Historia de un sueño valseado

Archive for the ‘Condoros’ Category


El Señor de los Completos

Dic 4, 2012 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Adoradas y adorados:

El fin de año suele ser un periodo frenético en Chile, al menos para las personas que nos ocupamos de cachorros en edad escolar. Llega el fin de curso, se multiplican las actividades, los “paseos de fin de año” y las pruebas (exámenes). Con lo cual, servidora, además del trabajo propio y de tratar de habituar el organismo (llevo ya tres años sin conseguirlo) a unas navidades en verano y un fin de curso en diciembre, tiene que acudir a más actividades de lo normal (el sábado que viene voy al “paseo”), tratar de averiguar qué exámenes tiene que hacer Patricio (porque no estaba cuando fueron las reuniones y porque a mi heredero se le olvida sistemáticamente decirme cuándo son, qué le entra y dónde c*ño lo anotó), ayudarle estudiar febrilmente las restas con reserva, las condiciones atmosféricas y los orígenes de Chile, acudir a las invitaciones a asados y/o empezar a prepararme mentalmente para las que vendrán, implicarme en más cosas de las que debería que no tienen nada que ver con la escuela ni con el trabajo ni con los círculos de mujeres (Manolete………………..) y tratar de no desesperarme porque aunque ya es primavera y me he comprado un montón de ropa preciosa, hace un tiempo de mierda y todo me aprieta porque (la verdad) en invierno me he desbarrancado comiendo. Así, sin eufemismos.

Pero bueno. Esta semana y la anterior he hecho algunas fotos que me apetecía compartir con mi querida parroquia. Por ejemplo, “El Señor de los Completos” que se instaló justo al lado de la pastelería de la señora a la que rompí el parachoques (a ella no, a su furgoneta), en lo que fue la inauguración de una serie de condoros que se ha “mandado” esta mortal en tierras de Chiloé.


También la catedral. Creo que el otro día comenté que la estaban pintando de amarillo y morado. Os dejo dos fotos, una en la que se ve el color que tenía antes de pintarla (así la conocí yo cuando llegué) y otra de la fachada ya pintada, aún con los andamios (aunque ya se los han quitado y la verdad es que está preciosa). Por cierto, la fuente de la plaza también la han pintado,  de azul piscina, para que “se vea más linda” (esperemos que los chavales no se quieran bañar en ella).


Ese mismo día aprovechamos para entrar en un centro de información turística de la plaza, donde hay una exposición del Taller de Plástica de la Escuela de la Cultura, y le saqué algunas fotos al artista con su obra.
Por lo demás no tengo mucho más que contar. He estado liada viajando (a Osorno y a un pueblo que se llama Fresia, como la esposa de Caupolicán, a dar una charla) y con un experimento que tengo “a full” en este momento en el campo del INIA. Y bueno, con actividades variopintas e insólitas que supongo que os contaré dentro de unas semanas…..cuando vea cómo salieron.


Se os quiere desde el otro lado del océano, y desde este, y desde donde me leáis.


PD Esta semana envío un cariñoso abrazo a Eduardo, aunque sé que probablemente no va a leer la página. En Chile se dice “ayudando a sentir”, querido compañero.


El Señor de los Completos

El Señor de los Completos

Una de las torres de la catedral pintada, y la parte trasera sin pintar

Una de las torres de la catedral pintada, y la parte trasera sin pintar

La fachada, pintada y con los andamios aún puestos (también se ve a Patricio jajaja)

La fachada, pintada y con los andamios aún puestos (también se ve a Patricio jajaja)

la desbarrancá

la desbarrancá

la fuente recién pintada

la fuente recién pintada

un grupo que bailaba cueca en la plaza, ese mismo día

un grupo que bailaba cueca en la plaza, ese mismo día

una espontánea

una espontánea

El artista

El artista

el artista y su obra (I)

el artista y su obra (I)

el artista y su obra (II)

el artista y su obra (II)

Güeli, ya empecé el calendario de Navidad que me regalaste!!!!

