distinguen todas las manchitas, como si fuera una postal, una foto de libro. Una pareja de queltehues cantaba, extrañados de que hubiera gente fuera de la casa a esas horas de la noche. Los paisanos dicen que los queltehues siempre avisan cuando anda alguien en el campo.

Finalmente, pese a las terribles advertencias, sólo entraron tres o cuatro bichos y los despachamos sin problemas, así que pensé que quizá el compa había exagerado un poquito con el tema de los miles y miles de chalilos que entran en las casas.

Por cierto, esa misma noche en la pared de uno de los dormitorios me encontré con el amiguete de la foto . No os asustéis (mamá, deja de llamar a la policía internacional para que nos saquen de aquí); parece un escorpión, efectivamente, pero NO lo es. Es un pseudoescorpión, un bichito del orden de los arácnidos cuyos pedipalpos (patitas sensitivas de delante) se parecen a las pinzas de sus primos. No tienen aguijón, no son peligrosos, y miden…medio centímetro, como mucho. El de la foto era más pequeño que la uña de mi meñique. Pero a que acojona a primera vista, ¿eh?

En Chiloé no hay “alimañas”. El único insecto peligroso es la araña de rincón, a la que se mantiene a raya con una meticulosa limpieza de la casa (nada de dejar que se acumule polvo detrás de los muebles, por ejemplo). Además, se asustan de las personas. El resto de bichos son apacibles, y aunque hay muchos y a veces entran a la casa (os recuerdo que vivimos en medio de un bosque), viven su vida y nosotros la nuestra, y si molestan (como los mosquitos), manotazo y punto.

LA NOCHE DE LOS CHALILOS (PARTE II)

El jueves 25 estuvimos de paseo en Dalchaue, paseando por el puerto y la playa y comiendo empanadas de marisco y de queso en una cocinería (un lugar cubierto lleno de pequeños puestos en los que las paisanas te hacen la comida allí mismo, en un momento y delante de tus narices).

Cuando volvimos a casa a eso de las nueve, vimos que los chalilos estaban empezando a llegar de nuevo. Me habían dicho que sólo vuelan una vez al año, pero en fin, ese día había hecho aún más calor que el anterior. Encendimos otra fogata, y de nuevo estuvimos charlando afuera hasta las diez de la noche, con la diferencia de que esta vez había unas diez veces más chalilos que la noche anterior. El techo de la casa estaba lleno, y las planchas de zinc dejaron de verse con la cantidad de insectos que había encima. Los veíamos lanzarse a la hoguera en picado. Cuando entramos a la casa, los muy cabroncetes tenían montada su fiestecita. Habría (no exagero) unos cinco mil bichos volando alrededor de las lámparas y pululando por todas partes. El compa y yo nos miramos como diciendo “valor y al toro”; él agarró el matamoscas y yo el aspirador…y las siguientes tres horas fueron una batalla sin cuartel. A la mañana siguiente la casa seguía siendo una bacanal de chalilos, ahora ya sin alas y correteando felices, extasiados de pasión, los machos olfateándole el trasero a las hembras. Y en el suelo de toda la casa cientos, miles de alitas transparentes. Vuelta a limpiar y a matar bichos. Y cuando escribo esto, ha pasado una semana y aún aparecen alas por ahí al pasar la aspiradora, y algún chalilo triste, deambulando deprimido y solitario.

Para que nadie se escandalice ni se asuste, los chalilos son inofensivos, no transmiten enfermedades, y lo que nos pasó a nosotros le pasa a todo el mundo, a todas las personas que viven en el campo en el centro y sur de Chile, por muy bien aisladas que estén sus casas. Sólo queda intentar que no entren demasiados, y una vez dentro, eliminar los que se puedan, y con los que queden, armarse de paciencia y aguantarlos hasta que desaparezcan por donde vinieron.

