Historia de un sueño valseado

Archive for Noviembre, 2010


EL TRAUMA DE LA LAGARTIJA

Nov 29, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Soñando, Usos y costumbres

Querida familia:

Del lunes al viernes pasado se celebró la Semana del Párvulo, una excusa tan buena como cualquier otra para el cachondeo, goce y disfrute de preescolares y tías…el lunes no tuvieron clase; el martes celebraron el “día de la expresión artística”: por la mañana fue con toda su clase a la plaza de Castro “a pintar cuadros”, y efectivamente, cuando lo fui a recoger a mediodía sus manos, su cara y su uniforme eran un auténtico cuadro…pero él, más feliz que una perdiz. Después, por la tarde, con el jardín fueron a la biblioteca pública a “ver obras de arte” (¿?) y también estaba feliz cuando fui a buscarlo. Eso sí, estaba tan cansado que de vuelta a casa en la micro se se quedó sopa ipso-facto, y se escurría del asiento.

Ese mismo martes, ya con la camioneta, unos metros antes de llegar al camino de entrada me salió un bulto negro al paso y me asusté, hasta que me di cuenta de que era el Stalin. Era la primera vez que lo pillaba tan lejos de casa. Y al avanzar unos metros más, por otro lado salio el jochimín, que fue a juntarse con su hermano, y los dos echaron a correr delante de la camioneta, como intentando llegar antes que yo y disimular: “nosotros estábamos aquí, mami, no hemos ido a ninguna parte”. A saber dónde andaban…cualquier día se van a gatas y se me quedan por ahí una semana.

En uno de los viajes de esta semana en la micro, me fijé en una mujer que iba sentada un par de asientos delante de mí. Era una de esas mujeres de “formato pequeño”, chiquititas, delgaditas, cuyos pantalones parecen ser de talla adolescente (probablemente lo eran) y con un 36 de pie, como máximo. A veces reflexiono acerca de los diferentes formatos corporales de las personas, (por comparación con mi propio formato, habitualmente de “huesos anchos”  , y cómo la genética nos adorna a tod@s con esa cosa tan maravillosa que se llama diversidad. En Chile aún más que en otros lugares donde he vivido, porque los genes mapuches, españoles y alemanes aún definen los rasgos de la gente.Mientras la observaba y pensaba en estas cosas, la mujer sacó de su bolso un espejito redondo, un lápiz de ojos y una barra de labios, y se puso a pintarse y atusarse el pelo. Entonces mi pensamiento derivó hacia otros lugares: ¿qué será lo que hace que unas mujeres se pinten a diario y otras no? ¿Qué mueve a esa mujer, con sus miedos, alegrías, amores, penas, con su vida a cuestas, a retocarse el maquillaje en la poco glamourosa realidad de una micro rural? ¿Qué es lo que hace que yo misma me sienta más cómoda con unas botas de trabajo que con zapatos de tacón?

Hablando de tacones, cuando estuve en Santiago ví un anuncio gigante de la ACHS (Asociación Chilena de Seguridad), que son los encargados de vigilar por la salud de l@s trabajador@s, la prevención de riesgos laborales en las empresas, etc. En el cartelón se veía a una sonriente mujer joven, vestida de ejecutiva, sentada en un banco de madera, con peinado y traje impecables de la cabeza a los pies…y con zapatillas de deporte. El mensaje era algo así como: “los zapatos de taco (tacón) provocan al año xxxmil fracturas y esguinces de tobillo y ZZZmil lesiones de columna. Ve a trabajar con calzado cómodo. LA HORA DEL TACO TERMINÓ”.

Es un curioso juego de palabras, porque en Chile un taco también es un atasco de tráfico, y la “hora del taco” se asocia precisamente con las horas de ir y volver del trabajo.

