Historia de un sueño valseado

Archive for Febrero, 2011


Gente de vacaciones

Feb 14, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Trabajando, Usos y costumbres, Viajando

Hola familia;

Esta semana ha sido durilla para mí en lo laboral. El experimento con el que estoy ahora es muy exigente físicamente hablando y paso muchas horas en el campo, así que llego a casa muy cansada y sin apenas tiempo para hacer otra cosa que no sea ducharme, comer algo e irme a dormir. Pero a mi alrededor, la gente vacacionea y disfruta muchísimo, y es esto lo que quiero compartir hoy. Los niños han venido a pasar unos días en casa. Ya se pueden quedar a dormir en la “pieza de juegos”, aunque de momento sólo hay una litera y varios colchones por el suelo, pero a ellos les da igual. Se pasan el día jugando y por la noche están tan cansados que se dormirían de pie…Además de los columpios y la trampa del poder, ahora tienen un precioso tobogán de madera que ha hecho las delicias de grandes y pequeños (incluida yo, aunque apenas me cabe el culo). Otra fuente de diversión inagotable es la excursión al río salmones…el otro día, cuando llegué a casa, me tenían preparada una exposición paleontológica con los huesos de la vaca (fueron a buscarla al lugar donde murió hace meses) y un esqueleto de pájaro, probablemente cazado y olvidado por el Jochimín.

Me siguen pasando cosas curiosas…el otro día entré en una tiendecita que está al lado de la carretera rural que entra a la estación experimental porque necesitaba cargar el celular (móvil). Los dos viejos (así se llama aquí a los paisanos, no es despectivo, o al menos no mucho) que estaban en la puerta me observaron intensamente y con curiosidad, como es habitual (ya me he acostumbrado). Le pregunté a la enorme señora que estaba dentro de la tienda  si podía hacerlo y me dijo “espéreme un poquito”. Salió por una puerta y al minuto apareció una chiquilla de unos quince años, soñolienta, descalza y con una papa (tomate) en el calcetín. “Hola”, me dijo. “Hola”, le contesté. Se quedó ahí quieta, sin decir nada, durante unos 5 minutos que se me hicieron eternos, y al cabo de ese rato volvió la señora, que con parsimonia pesó unos kilos de carne en una báscula (no había nadie más en la tienda) y después se dispuso a atenderme a mí. Me pidió el número unas cinco o seis veces, intentó hacer la recarga otras tres o cuatro, y al cabo de un cuarto de hora no lo consiguió, así que me fui de allí como había entrado (sin saldo) y reflexionando acerca de la famosa parsimonia chilota.

Por otro lado, el otro día, estaba en la sección de frutas y verduras del supermercado más grande de Castro, que es como una especie de carrefour pequeñito, y mientras escogía unos pimientos escuché a unos metros de mí a tres paisanos que estaban reponiendo la mercancía: “¿dónde dejo los zapallos?” “Allá, al lado de la española”. Me giré a mirar y ví que uno de ellos disimulaba y los otros dos lo miraban como diciendo: “te ha escuchado, güeón!”

Castro es una ciudad pequeña, pero es una ciudad…y ese super es grande…así que pensé que si esos paisas ya me conocen y saben que soy española, es que lo debe saber media ciudad cuando me ven circulando por ahí…Me molestó un poco, tengo que reconocerlo. O sea, es relativamente normal que pase algo así, de hecho yo en España contínuamente me refería a mis compañer@s de trabajo como “las cubanas/el cubano” “el paraguayo”, etc, pero ahora creo que veo las cosas de manera diferente…es como si al etiquetarlo a uno con su nacionalidad lo cosificaran un poco. No sé, tal vez es que tenía mal día y por eso me sentó mal. Supongo que es parte del fenómeno de desarraigo el ser la española en Chile, y supongo que con los años, seré la chilena cuando vaya a España.

En esta semana hemos terminado de colocar todas las redes y los palos para dividir los potreros, y el manejo de las ovejas se ha hecho infinitamente más sencillo. Por cierto, además de todo lo que se comieron en el huerto, se han zampado también unos topinambures que había sembrado en otra zona del campo hace meses…son como el caballo de Atila!!! Pero las quiero igual, son preciosas.

Cuando termine de escribir este post voy a tomar un bus, me voy a Santiago a una reunión y volveré el miércoles. Si me ocurre algo interesante, os lo contaré todo lo puntualmente que me permitan mis exigentes ovejas (las propias y las del trabajo). Un beso.

tobogán

tobogán

tobogán y gente pasándolo muy bien

tobogán y gente pasándolo muy bien

exposición paleontológica

exposición paleontológica

EMBARAZO (NO ESPERADO PERO SÍ DESEADO)

Feb 6, 2011 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Trabajando

Hola familia;

Tengo la impresión de que en estas últimas semanas mi vida ha girado mayoritariamente en torno a las ovejas. Quizá en los últimos post estoy resultando cansina o recurrente con el tema, pero ahora mismo el tema ovino es el que llena todas mis horas laborales y gran parte de las personales…y como os sigo haciendo partícipes de mi vida en este rincón del planeta, os lo sigo contando aunque quizá no tenga nada de espectacular y sí algo de monótono. Aunque para mí no lo es. La semana pasada cambiamos a las dos terneras que nos quedaban por 6 ovejas más (2 blancas y 4 negras, todas ya adultas) y un corderito (aunque este venía ya listo para el horno), con lo cual nos hemos despedido del negocio vacuno y mi criadero de ovejas chilotas ya tiene 15 integrantes: 4 blancas, 10 negras y el machito manchudo. Las 6 nuevas no tienen nombre aún, me encantaría que me diérais ideas.