8,8

El viernes nos acostamos muy tarde, a eso de las dos y media, y nos dormimos enseguida porque habíamos trabajado mucho durante el día y estábamos muy cansados. Un rato después, noté que el compa me despertaba bruscamente, sacudiéndome de un hombro, y mientras yo abría los ojos y rezongaba, él ya había saltado de la cama, había encendido una linterna y estaba caminando hacia la habitación de Patricio. Cuando me bajé de la cama e intenté seguirlo, sin darme mucha cuenta aún de lo que pasaba, noté que no podía avanzar porque el suelo de la casa se movía como una culebra y me hacía caer contra una de las paredes. Ahí sí que me acojoné y me desperté de golpe, y entendí por qué él ya estaba en el dintel de la puerta del dormitorio de Patricio, con el niño en los brazos y pidiéndome por favor que avanzara. Salimos lo más rápido que pudimos (os aseguro que es muy difícil caminar mientras dura el temblor), de dintel en dintel, hasta llegar afuera. Justo cuando salimos, la tierra se detuvo, y llegó el silencio.

A la mañana siguiente no había vuelto la luz (y teníamos el congelador lleno con 200 Kg de carne esperando para congelarse), no nos funcionaban los móviles, no teníamos la Nissan porque la habíamos prestado la tarde anterior, y cuando intentamos coger el Suzuki, no arrancaba. No teníamos ni idea de las consecuencias del temblor en otros lugares, aunque intuíamos que tenía que haber sido gordo, y cada vez nos poníamos más nerviosos. Finalmente el coche arrancó (se había bloqueado el volante porque los niños se subieron a jugar con él el día anterior) y salimos hacia Castro. Vimos colas en las gasolineras y el compa me dijo “aquí la gente tiene mucha experiencia en sismos (seísmos), si hay cola en la bencinera es porque ha sido algo importante”. Todo Castro estaba sin luz y los comerciantes esperaban sentados fuera de los negocios sin saber muy bien qué hacer. Por supuesto, los locutorios a los que intenté ir o estaban cerrados o no funcionaban.

Más o menos a la hora de comer volvió la luz, y vimos las primeras noticias. El resto ya lo sabéis. La televisión nacional, y las otras dos o tres cadenas que tenemos, llevan una semana ininterrumpidamente dando noticias relacionadas con el terremoto, y el compa dice que será así durante algunas semanas más. Medio Chile se ha derrumbado o ha desaparecido arrastrado por el mar (de la cuarta a la novena región, yo estoy en la décima) y os aseguro que en mi vida hay un antes y un después de este día. Supongo que desde España os resulta difícil dimensionar lo que ha pasado, pero os aseguro que ha sido terrible, que lo está siendo para miles de personas y que lo seguirá siendo en los próximos meses, y, sin miedo a equivocarme, diría que en los próximos años.

En cuanto a nosotros, algún pequeño desajuste en la casa (por ejemplo, las tuberías del fregadero se doblaron y hubo que cambiarlas) y algunas tablas ligeramente separadas, pero nada grave. Eso, y la incomodidad de estar sin teléfono y sin internet, y con cortes de luz intermitentes. Como comprenderéis, nada de eso me preocupa ahora mismo, y lo único que hago es agradecer y disfrutar cada día que pasa como si fuera el último.

Qué frágiles somos.

El archipiélago de Chiloé (II). La isla Grande

Ene 25, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Geografía, Historia, Viajando

La Isla Grande de Chiloé tiene una longitud de 180 kilómetros de norte a sur y un ancho promedio de 50 kilómetros. Está atravesada de norte a sur por la Cordillera de la Costa.

Se accede a la isla mediante un transbordador que cruza el Canal de Chacao. Tarda unos 25 minutos en llegar.  

A la llegada de los españoles, la isla estaba poblada por los grupos humanos chonos, huilliches y cuncos. Los chonos eran cazadores y recolectores nómadas que se desplazaban en embarcaciones llamadas dalcas, mientras los otros dos pueblos se dedicaban al cultivo de patatas, maíz y judías, y a la ganadería de llamas y vicuñas. La conquista comenzó en el año 1567, fecha en la cual se fundó la ciudad de Castro. Chiloé fue el último reducto español en Sudamérica, y pasó a formar parte de Chile en 1826.

Las ciudades más grandes e importantes de la isla son Ancud, Castro, Chonchi, Dalcahue, Queilén, Quellón y Quemchi. Nombres sonoros, pintorescos quizá a nuestros oídos…yo me voy acostumbrando poco a poco, pero tanta ch, tanta q, tantos “hue” y “hui”  aún me provocan cierta hilaridad.  Muchos nombres en Chiloé provienen directamente del Huilliche y resulta curioso (y hermoso) ver cómo los han conservado.


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Julio 2013
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando

cheap xenical for sale 自動車 下取り