El miércoles por la mañana tenía que vestir a patricio de época (1900), y como no tenía disfraz a mano le encasqueté un gorro de lana, un chaleco (jersey) de oveja chilota y unos calcetines, también de lana, míos (le quedaban enormes de pie) colocados por encima del pantalón. Le pinté un bigotillo y una barba y le convencí (con bastante éxito, creo) de que iba disfrazado de “chilote del siglo pasado”. En la micro la gente nos dirigía más miradas curiosas de lo habitual, pero a estas alturas ya me he acostumbrado a un cierto grado de excentricidad que parece rodear a esta familia como un halo (apenas perceptible por nosotros, pero aparentemente mucho más por la gente que nos rodea). En fin, llegamos al colegio, lo dejé allí tan contento y me fui a trabajar. Cuál sería mi sorpresa cuando a eso de las 11 de la mañana escuché una voz por megafonía que decía: ” semana del párvulo en Castro, les invitamos a disfrutar del maravilloso desfile de nuestros preescolares ambientado en la época colonial”. Me asomé a la ventana de la oficina y ví una camioneta adornada con flores,  y detrás de ella cientos de chavalin@s vestidos de próceres de la patria y de damiselas variadas, junto a sus respectivas tías (también disfrazadas, of course), desfilando por la calle principal de Castro (los carabineros habían cortado el tráfico). Salí de la oficina, y tras unos diez minutos de desfile pasó Patricio, que se había quitado el gorro de lana “porque le daba calor” y se había colocado un jockey (gorra con visera), con lo cual el disfraz de chilote había perdido bastante; pero a nadie parecía importarle, teniendo en cuenta que entre los Bernardo O´Higgins y Arturo Pratt en miniatura también desfilaba un cocodrilo (¿?).

No me pude resistir a acompañar la pintoresca procesión hasta la Plaza de Armas (iban varias mamás del curso también con ellos). Las personas que andaban por la calle nos miraban sonrientes, en absoluto extrañadas (como ya os podréis imaginar, este tipo de actos son habituales en Chiloé, aunque no sé si en el resto de Chile).

Dejé a Patricio en la plaza, con sus tías y compañer@s, jugando y cantando, y me volví a la oficina, y todavía escuché un buen rato desde mi despacho la música y la voz de la animadora (la profe de música del Pato) invitándolos a jugar. En una de esas malas casualidades de la vida, justo ese día no llevé mi cámara, pero una mamá ´sacó algunas fotos que espero que me pase para enseñaros el cachondeo que formaron los renacuajos en pleno centro de Castro.

 

Ése mismo miércoles, por la tarde, fui a darme una vuelta al terreno sembrado para ver cómo va la plantación. los gatos vinieron conmigo, como siempre, y al volver el Jochimín pilló una lagartija. Yo quería que se quedara quieto para ver qué especie era, pero como el Stalin andaba por allí, el Jochimín no paraba quieto e iba de un lado a otro con su presa. Al final, obviamente, la lagartija se desprendió de su cola, que se quedó moviéndose en el suelo durante más de cinco minutos, para regocijo mío y perplejidad del Stalin, que miraba ese cacho de carne que se movía solo y no entendía absolutamente nada. En cuanto a mí, que me crié en la ciudad y la única referencia a colas que se mueven solas la tenía porque me lo habían contado mis padres, flipé de lo lindo. A mis 31 años observé el fenómeno por primera vez, y entendí cabalmente que es un excelente método defensivo; en esete caso, la lagartija neutralizó a uno de sus atacantes, pero no al otro…Jochimín jugó con ella (la torturó, más bien) durante un buen rato. Al final me cansé se observarle, y cuando volví al cabo de un rato ya le había arrancado la cabeza y se disponía a zampársela, muy concentrado y haciendo “crunch, crunch”. DEP.