Güeli, ya empecé el calendario de Navidad que me regalaste!!!!

NUEVA ETAPA

Nov 1, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Cocinitas, Condoros, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres

Estimad@s:

Una semana más que se ha deslizado entre mis manos en la Tierra de las Gaviotas… pero no ha sido una semana anodina, porque me han pasado varias cosas interesantes. Entre ellas, he aprendido un método de castración de chanchitos, he ayudado a identificar con crotales varios corderos de un rebaño y he seguido, cuando he podido, ayudando a darle el biberón a los terneros por las mañanas.

Como ya sabréis, me seleccionaron para el trabajo al que estaba postulando, y me avisaron de que me incorporo el día 2 de noviembre (el 1 es fiesta, como en España).  Al ser jornada completa,  he tenido que buscar un lugar donde dejar a mi hijo un ratito por la tarde, y finalmente encontré un “jardín” muy chulo (una especie de guardería en la que aceptan niñ@s mayores). A partir de ahora tengo que doblar los insumos de toalla nova (rollo de cocina), confort (papel higiénico), cepillo de dientes y “colaciones” (meriendas), porque se lo piden en el cole y en el jardín, y organizarme en plan “mamá guerrilla”, pero la experiencia me dice que al final todo se normaliza, y que tanto él como yo nos acostumbraremos a la nueva forma de funcionar.

El viernes nos invitaron a un cumpleaños (de un adulto), y Patricio flipó  jugando toda la tarde, porque había muchos niños de su misma edad. Lo pasamos bien, y me dí cuenta de la diferencia existente entre las primeras reuniones sociales que tuve en Chiloé, cuando casi no entendía lo que me decían, y ahora… aún me cuesta un poco entender a los chilotes, sobre todo si hablan muy rápido (lo cual es habitual), pero me noto mucho más integrada. La gente aquí es amable, y cariñosa a su manera, y ya no me siento tan “extranjera”. Por supuesto, no faltó el asado de cordero al palo (no sé si el corderito era más joven que el primero que me comí cuando llegué a Chiloé, o que se me empieza a acostumbrar el paladar, pero ya no me supo tan “ovejuno” como al principio). También habían hecho una torta gigante súper rica y súper chula.

El sábado nos compramos una máquina laminadora y cortadora de pasta. Sirve para hacer empanadas, placas de lasaña y canelones, tallarines, fideos… Yo nunca había hecho pasta fresca en casa, y la verdad es que es maravillosa, para mi gusto no tiene nada que ver con la seca de paquete…os la recomiendo encarecidamente (aunque no tengáis máquina se puede hacer a mano). Los primeros tallarines que hice los cociné con una salsa oriental (“receta” cortesía de Sara) y verduritas. Quedaron espectaculares. Ahora mismo tengo en el frigo una masa que hice con calabaza y hierbas aromáticas para cocinarlos mañana…ya os contaré. También hice empanadas de queso, de mermelada y una tartita, para celebrar que me aceptaron en el trabajo.

En cuanto al huerto y el invernadero, me mandé un condoro con los almácigos y en vez de poner una semilla de lechuga por tubito con tierra puse unas diez…y ahora hay superpoblación de lechugas y me va a costar el triple de trabajo transplantarlas todas… Por lo demás, las labores primaverales continúan; hemos seguido sembrando arvejas, habas y papas (una semana después de las primeras siembras, para espaciar la cosecha) y pronto pondremos también zanahorias y brasicáceas (repollo, coliflor, brócoli y esas cosas).

Supongo que a partir de ahora, con el nuevo horario de trabajo y mis nuevas labores y responsabilidades, ya no tendré tanto tiempo para hacer fotos, escribir ni cocinar, y seguramente en la oficina no me pasarán muchas cosas extraordinarias, así que quizá las entradas del blog se espaciarán un poco. Pero espero tener alguna cosa interesante que contaros al menos cada quince días.

