Hola familia;

Otras dos semanas que se han pasado volando, tanto para mí como para los que me rodean, entre trabajo y disfrute.

Hemos sincronizado el celo de las ovejas del campo experimental, y el viernes pasado entraron los machos…ya os podéis imaginar el fiestón. En la oficina las cosas no son tan divertidas, porque ando redactando proyectos por doquier, pero me alegra poder sentarme tranquila a trabajar sin en estrés de los experimentos. ´

Las ovejas de mi criadero siguen todas bien, la preñada parece no tener prisa por parir (¿serán gases?) y se dedican a trotar por los poteros, comer, jugar y cagar. Más o menos igual que mis gatos. Todo normal, vamos.

Ha empezado a llover a lo bestia, y este año, desde el ventanal del dormitorio nuevo, tengo una vista privilegiada cuando la tormenta arrecia y cuando la luna baña el bosque en una luz fantasmagórica. Anoche me desperté a las cinco de la mañana y había tanta claridad que pensé que ya había amanecido.

El pato ha empezado ya su actividad “extraprogramática” (extraescolar): kung-fu. Va dos días a la semana y su maestro, que se llama Milenko Ursic, es el papá de uno de los compañeros de Patricio. El otro día llegué temprano a buscarlo y me puse a sapear (fisgar) por una rendija…me dio mucha ternura ver a los más pequeñajos tratando de mantener el equilibrio con sus patitas…La verdad es que el Pato está fascinado con el asunto, cuando llega a casa me repite todas las posiciones (ataque serpiente, puño del tigre y similares)  y me impresiona ver lo rápido que está aprendiendo. Le va a venir muy bien, tanto por el ejercicio físico que supone, como por la mejora en el equilibrio, la elasticidad…y el compromiso con una disciplina. En el colegio todo va normal, hace sus tareas sobre el mantel nuevo sin dar hasta el momento signos aparentes de esquizofrenia (Pablo, no te hice caso, jajaja). para inaugurar las variadas y estrambóticas actividades anuales, el miércoles tiene una “jornada de formación valórica” (básicamente una excursión a comer bocatas al parque mientras la tía trata de explicarles por qué no hay que ser egoísta). El jueves tiene una “prueba” (examen) de matemáticas.

De momento, parece que las frutas no lo desconcentran mucho...

De momento, parece que las frutas no lo desconcentran mucho...

Estos días han estado llenos de celebraciones…cumpleaños y santos en España y en Chile…Muchos niños felices, mucho jolgorio, muchas prisas por escribir una tarjeta gigante… Y por supuesto, la torta que no falte!!! este año, por petición popular, de “chcolate-doble-super-chocolate”, y con un toque de naranja para los paladares adultos. La verdad es que me superé a mí misma…sabía parecida a un tigretón…eso sí, no me pregunteis la receta porque me la inventé sobre la marcha y ya ni me acuerdo de lo que le puse (llevaba como tres rellenos y coberturas diferentes…).

tiene tantas calorías que podría implosionar en cualquier momento

tiene tantas calorías que podría implosionar en cualquier momento

Y esto es todo por el momento…Cuando me acuerde le sacaré a Patricio una foto en posición de pequeño saltamontes y la cuelgo. Un beso enorme para tod@s!!!