Pero aquí no acaba la cosa…un rato después me acordé que hace tiempo me dijeron (aquí en Chile) que a los gatos “les hace mal” comer lagartijas, que se envenenan. Aunque se supone que yo debería anteponer mis conocimientos científicos a las aprensiones maternas, me preocupé y salí a buscarlo. Cual fue mi sorpresa cuando lo llamé varias veces (incluso agitando el bote de los whiskas, que es un método infalible) y el jodío gato no aparecía. Los estuve buscando hasta que se hizo de noche, con linterna, y nada. Llamé a una amiga veterinaria, que no había escuchado nada al respecto. Me puse a buscar en internet y leí que los gatos cuando están muy enfermos y saben que van a morir, se esconden y no vuelven…En fin, que me dieron las doce de la noche llorando como uan madalena por mi pobre Jochimín, retorcida de culpabilidad porque YO había sido la asesina…YO había dejado que se comiera la lagartija (es más, haciéndole fotos y todo…).

Finalmente, cuando ya estaba pensando cómo decírselo a Patricio y planeando el homenaje y el réquiem, abrí la puerta de la casa para que saliera Stalin……….y ahí estaba el Jochi, tan pancho, comiéndose unos whiskas. ¡¡¡Será cabrón!!!, pensé…Y me fui a la cama, ya más tranquila, y sintiéndome bastante estúpida por haberme dejado llevar por una leyenda que, por otra parte, no tiene nada de científico. Para colmo, me dejé las luces de la camioneta prendidas y al día siguiente la batería estaba muerta. En fin.

El jueves, debido a mi condoro camionetil, nos tocó subida de cuesta matinal. Afortunadamente con la llegada del buen tiempo nos movemos más, y ya no nos pesa tanto el poto (culo) al subirla. Tanto en el colegio como en el jardín, tuvieron una “jornada solidaria”. Visitaron un par de coles con programas para niñ@s en riesgo de exclusión social, y Patricio tuvo que llevar un par de juguetes nuevos para hacerles un regalo a los peques que iba a visitar. Además, organizaron un “desayuno especial” con los fondos del curso…para entendernos, una bacanal de torta, galletas, colacaos, bocadillos de mortadela, etc etc…(Qué mal se lo pasa mi hijo acá en Chile…). Ese día, por razones que desconozco, salió de uno de los dos colegios (no recuerdo cuál) con la cara pintada de rayas de colores.

El viernes por la mañana hicieron una “brigada ambiental”: salieron con guantes y mascarilla a recoger basura al centro de Castro, y por la tarde, el colofón a una semana tan dura de trabajo: en el jardín hicieron una fiesta en común para tod@s l@s niñ@s que habían estado de cumpleaños en este semestre. Tenían que llevar por barba un globo, una bebida individual y “una rica donación” (bolsa de papas fritas o similares). Cuando fui a buscarlo estaban en un aula habilitada como cine improvisado viendo una peli. Salió más contento que unas castañuelas.

En cuanto al fin de semana, vinieron l@s niñ@s y transplantamos cientos y cientos de pequeñas coles y lechuguitas desde el invernadero al terreno sembrado, que cada vez está más bonito porque las habas, las arvejas y las papas ya han crecido bastante y se ven desde lejos. Ah! Y aquellas alcayotas recicladas han tenido una tasa de germinación del 85% y las hemos plantado todas, así que no sé qué voy a hacer con tanta alcayota cuando salgan…me dedicaré a la exportación de cabello de ángel…

Y esa ha sido nuestra semana primaveral en la Tierra de las Gaviotas. Un abrazo fuerte, fuerte y unos rayitos de sol desde el hemisferio Sur.

  

 

mi meriendilla...

mi meriendilla…

 

Al lado del terminal rural de Castro ^_^

Al lado del terminal rural de Castro ^_^

 

 

 

 

Investigando la cola de la lagartija

Investigando la cola de la lagartija

 

 

Una imagen…

Nov 22, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Fauna y Flora, Trabajando, Viajando

Hola, mis queridas y queridos…¿Qué puedo contaros hoy, en la quietud de una noche de domingo? La verdad es que he estado muy liada en el trabajo, pero no quería guardar silencio durante tanto tiempo.