Un beso muy fuerte para tod@s. Os quiero.

 

balancín improvisado

balancín improvisado

 

con una coleguita

con una coleguita

 

los restos mortales del cordero al palo

los restos mortales del cordero al palo

Torta de estrellitas ^_^

Torta de estrellitas ^_^

 

mi laminadora de pasta

mi laminadora de pasta

 

tallarines caseros :)

tallarines caseros :)

 

gente disfrutando

gente disfrutando

VIAJE AL NORTE

Jul 6, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, Geografía, La Vida..., Usos y costumbres, Viajando

Estimadas, estimados:

El frío es sin duda el protagonista de estos días en esta parte del mundo. Al igual que en España, a falta de noticias mejores (o tal vez porque no interesa mostrar ciertas noticias), los informativos recorren el país mostrando las ciudades heladas y las personas alegando (protestando) por el frío que hace. Los que sin duda peor lo están pasando son las víctimas del terremoto que aún no han recibido las mediaguas (viviendas de emergencia) que entrega el gobierno. Y también las muchas personas que aquí, como por desgracia en todas partes, no tienen una vivienda digna.

El miércoles de la semana pasada Patricio llegó del cole con un sobrecito en el que se leía: “te invito a mi fiesta”. Aquí las celebraciones de cumpleaños son toda una institución.  Los niños invitan a muchos otros niños, compañeros de clase, hermanos de compañeros de clase, primos, sobrinos, amigos de los primos y los sobrinos, las mamás de todos esos niños, algún papá despistado (la mayoría pasa de este tipo de cosas, según me han hecho saber sus resignadas compañeras), las abuelitas e incluso algúna mascota. Esa cantidad ingente de seres resulta difícil de meter en una casa chilota, por lo que si es verano, las fiestas se celebran al aire libre, en el campo o en el jardín de las casas. Pero ahora en invierno, lo más socorrido es alquilar uno de los tres “centros de diversiones” de Castro…que básicamente son galpones (una especie de nave industrial pero tirando a casera y pequeña) en la que hay todo tipo de juegos para los niños. La que nos tocó en esta ocasión fue la que se llama “aguamarina”, y el dueño es un paisano a quien se le ocurrió la genial idea de hacer unas pistas de tenis dentro de una nave. Como la cosa tuvo un éxito bastante magro (las aficiones de los chilotes no pasan por jugar al tenis, os lo aseguro), tuvo otra genial idea, que esta vez sí le resultó, y que en este lugar donde llueve once meses al año le está generando jugosos dividendos: Metió en la nave dos camas elásticas, unos columpios, un tobogán hinchable, tres ponis de juguete tamaño natural, dos taca-tacas (futbolines), dos coches de carreras, varias bicicletas (normales y estáticas (¿?),  colchonetas, osos de peluche, pelotas gigantes con cuernos, un carrito de supermercado reconvertido mediante cojines en transporta-niños, otros artefactos de dudosa procedencia, globos en el techo, pósters en las paredes, mesas y sillas para sentar a merendar a cuarenta niños, y una estufa a leña para que las mamás no se mueran de frío.  El lugar es guarrísimo (término cariñoso que hemos adoptado en la familia para las cosas cutre-guarras, dado que aquí no se utiliza la palabra guarro y nadie se siente ofendido), las alfombras seguramente acumulan especies desconocidas para la ciencia desde hace años y los expertos en seguridad infantil se morirían de un infarto si los invitaran a venir, pero en fin, es lo mejor que se les puede ofrecer a los chavales por aquí, y os aseguro que lo pasan de miedo y, al menos mientras yo estuve allí, no hubo ni un sólo accidente.