Mis ovejas me hacen feliz…no puedo explicaros por qué; no provengo de una familia de pastores ni es algo que vaya integrado (al menos no conscientemente) en mi acervo cultural. Siempre soñé con vivir en contacto con la naturaleza y tener huerto, invernadero y todo eso, pero jamás me imaginé cuidando de mi propio rebaño de ovejas, ni siquiera durante los cuatro años en que basé mis estudios de doctorado básicamente en esta especie y en cómo estudiar lo que ocurre dentro de sus estómagos…Y sin embargo, repito, me hacen feliz. Todo esto empezó con mi regalo de cumpleaños, que fue una sorpresa absoluta; además, un amigo me había dicho que si acondicionaba bien mi campo, me regalaría alguna de las suyas, y así fue. El resto han llegado por compra y por trueque…y a día de hoy tengo ya un rebañico bastante curioso. Y por cierto, aunque no estoy segura del todo, creo que una de las últimas está preñada…sería muy raro, porque aquí las ovejas entran en celo más o menos en marzo (en otoño, cuando empiezan a disminuir las horas de luz), pero las chilotas tienen el ciclo abierto y pudiera ser que se hubiera quedado preñada (excepcionalmente) en primavera. la cuestión es que vista desde atrás tiene una panza que parece algo más que un rumen lleno…así que puede que dentro de unos días (por el volumen, de febrero no pasa) tengamos una (o dos) nuevas vidas en el campo. Ya os iré contando.

Con la llegada de las nuevas integrantes, hemos tenido que dividir el campo en varios potreros para hacer rotación.  Los cercos los hemos hecho en parte con las tapas de madera que os contaba el otro día, y fundamentalmente con redes de pesca recicladas, que ya no se utilizan y en vez de botarlas (tirarlas) se pueden comprar a buen precio, y la verdad es que quedan genial…siempre y cuando uno se asegure de sujetarlas al suelo, porque las ovejas saben meter la cabeza por debajo y colarse donde quieren. No me preguntéis por qué lo sé; simplemente os diré que mis hermosos repollos morados y mis guisantes se han transformado en proteína animal de alta calidad. Ejem.

Patricio sale de vacaciones (por fin!) esta semana…el pobre estaba ya un poco cansado de ir al jardín. La semana pasada hemos estado enfermos, con un catarro bronquial bastante fastidiao (sobre todo yo), pero ya nos hemos recuperado casi del todo (tranquila mamá, no ha sido grave). Hemos trasladado el dormitorio a la pieza nueva, con lo cual la antigua, que es muy grande, ha quedado libre para transformarse en la habitación de los niños y espacio de juegos. Y en cuanto a la menda…nada de particular. Esta semana empiezo con un nuevo experimento que me tendrá entretenida hasta finales de mes. Y los gatos han terminado de “pelechar” (cambiar el pelaje) y su pelo ya brilla de nuevo al sol…(llevaban unos días guarrísimos, rebozándose en la tierra, la ceniza, etc y soltando pelos por doquier). El pobre Stalin se mete siempre por enmedio de las ovejas y una de las corderitas, que es súper curiosa, siempre quiere ir a olerlo, y a él no le hace ninguna gracia; el otro día, no sé por qué razón, detrás de la cordera se tiraron todas las demás en tropel hacia donde estaba él, y después de quedarse paralizado de terror durante unos segundos, salió escopetado hacia la casa buscando refugio. Y el Jochimín está muy indignado, porque utilizaba la pieza en construcción para sus correrías nocturnas, y ahora hemos invadido su territorio.

Echo de menos pasear por las calles de León. Os echo de menos.

Un beso fuerte, fuerte, fuerte para tod@s.

malla de pesca reciclada

malla de pesca reciclada

antes de colocarla

antes de colocarla

detrás de la paisana con el machete en la mano se ve más o menos cómo quedó el cerco con la red

detrás de la paisana con el machete en la mano se ve más o menos cómo quedó el cerco con la red

Mi precioso rebaño (la de las flechas es la que sospechosa de estar preñá)

Mi precioso rebaño (la de las flechas es la que sospechosa de estar preñá)

El Camahueto (qué lindo que es!!!)

El Camahueto (qué lindo que es!!!)


En España son las…


En Chile son las…


 

Febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Etiquetas