En estas dos semanas que han pasado, he viajado mucho, mis vegetales han crecido mucho, mis vacas han engordado mucho, mis gatos han cazado mucho y mi familia ha seguido queriéndome mucho. Y como hoy no estyo inspirada para escribir, os dejo unas cuantas imágenes que valgan algo más que estas magras palabras. En casa me va muy lento el internet y agregar cada imagen es un suplicio; si saco un rato esta semana añadiré alguna foto más.

Os quiero.

EDITADO: He añadido algunas fotos. Me quedan por subir algunas más de Santiago, pero trataré de hacerlo en un post aparte para contaros un par de curiosidades histórico-faunísticas.

 
 
 

Leones marinos tomando el sol (hice la foto desde el transbordador)
Leones marinos tomando el sol (hice la foto desde el transbordador)

 

 

Gente chula

Gente chula

 
Una Llama en el centro de Santiago (el gorrito no lo llevaba de motu propio, y de hecho tampoco estaba en ese lugar por gusto)

Una Llama en el centro de Santiago (el gorrito no lo llevaba de motu propio, y de hecho tampoco estaba en ese lugar por gusto)

Con mis ovejitas en el XXVI Congreso Mundial de Buiatría ^_^

Con mis ovejitas en el XXVI Congreso Mundial de Buiatría ^_^

Las primeras flores de mis manzanos

Las primeras flores de mis manzanos

El montoncito al pie del árbol es caca de vaca, la recogemos (sí, a mano, antes de que me preguntéis) y se la colocamos ahí para que fertilice directamente a la planta

El montoncito al pie del árbol es caca de vaca, la recogemos (sí, a mano, antes de que me preguntéis) y se la colocamos ahí para que fertilice directamente a la planta

Mis vaquis ya tienen pasto en la pradera y han dejado de atacar los frutales

Mis vaquis ya tienen pasto en la pradera y han dejado de atacar los frutales

haba

haba

grosella

grosella

zarzaparrilla

zarzaparrilla

frambuesa

frambuesa

aquí se ve a los leones aún más lejos que en la otra foto, pero al menos uno tiene la cabeza levantada y no parece un saco tirado al sol encima de una boya

aquí se ve a los leones aún más lejos que en la otra foto, pero al menos uno tiene la cabeza levantada y no parece un saco tirado al sol encima de una boya

Santiago: río Mapocho atravesando la ciudad

Santiago: río Mapocho atravesando la ciudad

Santiago: nuestra amiga la llama en otra foto robada (el tío de la camiseta de baloncesto cobraba por hacérselas, me tuve que esconder cual paparazzi)

Santiago: nuestra amiga la llama en otra foto robada (el tío de la camiseta de baloncesto cobraba por hacérselas, me tuve que esconder cual paparazzi)

 

¡HOSTIA!

Nov 8, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Cocinitas, Fauna y Flora, Trabajando, Usos y costumbres

Querida familia:

Esta ha sido una semana de reajuste, de adaptación al nuevo horario y a las nuevas actividades, tanto para Patricio como para mí. Seguimos saliendo de casa muy temprano (a las siete y media de la mañana) pero ahora ya no regresamos a mediodía, sino a las siete de la tarde, como mínimo. Patricio está contento con su jardín, hace las mismas actividades que los niños que están allí desde principio de curso, y las tías son tan amorosas como en las del colegio, aunque cuando regresamos a casa le noto que va cansado…y yo también. Estoy muy contenta con mi nuevo trabajo, es intelectualmente muy estimulante, y aunque, como era de esperar, la primera semana ha sido estresante, no dudo que me acostumbraré enseguida.