Cumpleaños de Renato 2

La familia del homenajeado alquila el local y se ocupa de llevar todo lo necesario, a saber, insumos altamente alimenticios como galletas, gomitas (gominolas), patatas fritas, una torta gigantesca y la estrella de cualquier cumpleaños chileno que se precie: los completos.  Los invitados llegan y le dan su regalo (sin escribir el nombre de quién lo entrega) al cumpleañero , que los apila todos en un lugar para abrirlos después en la intimidad de su casa (esta es una medida social generalmente adoptada para evitar que los que no pudieron comprar un súper regalo se sientan avergonzados).  Después los niños juegan hasta el delirio entre tanto cacharro, y por megafonía se anuncia que se va a servir la “once ” (merienda). Se encienden las velas de la torta, se canta el “que los cumplas muy bien” y los pequeños salvajes vuelven a jugar hasta que las mamás los arrastran fuera del local. Cada niño se lleva, además, una bolsita con chucherías.

Cumpleaños de Renato 1

Cumpleaños de Renato 3

Mientras los enanos se lo pasan como idems, los adultos conversan con un ojo puesto en sus “cabros” (chavales). Algunas mamas se liberan por un rato y disfrutan de las delicias de reunirse con otras mamás y cotillear de lo lindo…y también de alguna que otra “picardía” (es decir, la mamá del cumpleañero se pasea con una bandeja de vasitos de cartón llenos de Baileys y similares, ofreciendo “una picardía p´al frío”, y entre risillas la mayoría cogen un vaso y beben a la salud de los niños).

El viernes emprendimos viaje a Talca, a casi 1000 km al norte de Chiloé. Talca es la capital del la VII Región (Región del Maule). Aprovecho para enseñaros el mapa de las Regiones de Chile, y para daros una vez más una idea de lo que son las distancias en este larguísimo país.

Regiones de Chile

Tardamos unas once horas recorriendo la Carretera Panamericana, que en Chile se llama Ruta 5, y que como todavía está bastante tocada por el terremoto, tiene muchos tramos con obras. Llegamos a la ciudad de Chillán a las tres de la mañana, y allí nos quedamos a dormir en un motel porque no podíamos más (algún día tengo que hablaros de los moteles chilenos, os aseguro que la cosa tiene miga). A la mañana siguiente viajamos dos horas más hasta Talca.

El domingo, en vez de salir directos hacia el sur, entramos unos kilómetros al este hasta llegar cerca de la frontera con Argentina, para ver la Cordillera de los Andes de cerca. Las fotos no son gran cosa, pero me hace ilusión que las veáis. Había nieve en las cumbres y el viento helado y seco que nos golpeaba el rostro me retrotrajo inmediatamente a mis Picos de Europa, a las montañas de mi tierra.

cordillera 1

Cordillera 2

Cuando llevábamos recorrida aproximadamente la mitad del camino, antes de llegar a Temuco (capital de la IX región, en plena Araucanía), la camioneta nos dejó tirados en medio de la nada.  El motor echaba humo y nos dimos cuenta que nos habíamos mandado un condoro inmenso, el rey, qué digo, el emperador de los condoros: no le echamos agua al radiador en ningún momento, y claro, después de 1500 km de viaje la pobre camioneta se cansó de pasar sed. Así que buscamos un teléfono de emergencia en la autopista, y una grúa nos llevó hasta Temuco. Volvimos a casa en autobús desde allí (9 horas de viaje más de regalo), y aunque para nosotros fue muy estresante, los niños se lo pasaron muy bien porque lo vivieron todo como una gran aventura…

MI REINO POR UNAS MADREÑAS

Jun 14, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, Fauna y Flora, La Vida..., Usos y costumbres

Buenos días, tardes o noches, querida familia de la Tierra de las Gaviotas. Esta semana ha dejado de hacer frío y las heladas nocturnas han dado paso a la lluvia, esa lluvia persistente que glopea el tejado de zinc, que me acompaña en las tardes y me adormece por las noches, y que hace que mi casa exista en medio del bosque.  A veces el viento que llega del océano hace que las masas de agua se desplacen horizontalmente, y los árboles se inclinan y se mecen al compás de la tormenta…y sentada junto a la ventana de la cocina, me quedo absorta algunos minutos hasta que un reclamo infantil, felino o paisanístico me devuelve a la tierra.  A esta tierra de hombres y mujeres que no le tienen miedo a la tormenta.

Cuando llueve, salir a hacer cualquier cosilla fuera de la casa se convierte en una odisea, porque hay que ponerse las botas (las katiuskas, como les llama mi amiga Sara) y las mías tienen la irritante costumbre de “comerse” mis calcetines. Si salgo un momento a coger leña al pasillo de afuera, cuando llego a la puerta de casa con los brazos llenos de troncos, tengo que tratar de sacármelas haciendo palanca en la parte baja de la puerta; después, tengo que entrar descalza a echar la leña en el cesto, volver afuera, sacar los calcetines de las botas (dos pares, los normales y los de lana de oveja) y colocármelos. A los cinco minutos me acuerdo de que la lavadora ya terminó…y otra vez para fuera…En estos días me he acordado de las madreñas, esos zuecos de madera que se colocan con las zapatillas de casa o lo que uno lleve puesto, y que todos los del norte de España conocemos tan bien…siempre las ví como un objeto exótico, de abuela, y jamás me imaginé que un día iba a suspirar por tener unas!

Bueno, vamos a lo nuestro: esta semana, en un intento de reducir el gasto semanal de bencina (gasolina), disminuír el impacto ambiental de mi nueva forma de vida (aunque ya es infinitamente menor de lo que era en España) y, sobre todo, con afán aventurero, decidí tomar el autobús varias veces para hacer varios recorridos a los que no estaba acostumbrada. Así que dejé la camioneta estacionada en la entrada del camino de cabras (perdón, del camino rural) que conduce a mi casa, y fui y volví al cole de Patricio y a la ciudad en autobús.

Aquí lo de los buses es otro mundo…¿Cómo explicaros? Lo primero que llama la atención es el estado general de la mayoría de ellos…el más nuevo debe tener 30 años. Son pequeñitos, caben arriba unas 25 personas; en realidad son microbuses, y así los llama la gente. En Castro hay dos estaciones: la de Cruz del Sur, que es la flota “pija” que sirve para viajar fuera de la isla en autocares grandes, y el terminal rural, que es la estación de los microbuses que recorren Chiloé y que también pasan a alguna de las pequeñas islitas del archipiélago.  Cuando llegas al terminal rural te confundes entre una pléyade de hombres y mujeres llenos de paquetes y cajas de las formas y tamaños más variopintos. Cuando subes al bus no falta el vendedor de periódicos que se asoma por la puerta y enseña “La estrella de Chiloé” tapando hábilmente el titular con la mano, y el manisero, que recorre los pasillos con una cesta en el brazo y entonando su “maní tostado, salado, confitado, manisito, maní”. Te puedes subir prácticamente en el autobús que quieras, porque el conductor te para donde tú le digas.  A su vez, se detiene a recoger gente en los lugares más inverosímiles. El otro día, al dejar a una señora, se entretuvo un rato charlando  con un paisa que llevaba una yunta de bueyes, y aunque muchas veces me corto de hacerlo porque no quiero llamar la atención más de lo que ya lo hago, no pude resistirme a hacer una foto desde la puerta:

yunta

yunta

El tema del mundial ya me tiene bastante aburrida, pero no está siendo tan horripilante como yo pensaba…simplemente, apago la tele y punto. Para que veáis el punto al que llega, el otro día Patricio llegó con un aviso del colegio: los días que juega Chile, los alumnos de primaria y secundaria tienen permiso para ver el partido (entran más tarde o se adaptan los horarios) y pueden saltarse la obligación del uniforme y pueden ir vestidos de azul, blanco y rojo (los colores de la bandera).  No sé cómo estará siendo en España, pero no creo que la cosa llegue a tanto…¿O sí?