Algunos de los que me conocéis sabéis que una de las actividades que más me ayuda a liberar el estrés y alivianar el agotamiento mental es cocinar…supongo que Cristina aún recuerda cuando me daba por llevar un bizcocho por día al departamento… así que todos los días de esta semana, al llegar a casa a las tantas y más cansada que viejito pascuero en Navidad, me ha dado un ataque de cocinitis aguda. Entre otras cosas, he preparado un brazo de gitano (que en Chile se llama brazo de reina), mermelada de frutilla (fresa), jarabe de frutilla (para decorar postres), frutillas con leche (aquí ya se me terminó la caja de fresas que me habían regalado), un cocido, mermelada de alcayota, crema de espárragos frescos, kilos y kilos de pasta fresca en forma de tallarines y sopas de fideos larguísimos, una empanada gallega… Yo ahora no puedo comer como una bestia, porque me empezó a doler una rodilla y tengo que controlar el peso para que no vaya a más, así que  me temo que el peso de los que me rodean (compañeros de oficina incluídos) va a aumentar de forma inversamente proporcional a mi grado de estrés :)

La alcayota (Cucurbita ficifolia) es una cucurbitácea, es decir, una prima de calabazas, calabacines, sandías, melones y demás familia. Se utiliza para preparar mermelada y algo muy parecido a nuestro cabello de ángel (Pablo, confírmame si se parece a las calabazas que decías tú). El otro día nos dieron un par de ellas que llevaban guardadas dos años, para sacarles las semillas y plantarlas, y resulta que al abrirlas me dí cuenta de que aunque estaban ligeramente deshidratadas, aún servían para hacer mermelada, y me puse manos a la obra. No me quedó muy espesa (porque claro, a las horas que me pongo a cocinar me dieron las doce de la noche y la jodía mermelada aún no estaba en su punto), pero de sabor, buenísima. Os dejo fotos de los frutos y también del almácigo que hicimos con las semillas.

El martes fue el primer día de Patricio en el jardín, y, además de eso, en el colegio celebraron un acto sobre los Derechos del Niño. Tenían que ir otra vez disfrazados y le volví a encalomar el disfraz de gato, aunque ya le queda muy justo y creo que voy a tener que sustituirlo por otro para evitar traumas del tipo “cuando era pequeño, mi madre siempre me disfrazaba de gato y además el traje no me dejaba respirar”. En el acto, que era privado (sólo para los niños y niñas del colegio), por lo que me contó tuvo que subirse al escenario, coger el micrófono y decir: “tengo derecho a vivir en paz” (y a que no me disfracen siempre de gato, añadiría yo).  El sábado por la tarde estaba invitado a un cumpleaños que se celebraba en el peke´s, un “centro de diversiones” más pequeño (y menos cutre) que el de la vez anterior. Lo pasó super bien.

 Ese mismo sábado, pero en la mañana, el jochimín cazó un  zorzal  delante de nuestras narices mientras trabajábamos en el huerto. No se lo comió, porque ese día había desayunado whiskas hasta reventar…  pero se  pasó el día llevándomelo a donde yo estuviera. Finalmente me lo dejó frente a la puerta de la casa y tuve que felicitarlo por su hazaña… Los zorzales  de aquí son primos de nuestros mirlos y estorninos, y pertenecen a la especie Turdus falklandii magellanicus. Les encanta comer lombrices (se ponen las botas en la tierra recién arada), y si uno se fija bien se ve cómo inclinan la cabecita para escuchar a sus presas y atraparlas de un certero picotazo. El que pilló Jochimín era un ejemplar joven, que se distingue por la coloración del plumaje del pecho (los adultos no tienen manchitas amarillas). De todas formas, este ya tenía el tamaño adulto (unos 30 cm de largo), y me impresionó ver al gato con una ave tan grande entre los colmillos.  Ese día el stalin anduvo “pateando la perra”  (expresión chilena para decir que andas cabreado y refunfuñando), dormitando sobre un montón de leña, y no quería saber nada de nadie. Qué mala es la envidia entre hermanos…