Asuntos domésticos: resulta que el vecino (el dueño del campo de al lado) me tenía guardada una ternera. El otro día nos lo encontramos en el camino y me dijo: ¿quiere que les traiga a su negrita? Y le dije que sí, así que al poco rato apareció con ella, y ahora tengo una ternera más. Cuando las otras terneras la vieron estuvieron olfateándola mosqueadas un buen rato, pero la sangre tira mucho (son primas), y finalmente siguieron las tres a la vaca grande y se pusieron a comer tranquilamente.Vamos a organizar un concurso de nombres con los niños para bautizar a la nueva “miembra” de la familia. Si os apetece, podéis participar. En la foto, es la que está a la derecha:

la nueva

la nueva

Los gatos se están asilvestrando por momentos. Al principio, cuando subía a la huerta o al galpón de las vacas, venían detrás de mí, olisqueando cuidadosamente cada ramita y cada hoja que se interponía en su camino y maullando lastimeramente si me perdían de vista. Ahora se van de parranda, se pasan varias horas por ahí y vuelven a casa apestando a basura, lo cual nos hace sospechar que se montan sus fiestecitas en la compostera.  Ayer por la tarde escuchamos un “proporpropompon” sobre nuestras cabezas varias veces de lado a lado, lo cual indica que ya han aprendido a subirse al tejado y que se dedican a echar carreras de altura. Esto me preocupa porque el depredador más peligroso que hay por esta zona es el señor Caracara plancus (traro), y estos dos inconscientes no han tenido aprendizaje materno, así que ni se molestan en mirar para arriba.

Bienvenidos a casa

Bienvenidos a casa

Un día dejé una bolsa de basura en la puerta en lugar de echarla en la camioneta para llevarla a Castro al día siguiente (que es lo que siempre hacemos), porque estaba lloviendo y me dio pereza pasar por el ciclo-coñazo de las katiuskas devoradoras de calcetines. Craso error. Por la noche, los zorros habían desparramado la basura por toda la hierba frente a la casa. Afortunadamente, como separamos la orgánica para el compost, simplemente hubo que recoger bolsas de plástico y cosas así, pero en fin, una y no más…como siempre, en este lugar se aprende a fuerza de errores o “condoros”.

Un abrazo con olor a lluvia y a humo de leña para tod@s .

SEGUNDA CITA

May 11, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Condoros, Fauna y Flora, La Vida..., Música, Poesía, Soñando, Usos y costumbres

La semana pasada comenzó con un maravilloso evento: el jeep decidió dejarnos colgados justo el día que habíamos prestado la camioneta. El lunes y el martes tuvimos que subir (a la ida) y bajar (a la vuelta) a pata los 20 minutos de cuesta embarrada que nos separan de la civilización. Como ejercicio aeróbico matutino se lo recomiendo a todo el mundo, pero sólo de pensar en tener que hacerlo a diario (por ejemplo, cuando empiece a diluviar en la isla) me dan escalofríos. De todas formas, supongo que, como todo en la vida, es cuestión de costumbres. Tenemos una vecina que hace a diario dos kilómetros a pie para ir a dejar a su hija en la parada del autobús del cole. Siempre que podemos, las llevamos en coche hasta allí. En esta tierra la vida es dura, al menos para las personas humildes, y poder disponer de un vehículo es un bien impagable, una razón más para sentirse bien cada día.

 

Ese accidentado lunes Patricio tenía un acto académico en el cole. Este mes de mayo en Chile se celebra el mes del mar, se ensalzan las batallas navales y se rinde homenaje a Arturo Prat (el día oficial de la fiesta, la Batalla de Iquique, es el 21 de mayo, pero dan la turra todo el mes con lo mismo). El caso es que por primera vez vi a mi chanchito cantando el himno chileno (inventándose la letra y moviendo los labios, en realidad), con la manita en el corazón (hábilmente colocada por las “tías” antes de comenzar el acto). Algo realmente curioso para los españoles, que además de tener un himno sin letra, no estamos acostumbrados a este nacionalismo exacerbado. Todos los compañeros de clase de Patricio, que tienen 5 años como él, ya se saben el himno patrio y el himno del colegio. Y mi retoño tendrá que hacer lo mismo…

El poema que recitaron fue:

Hoy saludo muy contento

al marino Arturo Pratt

que un 21 de mayo

luchó por la libertad.