También ese sábado, cuando subimos al invernadero nos dimos cuenta que nos lo habíamos dejado abierto (again) y las terneras habían decidido utilizarlo como centro de relajación vacuno-baño turco-spa con tratamiento de fango. Estaban las tres bien echadas ahí dentro, rumiando felices…además esa noche había habido un temporal de tres pares, así que imagináos el grado de disfrute que tenían ahí metidas a 20 grados. Como ahora hay más pasto en los potreros, apenas tenían hambre y no se comieron casi nada (le dieron un bocado a una lechuga casi por compromiso), pero como son muy curiosas habían hocicado por todas partes, y claro, eso sin contar el efecto de las patazas y en general, el cuerpo entero cuando se tumbaron sobre los calabacines, el cilantro, etc. Eso sí, el orégano y la albahaca ni los tocaron. Curioso, curioso…parece que va a ser verdad que ciertos aceites esenciales inhiben la fermentación ruminal ;)

Como última anécdota, os cuento que los sábados por la mañana dan unos monos (dibujos animados) que se llaman “bichentenario”. Se trata de unos insectos que enseñan a los niños historia de Chile. No sé si sabéis que aquí los españoles somos conocidos por nuestra afición a decir “coño”, “joder” y “hostia”. para los chilenos estas palabras no significan nada, y les parece muy gracioso…El caso es que en estos dibujitos para niñ@s, de repente escuché cómo un insecto que representaba a un conquistador español le decía tranquilamente a los que estaban con él: “tiren con fuerza, Hostia!!!!!!”

Y nada más por el momento. Esta semana y la siguiente andaré de viaje, así que probablemente tardaré un poquito en actualizar. Un beso para tod@s.

PD: Y comentad, hostia! Jajajajajaj!!!!!!

 

El primer día y mi mesa ya muestra una tendencia clara hacia la entropía...
El primer día y mi mesa ya muestra una tendencia clara hacia la entropía…

Regreso a casa en la micro

Regreso a casa en la micro

¿Brazo de reina o de gitano?

¿Brazo de reina o de gitano?

Cumpleaños de Bárbara (I)

Cumpleaños de Bárbara (I)

 

Cumpleaños de Bárbara (II)

Cumpleaños de Bárbara (II)

Los dos Patitos

Los dos Patitos

Cómo molan las camas elásticas ^_^

Cómo molan las camas elásticas ^_^

Taca-taca o futbolito (futbolín)

Taca-taca o futbolito (futbolín)

 

Un clásico: la piscina de bolas

Un clásico: la piscina de bolas

La piñata (o cómo conseguir que 20 niñ@s que hasta hace un segundo eran amig@s se saquen los ojos con tal de conseguir un caramelo)

La piñata (o cómo conseguir que 20 niñ@s que hasta hace un segundo eran amig@s se saquen los ojos con tal de conseguir un caramelo)

Alcayota

Alcayota

 

Almácigo de semillas de alcayota

Almácigo de semillas de alcayota

zorzal (aún estaba caliente, el pobre)

zorzal (aún estaba caliente, el pobre)

 

Mira, mami, lo he cazado yo solito

Mira, mami, lo he cazado yo solito

 

El Stalin dando penita ^_^

El Stalin dando penita ^_^

NUEVA ETAPA

Nov 1, 2010 Author: Eugenia | Filed under: Cocinitas, Condoros, La Vida..., Trabajando, Usos y costumbres

Estimad@s:

Una semana más que se ha deslizado entre mis manos en la Tierra de las Gaviotas… pero no ha sido una semana anodina, porque me han pasado varias cosas interesantes. Entre ellas, he aprendido un método de castración de chanchitos, he ayudado a identificar con crotales varios corderos de un rebaño y he seguido, cuando he podido, ayudando a darle el biberón a los terneros por las mañanas.

Como ya sabréis, me seleccionaron para el trabajo al que estaba postulando, y me avisaron de que me incorporo el día 2 de noviembre (el 1 es fiesta, como en España).  Al ser jornada completa,  he tenido que buscar un lugar donde dejar a mi hijo un ratito por la tarde, y finalmente encontré un “jardín” muy chulo (una especie de guardería en la que aceptan niñ@s mayores). A partir de ahora tengo que doblar los insumos de toalla nova (rollo de cocina), confort (papel higiénico), cepillo de dientes y “colaciones” (meriendas), porque se lo piden en el cole y en el jardín, y organizarme en plan “mamá guerrilla”, pero la experiencia me dice que al final todo se normaliza, y que tanto él como yo nos acostumbraremos a la nueva forma de funcionar.

El viernes nos invitaron a un cumpleaños (de un adulto), y Patricio flipó  jugando toda la tarde, porque había muchos niños de su misma edad. Lo pasamos bien, y me dí cuenta de la diferencia existente entre las primeras reuniones sociales que tuve en Chiloé, cuando casi no entendía lo que me decían, y ahora… aún me cuesta un poco entender a los chilotes, sobre todo si hablan muy rápido (lo cual es habitual), pero me noto mucho más integrada. La gente aquí es amable, y cariñosa a su manera, y ya no me siento tan “extranjera”. Por supuesto, no faltó el asado de cordero al palo (no sé si el corderito era más joven que el primero que me comí cuando llegué a Chiloé, o que se me empieza a acostumbrar el paladar, pero ya no me supo tan “ovejuno” como al principio). También habían hecho una torta gigante súper rica y súper chula.

El sábado nos compramos una máquina laminadora y cortadora de pasta. Sirve para hacer empanadas, placas de lasaña y canelones, tallarines, fideos… Yo nunca había hecho pasta fresca en casa, y la verdad es que es maravillosa, para mi gusto no tiene nada que ver con la seca de paquete…os la recomiendo encarecidamente (aunque no tengáis máquina se puede hacer a mano). Los primeros tallarines que hice los cociné con una salsa oriental (“receta” cortesía de Sara) y verduritas. Quedaron espectaculares. Ahora mismo tengo en el frigo una masa que hice con calabaza y hierbas aromáticas para cocinarlos mañana…ya os contaré. También hice empanadas de queso, de mermelada y una tartita, para celebrar que me aceptaron en el trabajo.

En cuanto al huerto y el invernadero, me mandé un condoro con los almácigos y en vez de poner una semilla de lechuga por tubito con tierra puse unas diez…y ahora hay superpoblación de lechugas y me va a costar el triple de trabajo transplantarlas todas… Por lo demás, las labores primaverales continúan; hemos seguido sembrando arvejas, habas y papas (una semana después de las primeras siembras, para espaciar la cosecha) y pronto pondremos también zanahorias y brasicáceas (repollo, coliflor, brócoli y esas cosas).

Supongo que a partir de ahora, con el nuevo horario de trabajo y mis nuevas labores y responsabilidades, ya no tendré tanto tiempo para hacer fotos, escribir ni cocinar, y seguramente en la oficina no me pasarán muchas cosas extraordinarias, así que quizá las entradas del blog se espaciarán un poco. Pero espero tener alguna cosa interesante que contaros al menos cada quince días.

Un beso muy fuerte para tod@s. Os quiero.

 

balancín improvisado

balancín improvisado

 

con una coleguita

con una coleguita

 

los restos mortales del cordero al palo

los restos mortales del cordero al palo

Torta de estrellitas ^_^

Torta de estrellitas ^_^

 

mi laminadora de pasta

mi laminadora de pasta

 

tallarines caseros :)

tallarines caseros :)

 

gente disfrutando

gente disfrutando


Que no te dé vergüenza!!!! COMENTA!!!!! :)


En España son las…


En Chile son las…


 

Noviembre 2010
L M X J V S D
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Categories

Cocinitas Condoros Escribiendo Fauna y Flora Geografía Historia La Vida... Leyendo Mitología Mujeres Música Poesía Soñando Trabajando Uncategorized Usos y costumbres Viajando

viagra online without prescription