Covadonga y Esperanza

combatieron sin cesar

mas la bandera chilena

nunca dejó de flamear!

 

El martes volvió a visitarnos el ratoncito Pérez y se llevó otro de los paletos de abajo. Patricio casi no durmió pensando que Jochimín y Stalin se iban a zampar al ratón. El miércoles me mandé otro hermoso condorito: tuve un buen rato la radio de la furgoneta sin arrancarla, y jodí la batería (que ya estaba un poco jodida de antemano, todo sea dicho). Así quye a quince minutos de que saliera el nene del cole mi furgoneta se murió. Fantástico. Qué guay es tener furgoneta!!!!!!! Al menos, un rato antes había disfrutado de un instante glorioso mientras, bajo la lluvia, mi adorado Silvio se declaraba trovador antiguo. Para quien no lo sepa, ya salió su último disco, “segunda cita”.

 

El jueves me dediqué a marujerías varias: cociné dónuts caseros, con resultado aceptable, e hice conserva de murtas. A mis 31 años, conocer un fruto diferente y probar un sabor totalmente desconocido para el paladar es un auténtico placer. Las murtas son el fruto de una mirtácea (Ugni molinae, no confundir con el arrallán o mirto español, Myrtus communis) y son originarias del sur de Chile.

 

El sábado hicimos una enorme siembra de ajo chilote. Los ajos chilotes son gigantes, un solo diente tiene el tamaño de la palma de mi mano. Son menos picantes que el ajo normal, pero para cocinar son súper ricos.

 un diente de ajo chilote

sembrando ajos

El domingo (el día de la madre de Chile) terminamos (por fin!) el invernadero. Estoy muy contenta y muy orgullosa de haberlo conseguido.

colocando el plástico

misión cumplida!

 Por lo demás, la vida continúa, los gatitos siguen creciendo, y nosotros también.

miau

 

 

 

 

MANSO CONDORO!!!!!!

Abr 29, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Condoros

condorito

Ay madre mía! ¿Qué más me puede pasar en este país?

Hoy, cuando dejé al Pato en el cole, al salir de donde estaba aparcada le dí (una ho***a) una camioneta y le rompí los focos delanteros y el parachoques.

Aquí, cuando los choques son leves no funciona mucho el tema de los seguros, y lo que se estila es ir al taller y pagar al afectado la reparación.

Como os podéis imaginar he pasado bastantes nervios y ahora me da corte ir al cole a buscar a Patricio…aquí la gente es tan cotilla….y esto es un pueblo!!! De hecho, la paisana tiene una panadería en la que hemos comprado cosas a menudo.

Además, el compa está de viaje, así que me he chupado el asunto yo solita como una mujerona…

En fin, lo importante es que no le ha pasado nada a nadie. Este post inaugura la categoría “condoros” (meteduras de pata)…Espero no tener que postear mucho más en esta categoría…….

Y ya que estoy, os cuento de donde viende lo del condoro. En Chile hay un personaje de cómic, muy antiguo, que es un còndor que habla (el animal emblema nacional es un cóndor, junto a un huémul). El personaje en cuestión se llama Condorito, y parece ser que en sus aventuras siempre había alguien que metía la pata (no sé exactamente si él u otro). El caso es que la expresión “mandarse un condoro” o “pegarse un condoro” ha pasado, con el tiempo, a significar exactamente eso, equivocarse. Lo utilizan todos los chilenos y ya está aceptado por la RAE.

Lo dicho, amiguitas y amiguitos…hoy día me mandé un manso condoro!!!!!!!!!!!

 


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Julio 2013
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando

cheap xenical 車査定